Sprunch en Hotel Arts Barcelona

La búsqueda de nuevas combinaciones y experiencias que potencien el bienestar personal ha llevado al Hotel Arts Barcelona a ofrecer el Sprunch: si el brunch es el resultado de la fusión entre el desayuno y el almuerzo anglosajón (breakfast+lunch), el Sprunch suma un nuevo elemento a este binomio: una magnífica sesión de spa+brunch. Sí, estos días cuando explicaba que iba al Sprunch del Arts tenía que decir spa + brunch. De hecho es la combinación perfecta: un espectacular spa en la planta más alta del hotel, la 43, seguido de un brunch delicioso en su Café Veranda.

No hay nada que me guste más en el mundo que un hotel de lujo que ofrezca un spa exclusivo, una gastronomía deliciosa y un servicio perfecto. Mi experiencia en el Hotel Arts Barcelona empezó en el hall de llegada en coche cuando un sonriente y amable portero me dió un número, le entregué las llaves del coche y se lo confié para que me lo devolviera al terminar mi evasión hedonista.

Subí por tres ascensores diferentes (sí, tres) hasta el último piso del hotel. Allí se encuentra ubicado el Spa Six Senses que tiene dos particularidades que lo hacen único en España (aunque no en ciudades como Tokyo o Hong Kong ): su altura y sus vistas de Barcelona tanto desde sus vestuarios como desde la zona lúdica. "Big WOW" como pocas veces puedo decir.

En la recepción del spa rellené un formulario con mis datos y mis preferencias y pasé al vestuario donde me puse el bañador y un suave albornoz y pasé a la zona de sauna, la zona de hidromasajes o el baño de vapor con cromoterapia. Toda una experiencia. Además de las salas de relax una excelente opción post masaje son las hamacas exteriores, sobre todo si tienes la suerte de encontrar un día radiante primaveral como el que pude disfrutar yo.

El masaje me lo hizo Hugo Reina, un ecuatoriano con manos de oro. Lástima que sólo fueron 25 minutos, todo lo bueno se acaba. La combinación del Sprunch son 25 minutos de masaje pero está claro que tendré que volver. Y si vuelvo y quiero otro masaje comme il faut, sólo reservaré con Hugo.

Después de tomarme un té relajante y ducharme, bajé al Café Veranda (donde por las mañanas habitualmente se encuentra el desayuno de los huéspedes alojados en el Hotel Arts) y allí pude desgustar un delicioso Brunch que ofrece tanto productos salados como dulces, incluyendo barbacoa.

Además, menuda suerte la mía, un par de veces al año el brunch es temático, y ese domingo pude disfrutar de la gastronomía asiática. Perfecto para una amante de Asia como yo, un viaje gastronómico de dos horas por Tailandia, Vietnam y Japón. Delicioso.

El Sprunch es un perfecto deal para un domingo especial o el regalo para un buen amigo.

Precios: Sprunch para una persona cuesta 145€ y para dos cuesta 260€. Todo lo bueno cuesta, pero os aseguro que vale la pena.

Mi reportaje fotográfico en este link. No os lo perdáis!

Con toda seguridad volveré!