Seleccionar página

Cuando se visita una ciudad por primera vez, es importante organizarse y visualizar con anterioridad todo lo que queremos hacer, pues la oferta acostumbra a ser apabullante y Madrid, como capital de España, tiene propuestas culturales y de entretenimiento infinitas. Si sois de los que os gusta el arte y la historia, en Madrid encontramos grandes museos, internacionalmente reconocidos y otros más coquetos y menos concurridos pero igualmente interesantes. Aquí os cuento los que no podéis perderos, y otros que me gustan a mí particularmente.
Empiezo por el conocido como Triángulo del Arte de Madrid, que incluye los tres museos más representativos de la ciudad y que si queréis evitar sorpresas, aconsejo comprar las entradas con antelación. Forma parte del denominado Paisaje de la Luzpaisaje cultural declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 25 de julio de 2021 y son los de visita obligada cuando lleguéis por primera vez a la ciudad:
Museo del Prado: aquí os podéis pasar horas, es muy grande y si os gusta, estaréis mínimo 4 horas. Es uno de los museos de arte más importantes del mundo. Fue inaugurado en noviembre de 1819 y es un emblema para el sector cultural español. Singularmente rico en cuadros de maestros españoles del siglo XIX y de varias escuelas pictóricas del resto de Europa entre los siglos XV y XVIII.
​Su principal atractivo radica en la amplia presencia de obras de Velázquez, el Greco, Goya (el artista más extensamente representado en el museo), Tiziano, Rubens y el Bosco, de los que posee las mejores y más extensas colecciones que existen a nivel mundial, a lo que hay que sumar destacados conjuntos de autores tan importantes como Murillo, Ribera, Zurbarán, Paret, Rafael, Veronese, Tintoretto, Durero, Antonio Moro, Van Dyck o Poussin, por citar solo algunos de los más relevantes.
La entrada general cuesta 15€ y se puede comprar online.
Museo Thyssen-Bornemisza: inaugurado en octubre de 1992, fue el lugar elegido por el matrimonio Thyssen-Bornemisza para albergar su colección privada y encontramos en sus salas una de las colecciones más ricas y variadas de pintura occidental. Van Eyck, Durero, Tiziano, Caravaggio, Rubens, Rembrandt, Canaletto, Monet, Degas, Cézanne, Van Gogh, Picasso, Kirchner, Kandinsky, O’Keeffe, Hopper, Dalí y Pollock son solo algunos de los nombres en la extensa lista de grandes maestros que componen sus fondos. La colección fue adquirida por el Estado español en 1993.
El edificio es uno de los más emblemáticos de la arquitectura neoclásica madrileña y testigo de grandes acontecimientos políticos y culturales. Su tienda es espectacular.
La entrada general cuesta 13€ y se puede comprar online.
Museo Reina Sofia: oficialmente llamado Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) fue inaugurado en septiembre de 1992. Tomó como sede el antiguo Hospital General de Madrid, gran edificio neoclásico del siglo XVIII situado en la zona de Atocha. En septiembre de 2005 se ampliaron las instalaciones de la institución con la apertura del edificio Nouvel.
En la colección permanente del museo destaca un núcleo de obras de grandes artistas españoles del siglo XX, especialmente Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró, representados ampliamente y con algunas de sus mejores obras. Son muy relevantes también las colecciones de arte surrealista (con obras de Francis Picabia, René Magritte, Óscar Domínguez o Yves Tanguy, además de los ya citados Miró y Dalí), del cubismo (que a la colección Picasso añade nombres como Juan Gris, María Blanchard, Georges Braque, Robert Delaunay, Fernand Léger o Albert Gleizes), y la presencia de artistas de la Nueva Figuración, como Francis Bacon o Antonio Saura.
La entrada general cuesta 12€ y se puede comprar online.
Otros museos que me encantan:
Museo Lázaro Galdiano: abierto en enero de 1951, es un museo estatal de origen privado, que alberga una amplia y heterogénea colección, formada con interés enciclopédico hacia todas las artes y técnicas. Este excepcional conjunto, constituido por más de 12.600 piezas, fue reunido por el coleccionista y editor José Lázaro Galdiano, quien al morir en 1947 lo legó al Estado español junto con su residencia madrileña, la sede de su editorial La España Moderna y una biblioteca de 20.000 volúmenes.
Tras crearse la Fundación Lázaro Galdiano se adaptó como museo su antigua residencia. Entre sus obras de arte más valiosas destaca el conjunto de pinturas, dibujos y grabados de Goya, con piezas mundialmente conocidas como El aquelarre o Las brujas, encargadas por los duques de Osuna (1797-1798). También hay que citar ejemplos relevantes de El Bosco, Lucas Cranach el Viejo, El Greco, Murillo, Zurbarán, Claudio Coello, Luis Paret o Federico de Madrazo, así como una miniatura en pergamino de Giulio Clovio y dos bronces de Giambologna. Pero posiblemente la obra más singular del museo es la pintura sobre tabla El Salvador joven, realizada en el taller de Leonardo da Vinci a partir de un diseño perdido del maestro.
La entrada general cuesta 7€ y se puede comprar online.
Museo Cerralbo: el marqués de Cerralbo fue un personaje polifacético que destacó como político, coleccionista, historiador y pionero de la arqueología en España. Su interés coleccionista dio lugar a que la familia adquiriera numerosos objetos en casas de subastas, anticuarios o exposiciones durante sus numerosos viajes. Por ello, proyectaron este palacio con la intención de residir en él y de albergar las colecciones que conformarían un futuro museo. La construcción del edificio principal y del templete se inició en 1883 y la familia Cerralbo Villa-Huerta lo inauguró en el año 1893 y viviendo en él hasta 1927, fecha en la que murió Amelia del Valle, último miembro del clan familiar.

Existe como museo desde el momento de aceptación del legado, en 1924. En su testamento dispuso la donación de todos los objetos arqueológicos obtenidos a lo largo de sus excavaciones al Museo Arqueológico Nacional y al Museo Nacional de Ciencias Naturales. Y al estado español las colecciones artísticas y el palacio. Este legado se incrementó con el de su hijastra Dª Amelia del Valle quién falleció en 1927. De hecho, el Marqués designó igualmente en su testamento al primer director, Juan Cabré Aguiló quién ejerció como tal desde 1922 hasta 1939, realizando el inventario general de las colecciones.
La pintura de los siglos XV al XIX con obras como San Francisco de El Greco, Retrato de caballero de Tintoretto, La Inmaculada de Zurbarán, Escena de caza de Paul de Voos o los bodegones de Van der Hamen, Espinosa y Meléndez, se exhiben junto a bustos de emperadores romanos y otras esculturas en perfecto diálogo con el mobiliario propio de una residencia palaciega.
Cuenta además con una variada representación de armas y armaduras que sitúan del noble pasado de los antiguos propietarios de la Casa, una erudita biblioteca y un monetario compuesto por cerca de veinticinco mil piezas.
Está abierto por las mañanas y los jueves por la tarde. La entrada general cuesta 3€.
Museo Casa de la Moneda: es una exposición permanente de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Contiene la mayor colección numismática de España y una de las más completas de Europa. El núcleo inicial del museo era una colección de dibujos, grabados, libros antiguos, monedas y medallas hechas por Prieto para ayudar en la enseñanza de sus alumnos. Fue comprado por el rey Carlos III, ampliándolo con adquisiciones y donaciones. Fue en 1867 cuando se expuso por primera vez al público, considerándose ese año como su fecha de inauguración.

La colección numismática parte desde sus orígenes, pasando por Grecia, Roma, Hispania, la Edad Media, los Reyes Católicos, la Casa de Austria y la Casa de Borbón. También se incluyen dos salas con monedas desde el siglo XIX hasta el siglo XXI.
Asimismo, el museo dispone de salas dedicadas a la medalla, las artes gráficas, el papel sellado, las loterías, filatelia, así como exposiciones temporales y algunos ejemplos de maquinaria de acuñación y de verificación de autenticidad de billetes.
Museo Arqueológico Nacional: con sede en el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, se trata de un edificio del siglo XIX que comparte con la Biblioteca Nacional. Fue fundado en 1867 por Isabel II, con su creación se daba respuesta a la demanda de reunir en una única gran institución las colecciones de antigüedades, dispersas en diferentes establecimientos, con el fin de representar la historia de España, desde los orígenes a los tiempos más recientes, y ofrecer un panorama de las antiguas civilizaciones del resto del mundo.
Desde su creación la sede prevista para el Museo Arqueológico Nacional fue la actual, el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, un gran edificio de nueva planta concebido en 1860 y situado en el Prado de Recoletos, cuya construcción necesitó más de treinta años y tres proyectos arquitectónicos para su culminación en 1892. Fue totalmente reformado entre 2008 y 2014.
Es el principal museo español dedicado a la arqueología. Su colección se basa en piezas originarias de España, desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna. No obstante, también tiene diferentes colecciones procedentes del exterior, en especial de la Antigua Grecia, tanto de la metropolitana como, sobre todo, de la Magna Grecia, y en menor medida, del Antiguo Egipto, además de «un número reducido de piezas» de Oriente Próximo.
La entrada general cuesta a partir de 3€.
Casa museo Lope de Vega: la casa del siglo XVI fue comprada por el escritor en 1610. Hoy la conserva la Real Academia Española y está gestionada por la Comunidad de Madrid. La Academia restauró la casa y la inauguró como museo en 1935, el mismo año en que el edificio fue declarado monumento nacional.
Contiene un patrimonio artístico y literario ajustado a la época del poeta, con el que el visitante puede hacer un recorrido interesante por el Siglo de Oro español. Si bien es cierto que todos los objetos que hay en la casa no pertenecen a ella o a otras épocas de la vida del autor, sí hay que destacar que cada obra artística, libro, mueble… han sido cuidadosamente escogidos para reunir una colección apropiada a los objetivos de la casa museo: rendir homenaje no solo a Lope, sino a todo el fecundo Siglo de Oro.
El acceso al museo se hace mediante visitas en grupo (máximo diez personas). Es imprescindible reservar con antelación, por teléfono o correo electrónico. Las visitas comienzan cada media hora y tienen una duración aproximada de 35 minutos.
La visita es gratuita, pero se tiene que reservar por email casamuseolopedevega@madrid.org.
Palacio de Liria: es un gran palacio urbano, construido en el siglo XVIII. Desde principios del XIX es la residencia oficial de la Casa de Alba en la capital de España y principal sede de su valiosa colección de arte y archivo histórico.​ Es considerado el domicilio particular más grande de Madrid (200 estancias en 3500 m²), sus amplios jardines son los únicos de propiedad privada que figuran destacados en muchos planos de la ciudad.
La actual residencia de los Alba es un ejemplo típico del naciente neoclasicismo del siglo XVIII, que dejaba atrás la exuberancia del rococó y del estilo churrigueresco español para adoptar el estilo de los palacios urbanos parisinos. Dentro de una simetría rigurosa, recupera las pilastras y columnas de tradición clásica en un afán de grandeza que evita la monotonía gracias al contraste de formas y materiales.
El jardín trasero es geométrico al modo de Versalles, con parterres delineados por setos. Sufrió diversos cambios en los siglos XVII y XIX, y en 1915 recobró su estética versallesca gracias a una reforma del famoso paisajista Nicolas Forestier.
La planta del edificio adopta la forma de un rectángulo inusualmente alargado, al contrario de lo habitual en los palacios españoles, más cuadrados y con grandes patios interiores. Destaca su gran tamaño: 3.500 m2 distribuidos en 200 habitaciones, de las que 26 son salones.
La entrada general cuesta a partir de 10€ y se puede comprar online. Se tiene que reservar la visita.
Museo Romanticismo: es un palacete que recrea la vida cotidiana y las costumbres de la alta burguesía durante el Romanticismo. Visitándolo se puede conocer cómo era la sociedad durante este periodo histórico, así como quiénes fueron los principales protagonistas de este movimiento cultural en España. La inauguración del Museo tuvo lugar en el año 1924, con obras pertenecientes a su fundador, a las que se añadieron donaciones y depósitos de personalidades del momento. Fue creado por Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer, II Marqués de la Vega-Inclán (1858-1942), por donación al Estado en 1921, después de haber presentado un conjunto importante de cuadros, muebles y objetos de su propiedad, en una exposición organizada por la Sociedad de Amigos del Arte, como anticipo de lo que sería el futuro museo.
Con el transcurso de los años, la colección del Museo ha ido enriqueciéndose con todo tipo de adquisiciones, donaciones y depósitos, que logran completar la visión global que la institución quiere ofrecer a sus visitantes sobre el Romanticismo en España, enfatizándose así su condición de Casa-Museo.
La entrada cuesta 3€.

Museo Sorolla: ubicado en un palacete del Paseo del General Martínez Campos, emplazamiento que serviría de taller y vivienda a Joaquín Sorolla y Bastida junto a su mujer y tres hijos. El  museo aspira a promover al máximo el conocimiento y disfrute del legado de Joaquín Sorolla. Es decir, si os gusta la obra del pintor valenciano, os gustará el museo.

Las colecciones están compuestas por obras del propio Sorolla, objetos personales, así como muchos otros que como coleccionista reunió durante su vida.
La entrada general cuesta a partir de 3€.
Museo Historia de Madrid: este tipo de museos siempre están los primeros de la lista en cada ciudad que visito para entender su historia y su idiosincrasia.
Fue creado como museo municipal en 1929 y rebautizado como Museo de Historia de Madrid en 2007. En el año 2014 se hizo una profunda remodelación y reabrió sus puertas con un diseño moderno y una puesta al día de sus colecciones. El edificio había sido un antiguo hospicio fundado en tiempos de Felipe IV gracias al beato Simón de Rojas y su Congregación del Santo Nombre de María para proporcionar asilo a los  pobres y enfermos que vivían en condiciones precarias en la ciudad.
El recorrido por la historia de Madrid que propone el museo se sustenta en sus colecciones. Las más importantes – estampas, pinturas, fotografías, postales, dibujos, porcelanas, abanicos – muestran la evolución histórica y urbanística de la ciudad.
Las artes, la vida cotidiana y las costumbres de los madrileños se muestran desde la época de los Austrias hasta las primeras décadas del siglo XX. Se componen de vistas, paisajes, edificios, monumentos, calles y plazas de Madrid, además de una variadísima iconografía de personajes: reyes, políticos, artistas, miembros de la nobleza. Escenas de género, costumbristas, satíricas, mitológicas pueblan óleos y estampas, también encontramos abanicos y delicadas figuras de porcelana.
El acceso al museo es gratuito.
Otros: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Museo de las Ilusiones, Museo Sweet Space, Museo de la Biblioteca Nacional de España, La Neomudéjar, Fundación Mapfre, Galería de las Colecciones Reales.
Artículos relacionados:
En este link podéis conocer mis terrazas preferidas en Madrid, todas con vistas espectaculares.
Los mejores lugares para desayunar en Madrid los podéis encontrar aquí
Leed por qué amo The Westin Palace Madrid en este link.
Podéis ver #GraupixMadrid en todas mis redes sociales para ver más fotos y comentarios sobre Madrid.