0 elementos

Vini, vidi, vinci, así me sentí cuando pisé Ronda por primera vez: me enamoré completamente de la ciudad y sus alrededores, la Serranía de Ronda es una especie de Toscana andaluza. La ciudad es no sólo encantadora, accesible y paseable, así como también sus pueblos aledaños, sino que podéis planificar cinco días en la zona, que no os la termináis. Propuestas de visitas culturales, enogastronómicas y lo que deséis.
La diversidad geológica del suelo de la Serranía de Ronda, su altitud y sus condiciones climáticas siguen siendo adecuadas para producir vinos tintos, blancos y rosados con una personalidad propia y diferente. Los vinos elaborados en esta zona son cada vez más valorados, no sólo a nivel nacional sino a nivel internacional, lo que justifica a Ronda como un destino de gran calidad. Para que los vinos puedan llevar la etiqueta de Denominación de Origen Serranía de Ronda, tienen que cumplir una serie de requisitos. Entre ellos se encuentra la obligatoriedad de ser producidos en los términos municipales de Arriate, Atajate, Benadalid, Benarrabá, Cortes de la Frontera, Cuevas del Becerro, Gaucín y Ronda.
Aquí podéis ver el link oficial de Turismo Ronda
En este link podéis leer mis propuestas de alojamiento en Ronda
En este link podéis leer mi experiencia en Reservatauro, la reserva del torero Rafael Tejada
En este link podéis leer todos los detalles del circuito Ascari
En este link podéis ver mis fotos de la ciudad de Ronda
Podéis mirar la etiqueta #GraupixRonda y #GraupixCostaDelSolMalaga en mis redes sociales para más detalles e inspirarosOs propongo las tres mejores bodegas de Ronda, donde podréis programar visitas con degustación y comprar vinos directamente. Las visitas os las pueden organizar los chicos de Milamores que son especialistas en esto y os pueden ofrecer el programa que más se adecue a vuestras necesidades. Yo visité:
Descalzos Viejos: sin duda es una de las bodegas más especiales que he estado jamás, y con las vistas más increíbles del tajo de Ronda; sólo por las vistas, ya vale la pena programar una visita a Descalzos Viejos. La finca tiene una superficie de 16 hectáreas y se sitúa en el marco de incomparable belleza en la Cornisa del Tajo de Ronda.
Un poco de historia:  la Orden Trinitaria fundó en 1505 este Convento, en las faldas del Tajo. Dicho lugar que había sido una antigua ermita, se puso bajo la advocación de una imagen del Cristo de los Remedios, regalo de los Reyes Católicos. En 1608 se entregó el Convento del Tajo a la Orden Reformada de los Trinitarios Descalzos. Los Descalzos permanecieron en este edificio hasta 1664, año en que se trasladaron más cerca de la ciudad, a la ermita del Santo Cristo de las Penas, actual Iglesia de Santa Cecilia. Los Trinitarios más ancianos quedaron en el terreno a cargo de los huertos y frutales, de ahí surgió el nombre de Descalzos Viejos, denominación que la actual bodega ha recuperado.En 1998, los actuales propietarios compraron esta propiedad, e iniciaron un proceso de restauración integral para convertirlo en sede de la bodega, contigua a los viñedos recién plantados en la zona baja de la finca. Sus tinas de acero están en la antigua capilla del siglo XVI, uno de los lugares más especiales que visitaréis.Sus 10 hectáreas de viñedos, producen un amplio abanico de referencias vinícolas elaborados con variedades de uvas tan dispares como: cabernet sauvignon, syrah, garnacha, graciano, merlot, petit verdot, chardonnay, yo probé cuatro de ellos, y todos deliciosos.
A diferencia de muchas bodegas, Descalzos Viejos no tiene horario de apertura o tours establecidos, todo se hace bajo demanda. Es un lugar ideal para cenas de amigos o incentivos.Bodegas Doña Felisa: esta bodega se encuentra en las proximidades de la antigua ciudad romana de Acinipo. Tierras donde en el siglo I a. de C. se elaboraban vinos que se exportaban a todo el imperio romano.
Fue fundada en 1999 por un matrimonio de raíces burgalesas cuya pasión son los vinos, primero compraron 5 hectáreas y con el paso del tiempo, han conseguido hacerse con unas 25. Ahora es una próspera empresa 100% familiar, que elabora vinos tinto, rosado, blanco y dulces. Con la segunda generación ya trabajando en el negocio, han conseguido convertirla en una de las más innovadoras y reconocidas de Andalucía.En la casa principal, también disponen cuatro coquetas suites para alojarnos en la bodega, sin duda, toda una experiencia.Disponen de una zona interior para catas de vinos y yo elegí la zona ajardinada exterior para degustar unos vinos con quesos. Experiencia espectacular.
El terreno en la zona es predominantemente arenoso, pero con algunas zonas de piedra caliza de fácil drenaje. Estas características son ideales para la creación de vinos estupendos. Las variedades son tempranillo, cabernet sauvignon, merlot y syrah. Doña Felisa presta mucha atención a la calidad de su vino basándose en un control exhaustivo de la calidad de la fruta en la viña. El enfoque de la elaboración del vino es moderno, combinado con los métodos tradicionales, un completo estudio geológico y los profesionales más experimentados, y ya la segunda generación está totalmente enfocada en la elaboración e innovación.Bodegas Excelencia: nacida en el año 2006, la bodega tiene su origen en el amor por la cultura del vino de “un grupo de amigos amantes de la naturaleza”. El nombre de la bodega, Excelencia, responde al objetivo empresarial: no escatimar en esfuerzo para mantener un gran nivel de exigencia y llegar a un resultado de producto excelente. Los vinos proceden de viñedos de su propiedad con una extensión de 8 hectáreas.
Sus instalaciones, de reciente construcción, están equipadas con las últimas tecnologías y maquinarias para la obtención de la mayor calidad de sus vinos. También su actividad está enfocada al enoturismo, contando con unas instalaciones perfectas para ello.Los valores del terruño es lo que intentan transmitir con sus crianzas, y el producto final es de gran calidad y complejidad. De hecho, las condiciones climáticas de las sierras de Málaga: las temperaturas son elevadas durante el día y bajas por la noche, el suelo areno-arcilloso calcáreo y el viñedo plantado en espaldera provoca que los vinos tengan una muy buena acidez.Para sus vinos escogen las variedades de uva cabernet sauvignon, cabernet franc, syrah y tempranillo. Su vino más afamado es el rediel Blanc, una coupage de Moscatel morisco, Pedro Ximénez y doradilla.
Podéis programar una visita, y también puede incluir, no sólo una cata, sino también una comida. Todas las instalaciones son modernas y fabulosas y disponen de varios salones para este objetivo. Más información en este link.