A tan sólo 104 kms del aeropuerto de Málaga, se encuentra Ronda, una de las ciudades más mágicas y que más me han impactado últimamente (y esto es decir mucho viniendo de mi, que soy muy viajada), y no por nada es la tercera ciudad más visitada del sur de España. Asentada en el desfiladero de El Tajo de 100 metros, lo hace realmente especial y único. Foto obligada desde el “Puente Nuevo” para ver parte del cañón.Todo lo que tenéis que visitar en Ronda, no está a más de 300 metros del puente, por lo tanto es una ciudad caminable y encantadora, callejuelas empedradas e historia rezumando por todos sus edificios.
Las opciones de alojamiento en Ronda son excelentes porque muchos ofrecen vistas al desfiladero del Tajo desde sus ventanas y balcones –como el Parador, además de las impresionantes vistas de las montañas que rodean la ciudad.
Mis sugerencias en el centro de la ciudad son:
– Catalonia Ronda: está situado frente a la emblemática plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda y en la calle peatonal más comercial, en pleno corazón de la ciudad. Su preciosa fachada forma parte del Plan de Protección del casco histórico de Ronda por su historia y singularidad.
Cuenta con 80 habitaciones elegantes y prácticas, de tonos oscuros. En su azotea encontramos una piscina infinity, el restaurante Panorámico y su espectacular terraza. No os perdáis la puesta de sol, ahí. Además dispone de zona wellness con jacuzzi interior, solárium y tres salas de masajes.Punto y a parte merece su restaurante Panorámico, no sólo por ofrecer algunas de las consideradas mejores vistas de la ciudad: la plaza de toros de Ronda desde arriba, completa. Su propuesta gastronómica fusiona la gastronomía andaluza y mediterránea con productos de proximidad, dando un toque vanguardista a la tradición.Soho Boutique Palacio de San Gabriel: es un hotel boutique con encanto ubicado en un edificio reformado del siglo XVIII a pocos metros de los monumentos más representativos de Ronda. Todo él rezuma historia.
El diseño exquisito del hotel Palacio San Gabriel empieza por su elegante e histórica fachada,El vestíbulo, las 23 habitaciones decoradas individualmente con un regusto histórico, la biblioteca, el patio andaluz, la mini sala de proyección privada. Mi rincón preferido es su bodega, un lugar perfecto para un evento privado o una cena íntima. Sin duda un buen lugar donde alojarse para sentir la historia local.

En los aledaños de Ronda, a máxime 15 minutos conduciendo, encontramos algunas propuestas fabulosas:
Hotel La Fuente de la Higuera: fue el hotel que elegí para alojarme dos noches. Una casona clásica preciosa, gran jardín y piscina exterior y unas vistas de infarto.
En este link podéis ver mis fotos del Hotel La Fuente de la Higuera
En este link podéis ver mi vídeo de mi suite en el Hotel La Fuente de la HigueraDispone de once enormes suites, la mayoría con terraza y salón. Muchas de las camas son con dosel, para darle un toque extra romántico.En tiempos de covid se ha eliminado el bar honesto y el desayuno buffet. En estos tiempos, se elige con antelación sea la cena, sea el desayuno. El lugar y sus vistas son mágicos:Otra opción para quien quiera alquilar una casa entera con todos sus servicios, es The Lodge Ronda. Siete habitaciones en una casa con piscina rodeada de siete hectáreas de naturaleza

Hotel Molino del Arco: otro hotel fabuloso, al que me encantaría volver. Ubicado en un cortijo familiar del 1485 y que funcionó como molino de aceite hasta 1931; más tarde, en 1975, se abrió como casa de verano. Y fue en el año 2004 cuando fue abierto como hotel. Siempre en manos de la misma família.
En este link podéis ver mis fotos del Hotel Molino del ArcoLa recepción y todas sus zonas comunes son tradicionales andaluzas decoradas con muebles antiguos y con mucho gusto. Sus 21 habitaciones están divididas en diversos edificios, todas son diferentes y de estilo romántico.Dispone de un jardín de 10 mil m2, propio huerto, una gran piscina y muchas zonas de relax encantadoras. Como no podía ser de otra manera, producen su propio aceite de oliva en su finca de 60 hectáreas.

Y dos propuestas más diferentes y originales: ¿Qué os parece dormir en una bodega de vinos como Doña Felisa? Disponen de cuatro coquetas suites. Es la mejor manera de  disfrutar  de  tranquilidad literal y además se puede añadir una degustación. ¡Chulísimo!Mi segunda propuesta diferente es dormir en un cortijo en LA Organic, la finca diseñada por Philippe Starck de 24 hectáreas de olivos abierta el año pasado, donde podemos experimentar la cata de diferentes tipos de aceites. Allí encontramos 5 habitaciones en un cortijo del siglo XIX totalmente reformado. Sin duda toda una experiencia.