2 días y 1 noche en Singapur, mi manera de viajar

 
Esto no pretende ser ninguna guía de viaje a Singapur, con mis sugerencias y entradas prácticas, que ya tengo escrita y que próximamente actualizaré con lo que he conocido estos dos últimos días de locura. Esto es un ejemplo práctico de lo que son mis viajes, resumen de 2 días y 1 noche en Singapur:

Jueves levantarme 5,45 am, tomar avión de Langkawi a Singapur a las 8,25am
Al aterrizar me recoge la limo de Grand Hyatt. Visita al hotel que me encantó, tomarme algo con las simpáticas chicas de departamento de comunicaciones y relaciones públicas y a las 12 me llevaron a mi hotel.

 
Check in en el hotel Four Seasons Singapore. Lo visité en Mayo 2012 y esta vez me he quedado una noche. Habitación preciosa, clásica elegante y con detalles para enamorados pues es una couples suite.
 
A la 1 comida con la PR del Four Seasons Singapore y con la PR del Four Seasons Langkawi. Ya nos conocíamos, comentarios y risas y un buffet de mediodía espectacular.
A las 2,30 me recoge la limo ultra conectada del Mövenpick. 
 
Visita en 45 del Mövenpick Heritage Sentosa. Hotel novísimo con parte heritage y parte de edificio nuevo. La mano de Super Potato en sus restaurantes y yoimpresionada con las Onsen suites y las Heritage rooms.
De vuelta al Four Seasons tengo tiempo de subir fotos, ordenar cosas, ducharme y a las 7,30 tengo cena en el nuevo restaurant Catalunya. Sí tal cual: comida catalana y española de la mano de chefs y jefes de sala que han trabajado en varios restaurantes estrellados por Catalunya. Todo delicioso en un entorno único y con la música alta de ambiente festivo.
 
Menú degustación y charla con Rubén Carmona. Divertidísimo. Se suma mi twitter amigo Charles Yap. Luego nos vamos al The landing point en Fullerton Bay hotel a tomar unas copas. Casi 2 de la mañana a dormir.

Viernes levantarme 7.30, desayunar. A las 9 ir al hotel de Karen Tam, mi twitter amiga de Hong Kong. Ella desayuna yo me tomo un Earl Grey. Nos vamos juntas a los impresionantes Gardens by the Bay. Dos horas y pico de visita. Podrían haber sido cuatro o cinco, es enorme. Nos despedimos.

 
Me voy al Little India, compro "donde siempre" 15 samosas, me las llevo conmigo. Las congelaré y las degustaré cuando tenga ganas de samosa singapureña.

A las 2 de vuelta al Grand Hyatt, esta vez al Damai Spa donde me miman con un masaje de 90 minutos. 

Cuando termino diluvio universal y en taxi al Four Seasons, directa al spa donde me han vuelto a mimar esta vez masajito de 60 minutos. Si me quejasa sería por desidia. La vida puede ser muy bella. Sin tiempo de saunas, me he ido a cerrar la maleta, check out y directa al Mandarin Oriental hotel donde he cenado en el restaurante Cherry Garden de comida cantonesa con un menú degustación delicioso.
Y de allá al aeropuerto, check in y sala Silver Kris de Singapore Airlines donde hay de todo y más para el viajero más exigente.
Pues así son mis dos días y una noche en Singapur. Casi sin respirar y muerta de sueño, pero feliz y con muchas cosas que compartir.