0 elementos

 

 

 

Segunda noche en Guanajuato y sigue el jetlag, me desperté a las 4,30 am y no pude dormir más.  Me puse a mirar y responder emails y a escribir un poco para ir adelantando trabajo. Por suerte mía, hoy en el desayuno del Villa Maria Cristina sí tenían Nutella para hacerme feliz. A las 9,30 salimos con Nancy al centro de la ciudad de Guanajuato.
 
Primero nos paramos en el mercado Hidalgo para ver los productos locales, frutas que reconozco cuando estoy de viaje pero que ni sueño en Barcelona. 

 

 

He tenido el honor de hacer toda la visita a la ciudad con una enciclopedia de historia viviente, el Profesor de la Universidad de Guanajuato Salvador Santacruz (a quien le interese, realmente es un pozo de sabiduría y me ha ilustrado en todo lo que tengo que saber de la ciudad, incluso demasiado: guiaguanajuato-chava@hotmail.com). En primer lugar hemos visitado el Museo Alhóndiga de Granaditas, un nombre bien extraño para un museo tan importante. Alhóndiga significa granero y es donde a partir de 1.809 se guardaba el grano, pero fue sede protagonista del inicio de la revolución por la independencia mexicana en 1.810 donde Miguel Hidalgo fue ejecutado y su cabeza expuesta. Del 1.864 al 1.950 fue penitenciaria del estado, todavía se ven algunas muestras de esa época. Actualmente está decorada con murales del discípulo de Diego Rivera el pintor José Jorge Chávez Morales y tiene varias salas con museos de la historia de la región. Es un must, me ha gustado mucho. 
Después hemos caminado por las animadas y coloridas callejuelas, hasta el callejón del beso, leyenda divertida de la ciudad. Hemos seguido por la Plaza de la Paz, Plaza del Baratillo, Plaza San Roque, Plaza San Fernando, todas marco ideales para fotografías y recuerdos de otros tiempos pasados.

Ahora la mayoría de casonas coloniales de los ricos del siglo XIX son restaurantes, hoteles o bancos. Espectacular el edificio de la Universidad de Guanajuato. También es obligada la visita al Teatro Juárez de espectacular decoración. Fue inaugurado en 1.903 y ha sido testigo de los acontecimientos más importantes de la historia más reciente de la ciudad. 

 Interesante también el Museo Iconográfico del Quijote donde la figura del Quijote está representado en más de 700 cuadros y algunas esculturas. Curioso. Esto viene del Festival Cervantino y de la veneración que le tienen aquí a Cervantes. 
 El centro histórico es para pasear, algunas calles están cuesta arriba, pero es un placer pasearse por las animadas callejuelas y vivir la historia. Cada edificio nos podría contar algo, en todos hay algo en que fijarnos. Sería un no parar de hacer fotos.
 

Ya eran las 2 de la tarde y hemos disfrutado de una comida típicamente mexicana en el restaurante México lindo y sabroso. Sólo digo que su slogan es «prohibido comerse los platos» y su decoración me ha recordado uno de los típicos mexicanos que hay en Barcelona. Hemos pasado por la presa y primera parada de mi site visit a hoteles boutique: la Quinta las Acacias de 17 habitaciones. Construida en una casona de estilo francés de 1.850. Abierta en 1.996, tienen una parte de sus habitaciones recientemente construidas, mejor pedir esas. La decoración es entre art nouveau algunas y otras muy coloridas, muy «mexicanas». Situado como a 20 minutos caminando del centro de la ciudad. Precios a partir de 175€

Hemos hecho un pequeño alto fotográfico en nuestro camino: desde el mirador del Monumento al Pípila he podido disfrutar de unas maravillosas vistas de Guanajuato. El Pípila es una estuatua enorme erigida en honor de Juan José de los Reyes Martínez que fue un héroe de la independencia mexicana al haber incendiado la puerta de la Alhóndiga de Granaditas el 28 de Septiembre de 1.810. Lo más importante ahí son las impresionantes vistas de todo Guanajuato. Otro must. Recomendado ir por la tarde para aprovechar la luz que cae sobre la ciudad.

Hemos seguido con la visita al Misión Casa Colorada con tan sólo 6 enormes suites, pues el hotel fue anteriormente casa del ex presidente mexicano Luís Álvarez Echevarría y en 2.002 reconvertido en hotel. Decoración austera pero con impresionantes vistas. Lo mejor su restaurante, y no lo digo por su gastronomía que no he probado, sinó por sus vistas. Precios a parir de 200€

En el centro histórico he visitado el Hotel Edelmira con 27 habitaciones. Inaugurado en Octubre del 2.011 es un hotel simpático, de decoración agradable y cuenta en su planta baja con un restaurante acogedor con vistas a la pequeña piscina y jacuzzi interior. Muy recomendable su terraza. Precios a partir de 150€

Y ya para finalizar el itinerario de hoy he visitado el Hotel 1.850, abierto apenas el 17 Mayo representa lo mejor de un hotel contemporáneo de diseño en un palacio de 1.850 (de ahí su nombre). Sus 20 habitaciones, todas decoradas diferentemente son fantásticas, sinceramente no sabría cual elegir. En su web, al reservar se puede escoger habitación. Mi preferida Isabel. Precios a partir de 175€

No tienen restaurante propio, desayunos y room service en el restaurante adyacente Casa Valadez. 
Espectacular su terraza One Bar & Lounge, de muebles blancos de metacrilato y decoración muy hip, ofrece unas vistas únicas del centro. Un must para quien pase por Guanajuato. Y yo he tenido, además la suerte de pasar por las expertas manos de Luisa que me ha dejado como nueva después de un masaje descontracturante y todavía más guapa (LOL) con un tratamiento hidratante facial. Encantada con el 1.850, sin duda la mejor elección en el casco histórico de la ciudad. 
Mis fotos del Hotel 1850 linkar aquí
Guanajuato se termina para mi. Me ha encantado, de verdad, muchísimo. Mañana sigo hacia San Miguel de Allende. Mi crónica seguirá desde ahí.