Zagreb me ha parecido siempre una ciudad segura, agradable, tranquila. Es, con su turbulenta historia una invitación constante a conocerla y además por su medida es una ciudad muy recomendable para un fin de semana.

ZAGREB (CROACIA)

Fin de semana en la capital croataSituada en el cruce geográfico, cultural, histórico y político entre Oriente y Occidente, es la capital de Cracia y consigue unir el espíritu continental y meidterráneo de una forma única. Zagreb es desde 1991 el núcleo cultural, científico, económico, político y administrativo de la República de Cracia. Su favorable posición geográfica entre la llanura de Panonia, su cercanía a los Alpes y la Sierra de Dinara hace confluir una ciudad estratégicamente bien comunicada. En el norte la ciudad está protegida de los vientos gracias a la montaña Medvenica, y la llanura y el río Sava la abren a otros puntos cardinales. En Zagreb vive la cuarta parte de la población de Croacia, casi un millón de habitantes. La gente iba a Zagreb desde varios lugares de Europa y, en la historia más reciente, desde otras zonas de Cracia, y así se ha ido enriqueciendo la ciudad.

Zagreb me ha parecido siempre una ciudad segura, agradable, tranquila. Es, con su turbulenta historia una invitación constante a conocerla y además por su medida es una ciudad muy recomendable para un fin de semana.

Españoles juntamente con alemanes con las dos nacionalidades europeas que más visitan Zagreb.

http://www.zagreb-touristinfo.hr/?l=es

http://www.vlada.hr/
Historia de ZagrebLa Zagreb de hoy se creó de dos pueblos medievales los cuales se desarrollaban durante siglos en dos colinas contiguas/vecinas. La primera memoria escrita de Zagreb se conoce desde el año 1094 cuando se fundó el obispado de Kaptol, mientras el contiguo Gradec fue proclamado ciudad del reino libre en el año 1242. Los dos pueblos estaban circundados por fuertes murallas y torres, los restos de cuales todavía siguen bien conservados.

Durante las invasiones turcas a Europa desde el siglo XIV hasta el siglo XVIII Zagreb era una importante fortaleza fronteriza. La reconstrucción barroca de la ciudad en los siglos XVII y XVIII cambia la forma y la apariencia de Gradec y Kaptol. Las viejas casas de madera se derribaban mientras se construían palacios, monasterios e iglesias lujosas. Numerosas ferias mercantiles, ingresos de las fincas y la multitud de los talleres artesanales contribuyeron a la riqueza de la ciudad. Ricas familias nobles, funcionarios del reino, clérigos principales y comerciantes ricos de toda Europa se trasladaron a la ciudad. Se abrían escuelas y hospitales, se aceptaban las costumbres culturales de las capitales europeas. La ciudad fortaleció sus fronteras medievales y se expandía por el vasto valle. También los primeros parques y haciendas fueron construidos. Zagreb se confirma como el centro administrativo, económico y cultural de Croacia.

La unificación administrativa de Kaptol, Gradec y los pueblos de los alrededores en una ciudad, Zagreb, en el año 1850, aceleró aún más su desarrollo. El terremoto destructivo del año 1880 inició la reconstrucción y la modernización de muchos barrios y edificios viejos. Se construyeron edificios públicos representativos, se diseñaron parques y fuentes, se organizaba el transporte público y los servicios públicos.

En el siglo XIX el número de habitantes es diez veces mayor de lo que era. El siglo XX trajo a Zagreb el espíritu de la Secesión. La ciudad vivió en la abundancia de la propia sociedad, fuertemente relacionada con los centros culturales, artísticos y científicos de aquella época. Con el crecimiento de la riqueza e industria desde los años 60 la ciudad se expandía rápidamente por el valle al lado del río Sava donde crece una moderna ciudad comercial, preparada para los retos del tercer milenio.