Ebullición, negocios, innovación son los protagonistas del famoso Made in Taiwan. Me resulta sorprendente que sólo 7 millones de turistas visiten el país, muestra del gran recorrido que tiene por delante este país.

TAIWÁN

Tomo un tren rápido de Tainán a Taoyuan, que es la estación de alta velocidad en Taipéi, allí enseguida tomo un autobús (NT$30) que tarda 15 minutos en llegar al aeropuerto de Taipéi.
Tomo el vuelo SQ877 de Singapore Airlines de Taipéi a Singapur. En el aeropuerto Changi de Singapur disfruté del SilverKris Lounge durante mi tiempo de espera para enlazar con el SQ378 también de Singapore Airlines.
Por cierto, si queréis saber qué podéis hacer en Changi durante vuestro tiempo de espera, no os perdáis este artículo
Llego a Barcelona (con una parada de 1 hora en Milán) en 11 horas.