Ebullición, negocios, innovación son los protagonistas del famoso Made in Taiwan. Me resulta sorprendente que sólo 7 millones de turistas visiten el país, muestra del gran recorrido que tiene por delante este país.

TAIWÁN

Hualien es una ciudad sin ningún interés concreto más que ser el punto de partida para visitar el Parque Nacional de Taroko. Se puede partir desde allí o se puede hacer excursiones como yo hice.
El condado de Hualien es hogar de varias atracciones escénicas de clase mundial. En 1.590, los navegantes portugueses pasaron por la costa oriental de Taiwan y quedaron tan conmovidos por la grandeza de lo que vieron que llamaron a esta tierra Formosa, la hermosa isla. Desde ese momento, las majestuosas vistas de Hualien han llegado a representar a Taiwán.
Anteriormente conocido como Qilai, Hualien es el nombre actual que se deriva de la frase huilan, una referencia a las corrientes turbulentas del río Hualien, donde se encuentra con el mar.
 
Hualien es el condado más grande del país, con una superficie de unos 4.628 kilómetros cuadrados y una población de 350.000. El Condado limita con el océano Pacífico al este y está cercado por la Cordillera Central hacia el oeste. Con toda su belleza natural, la mayoría de Hualien es un área escénica nacional. Los visitantes del condado pueden disfrutar de las gargantas del impresionante Parque Nacional Taroko, la magnificencia del Parque Nacional Yushan, los impresionantes paisajes naturales de la East Coast National Scenic Area y el encanto rústico del área escénica nacional oriental del Valle del Rift. Mucha naturaleza y actividades al aire libre. 
 
Cómo llegar
Tomo un tren desde la estación central, hay de gran velocidad (AVE) o normales. Tarda 1 hora en llegar a Hualien y allí tomo un taxi hasta mi hotel.
 
Dormir & Comer
Just Sleep es un hotel boutique boutique abierto a principios de 2014, precios a partir de 80€.
Es seguramente el edificio más alto de la ciudad y en la segunda planta hay una biblioteca y la lavadora. Muy práctico y muy recomendable.
 
Comí en puestecillos y restaurantes sencillos de la calle que no tenían ni tarjeta. Pasear y por impulso comer en lugares limpios y apetecibles, eso es lo que hice.
 
Qué ver 
En la ciudad de Hualien no hay prácticamente ninguna atracción. O al menos ni me lo dijeron en el hotel ni las encontré paseando.
Hice una excursión de 4 horas hasta el museo del Parque Nacional de Taroko, en el Chanchung Shrine y hasta varios miradores a la costa. Cómo no, la excursión incluía parada en una tienda de jade y en una de productos taiwaneses.
La contraté en el hotel y pagué 20€. Éramos sólo tres personas y el guía no hablaba nada de inglés, por lo que al no hablar taiwanés yo, no pude entender nada de sus explicaciones.