Ebullición, negocios, innovación son los protagonistas del famoso Made in Taiwan. Me resulta sorprendente que sólo 7 millones de turistas visiten el país, muestra del gran recorrido que tiene por delante este país.

TAIWÁN

Los pueblos originales malayo-polinesios nunca llegaron a desarrollar la escritura, por lo que se sabe poco del tipo de sociedad que existía en Taiwán hasta la llegada de las potencias extranjeras en el siglo XVII, cuando los japoneses se interesaron por la isla, si bien no lograrían conquistarla. Los portugueses le dieron el nombre de Formosa, España fundó colonias y dominó durante 16 años el norte de la isla, hasta que los holandeses, asentados primero en el sur, expulsaron a los españoles y, entre 1.624 y 1.662, lograron el control de amplias zonas costeras, desde donde mantenían contactos comerciales con China y Japón.
Los holandeses a su vez serían expulsados por el ejército de 25.000 hombres de Zheng Chenggong (más conocido en Occidente como Koxinga), un antiguo pirata a las órdenes de la dinastía Ming, que organizó la primera oleada de colonos chinos en la isla, desplazando gradualmente hacia el interior a los aborígenes. Koxinga y sus descendientes crearon el independiente Reino de Tungning, pero desgastaron su poder intentando reconquistar para los Ming la China continental, y terminarían rindiéndose en 1.683 a la dinastía manchú Qing quedando así pues Taiwán en poder de China por primera vez.
En 1.895, tras la Primera Guerra Sino-japonesa, China fue obligada por el Tratado de Shimonoseki a ceder Taiwán a Japón a perpetuidad. Durante 50 años, los japoneses propiciaron un enorme desarrollo de Taiwán en todos los ámbitos, si bien a costa de imponer un estricto monopolio de todos los productos, y de reprimir militarmente cualquier resistencia. Tras la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial, la isla volvió a ser territorio chino, convirtiéndose en provincia de la República de China. El ejército del partido nacionalista Kuomintang, que dominaba las instituciones de la República, ocuparía la isla con el apoyo de los Estados Unidos.
En sólo 2 años el gobierno chino arrastró a la bancarrota la economía de la isla y suprimió la autonomía que ésta llegó a tener de Japón, provocando protestas que terminaron con la masacre de unos 30.000 ciudadanos taiwaneses. Eliminada toda resistencia, la isla se convirtió en una base segura para el Kuomintang de Chang Kai Chek que en 1.949, tras ser derrotado en la guerra civil por los comunistas de Mao Zedong, se retiró a Taiwán atrayendo consigo a unos dos millones de chinos del continente.
La victoria de los comunistas en el continente chino, donde Mao Zedong proclamó la nueva República Popular China, llevaron al gobierno del Kuomintang, liderado por Chiang Kai-shek a refugiarse en la isla de Taiwán, donde se ha mantenido hasta la actualidad el régimen de la República de China. Hasta 1987, el país estuvo oficialmente en estado de guerra, lo cual limitaba las libertades civiles y políticas de sus habitantes. Tras la muerte de Chiang Kai-shek, su hijo Chiang Ching-kuo llevó a cabo una progresiva democratización de la isla, continuada por su sucesor Lee Teng-hui. Este proceso democratizador culminaría en las elecciones presidenciales del año 2.000, cuando el candidato del Kuomintang fue derrotado por el candidato de la oposición Chen Shui-bian. El hecho de que el estado ubicado en Taiwán sea oficialmente la República de China, el antiguo régimen político chino hasta 1.949, ha dado lugar a una compleja situación política y diplomática.
Historia a partir de 1.949 en este link.