Tailandia es un país que ofrece muchos impactos turísticos muy destacados para quien no conoce Asia. Además, la infraestructura turística está muy desarrollada, todo tipo de alojamientos y los servicios son siempre muy altos.

TAILANDIA

La ciudad situada más al norte del Reino es la entrada a una región de colinas místicas, tribus fascinantes, exuberantes huertos frutales y la misteriosa seducción del Triángulo de Oro. Chiang Rai ocupa un papel de relevancia en la historia tailandesa. Chiangsaen, la primera capital al norte del reino fue construida en 1.292. Sin embargo, Chiang Rai se convierte muy pronto en la mayor ciudad, y Chiang Saen es todavía un importante distrito a 60 kilómetros al norte sobre el río Mae Khong.
Entre los testimonios de la era de Chiang Saen, los de mayor valor se refieren a las imágenes talladas de Buda de aquella época. La imagen del Buda de Chiang Saen es considerada la escultura más perfecta de las imágenes de Buda y de valor inestimable entre los objetos sagrados del budismo tailandés.

El templo más sagrado de Chiang Rai es el Wat Phra That Doi Tung, a 200 metros de altura sobre la cima de Doi Tung, la montaña más alta de la provincia. El templo guarda una reliquia sagrada del Buda y es un lugar de peregrinaciones anuales por parte de los budistas devotos
Cómo llegarVuelo de Chiang Mai a Chiang Rai con la aerolínea tailandesa Kan Air, pago 990THB por el vuelo de 45 minutos. El avión es pequeño, de 12 personas.
Cuando llego a Chiang Rai, no me quedo en la ciudad, sino que me recoge el chofer del hotel Four Seasons Tented Camp.
Creo que Chiang Rai no ofrece tantos atractivos como para quedarse varios días, sino que sería aconsejable realizar una excursión de día entero desde Chiang Mai, se visita Chiang Rai, el Golden Triangle y la opción de las tribus de las mujeres con el cuello largo. Cuestan unos 1500THB.
Dónde dormir & comerFour Seasons Tented Camp en el Triángulo de oro (P.O. Box 18, Chiang Saen Post Office, Chiang Rai 57150, Tel. 0066 53 910 200) es sin dudarlo uno de los mejores hoteles del mundo, destino exclusivo de viajeros incansables que lo han visto todo. Más que un hotel es un campamento de compuesto por 15 exclusivas tiendas de unos 55m2 más 37m2 de terraza en las que el lujo vintage es el protagonista y en las que las sensación de estar en medio de la jungla acompaña al huésped constantemente. Tranquilidad pero con la seguridad de una gran marca.

La llegada al hotel es en barca en un afluyente al río Mekong por lo que ya me introduje en la aventura. Empleados sonrientes y un elefante con el logo de Twitter dibujado me recibieron, personalización al cliente total. Cocktail de lemongrass. Para llegar a mi tienda, tengo que cruzar un puente de madera en suspensión de cien metros de largo. Cuando cruzo de noche las estrellas de la bóveda celestial me rodean.

Mi tienda es preciosa, con un jacuzzi enorme de madera en mi terraza con vistas al río. Una bañera de cobre en el centro de la habitación. Sencillamente diferente y precioso. A pesar de su diseño vintage, el resort ofrece un wifi rapidísimo. El restaurante con una gastronomía moderna y con protagonismo de productos locales es deliciosa. En el Burma bar disfruté de puestas de sol espectaculares con el sol reflejándose en el río y Laos y Birmania a lo lejos. Aperitivos y cocktails.

Dos cabañas colgadas en la ladera de la montaña forman el spa. Contacto total con la naturaleza. Sentimientos a flor de piel por ser consciente de donde estoy e intentar evitar irme.

En el hotel Four Seasons está todo incluido: bebidas e actividades. La experiencia del campo es entre otras cosas, aprender a montar a piel a los elefantes, unas lecciones básicas para convertir al huésped en Mahout, domador de elefantes. Experiencia realmente inolvidable. Pescar, trekking, excursiones alrededor son otras de las actividades. Un hotel único.

Mis fotos del Four Seasons Tented Camp linkar aquí:

Otro muy buen hotel de la zona en el que yo no he estado pero sí una muy buena amiga mía y lo recomienda encarecidamente es el Anantara Golden Triangle
Qué verLa ciudad situada más al norte del Reino es la entrada a una región de colinas místicas, tribus fascinantes, exuberantes huertos frutales y la misteriosa seducción del Triángulo de Oro. Chiang Rai ocupa un papel de relevancia en la historia tailandesa. Chiangsaen, la primera capital al norte del reino fue construida en 1292. Sin embargo, Chiang Rai se convierte muy pronto en la mayor ciudad, y Chiang Saen es todavía un importante distrito a 60 kilómetros al norte sobre el río Mae Khong.
Entre los testimonios de la era de Chiang Saen, los de mayor valor se refieren a las imágenes talladas de Buda de aquella época. La imagen del Buda de Chiang Saen es considerada la escultura más perfecta de las imágenes de Buda y de valor inestimable entre los objetos sagrados del budismo tailandés.

El templo más sagrado de Chiang Rai es el Wat Phra That Doi Tung, a 200 metros de altura sobre la cima de Doi Tung, la montaña más alta de la provincia. El templo guarda una reliquia sagrada del Buda y es un lugar de peregrinaciones anuales por parte de los budistas devotos.
El Triángulo de Oro, la frontera entre Myanmar, Tailandia y Laos que antiguamente fue zona de paso de todo el contrabando de opio de la región y que se convirtió en un lugar místico y famoso durante muchos años, difícil de acceder y por ende más atractivo para aquellos mochileros que se aventuraban por la zona.

Ya desde el año 1.600 el comercio de opio se unió a la ruta asiática del comercio de las especias y recursos naturales de la zona. El mundo pronto comenzó a notar su adicción al opio ya que sus derivados, la morfina y la heroína, no estuvieron prohibidas en Occidente hasta principios del siglo XX. Aunque hoy en día Myanmar y Laos aún son productores de opio, Tailandia ha conseguido erradicar el cultivo de esta planta sustituyéndola por otros y endureciendo sus leyes contra el contrabando del mismo por la zona.
Así que hoy en día la cosa ha cambiado mucho, buenas carreteras y cientos de agencias de viajes que amontonan a sus turistas para que hagan una visita de unas horas, se metan en un barquito, crucen las tres fronteras y vuelvan para casa. Dicho y hecho. Si andas buscando un poco de exotismo y romanticismo, cuando llegues a la zona debes echarle imaginación

Las típicas fotos bajo el signo del Triángulo por lo menos le dan a uno la posibilidad de demostrar que ese rio donde te has metido es el famoso Mekong, y que aunque invisibles, estas realmente atravesando la frontera de tres países en tu paseo con la barca. Nosotros por supuesto no fuimos menos, compramos nuestros tickets y esperamos nuestro turno. Una vez nos dieron un par de chalecos salvavidas uno se mete en el barquito y hace un recorrido de unos 40 minutos que te lleva primero bajo una enorme estatua de Buda que se encuentra al cruzar a Myanmar y luego por el otro lado a un pequeño mercado en la frontera con Laos.

El hotel Four Seasons organiza excursiones para sus huéspedes por mercados de la zona, al triángulo de oro, a templos, etc, etc.

Para conocer Chiang Rai, si se tiene poco tiempo lo recomendable es participar en una excursión de un día comprada en Chiang Mai, ésta nos permitirá conocer Chiang Rai, el Triángulo de Oro y las tribus de las mujeres jirafa (http://es.wikipedia.org/wiki/Padaung). En la ciudad antigua de Chiang Mai hay muchas agencias que ofrecen esta excursión de 13 horas de duración.