Japón me ha gustado mucho como país, pero sobretodo como sociedad, los japoneses son las personas más educadas que he conocido nunca, son amables, dispuestos a ayudar, hablen inglés o no, respetuosos, sonrien a los extranjeros, sólo tengo que buenas palabras.

JAPÓN

Me detuve en Himeji en mi camino hacia Hiroshima. No estuve ni dos horas.

Salgo desde la estación de Shin-osaka y tomo el tren hasta Himeji que tarda 70 minutos. Hay tren rápido una vez cada hora pero la diferencia entre el rápido y el lento son sólo 10 minutos.¡

En la estación JR de Himeji encierro mis maletas en los armarios-consigna que cuestan 600¥.

En autobús y en sólo tres paradas, llego al castillo de Himeji que está abierto de 9 a 17horas y cuesta 400¥. Desafortunadamente está en obras hasta enero de 2011 por lo que sólo me pude pasear por los exteriores.

http://www.himeji-castle.gr.jp/ENGLISH/index.html

El Castillo Himeji está considerado el castillo mejor conservado y de mayor importancia del Japón de la época feudal. A diferencia de otros castillos japoneses, el castillo Himeji nunca fue destruído por guerras, terremotos o devorado por el fuego, por lo que pervive con su estructura y decorados originales. Está considerado una joya de carácter nacional, así como patrimonio de la humanidad por la Unesco. Sus orígenes tienen lugar como fuerte, que comenzó a construírse en el siglo XIV. A lo largo de los siglos posteriores, los diferentes clanes gobernantes fueron ampliándolo, hasta llegar a la estructura final que hoy luce, finalizada en 1.609. Se dice que las vistas desde el pacio son impresionantes, pero yo me quedé con las ganas.

No dormí ni comí en Himeji, tan sólo tuve tiempo de llegar al castillo, verlo en obras y cambiar de tren.