Japón me ha gustado mucho como país, pero sobretodo como sociedad, los japoneses son las personas más educadas que he conocido nunca, son amables, dispuestos a ayudar, hablen inglés o no, respetuosos, sonrien a los extranjeros, sólo tengo que buenas palabras.

JAPÓN

http://es.wikipedia.org/wiki/Gastronom%C3%ADa_de_Jap%C3%B3n

Antaño reducida en Occidente al sukiyaki o a los sushis más exóticos, la cocina japonesa en los últimos años se ha hecho mucho más familiar y apreciada por los extranjeros. Muchos viajeros que llegan a Japón ya han experimentado las delicias del pescado crudo o el tempura de gambas. Pero pocos de ellos, al descubrir el país, esperan la variedad y grandiosidad de los platos elaborados tradicionalmente. Comer en Japón es una experiencia para disfrutar y recordar con nostalgia el resto de la vida.

Éstos son algunos de los platos que se encuentran en Japón:

- El Sukiyaki se prepara directamente en la mesa, cocinando carne de ternera cortada en rodajas finas y verduras picadas, tofu y fideos.

- La Tempura consiste en ingredientes fritos en aceite vegetal, como gambas, pescado o verduras, previamente sumergidos en una mezcla de huevo, agua y harina de trigo.

- El Sushi es una pequeña loncha de pescado o marisco crudo, colocado sobre una bola de arroz sazonado con vinagre. Los ingredientes más comunes son el atún, las gambas o los calamares. El pepino, el rábano marinado y la tortilla ligeramente dulce también se sirven de esa forma.

- El Sashimi es una loncha de pescado crudo que se come con salsa de soja.

- La Kaiseki Ryori es considerada en Japón como el más exquisito refinamiento culinario. Los platos se componen principalmente de verduras y pescado con algas y setas, según la temporada, y tienen un sabor particularmente sutil.

- Los Yakitori son brochetas de pequeñas porciones de pollo, hígado y vegetales a la parrilla sobre brasas.

- El Tonkatsu es una chuleta de cerdo empanada y frita.

- El Shabu-shabu se cocina con finas y tiernas lonchas de carne de ternera, ligeramente cocidos en un caldo y sumergidos posteriormente en una salsa.

- Soba y Udon son dos tipos de fideos japoneses. El Soba se hace con harina de alforfón y el Udon, con harina de trigo. Se sirven en caldo o con salsa, y hay cientos de deliciosas variaciones. Y son una opción baratísima!

La gastronomía japonesa tiene muy buena fama tanto por la calidad de sus ingredientes como por su presentación. Esta fue la principal diferencia que encontramos entre la comida japonesa de aquí y el que comimos allá: la calidad.

Además de los platos más conocidos en Occidente como el sushi, sashimi, tempura, teriyaki o yakisoba se puede tomar todo tipo de pescado y marisco, tanto crudo como cocinado, platos de carne como la ternera de Hida en Takayama, la sopa de miso y el tofu, fideos (soba, udon, ramen) y una excelente selección de dulces.

Una de las cosas que más sorprende a los occidentales es el hecho de que los restaurantes tienen reproducciones fidedignas en plástico de todos sus platos en el escaparate, esto es muy útil a la hora de pedir un plato puesto que sólo hay que salir afuera y señalarlo. El precio también es una ventaja, se puede comer bien y económicamente: un menú completo sale por unos 1.000 ¥ (6 €), el agua o té son gratuiutos y siempre traen una toallita húmeda para limpiar las manos antes de comer. Para aquellos a quienes no les guste la comida japonesa siempre se encuentran las típicas cadenas internacionales de fast food.

Para beber lo más típico es la cerveza (la nacional Asahi la encontramos muy buena), pero lo cierto es que es bastante cara: te puede salir por 500 ¥ o más (3€). Lo mismo pasa con el café: suele ser caro, entre 340-500 ¥. Una alternativa es pedirlo en cadenas de fast food, donde suele costar unos 150 ¥, o en las máquinas de vending por unos 120 ¥, pero en estas es muy dulce.

El desayuno tradicional japonés consta de arroz, pescado y sopa de miso. En los ryokan es lo único que dan. Algunos hoteles, sólo los de más altas categorías, ofrecen también desayuno “occidental”.

Es interesante probar un día una bandeja de bento, comida para llevar y que incluye arroz, pescado y vegetales crudos y cocidos, salsa de soja, wasabi, jengibre, una toallita húmeda y los palillos. Todo en una caja, muy bien presentado. Casi como una obra de arte, a cuál más bonita!

Hay que tener en cuenta unas normas básicas a la hora de comer en un restaurante japonés: para empezar traen la toalla caliente para limpiarnos las manos y la carta. No se tienen que clavar nunca los palillos verticalmente en el arroz puesto que así es como se ofrece a los muertos, ni se tiene que pasar comida a otra persona con los palillos. Tampoco se tiene que echar la salsa de soja por toda la comida ni mezclarla con los palillos. Se tiene que acabar toda la comida que sirven y curiosamente los japoneses chupan indecentemente los fideos. Por último, no se tiene que dejar propina, no está bien visto.

El "sake" japonés, un vino de arroz, combina muy bien con la variedad de platos. Fermentado a partir de arroz y agua, el sake es una bebida alcohólica que beben los japoneses desde tiempos inmemoriales. Se puede beber caliente, lo que hace efecto más rápido y calienta todo el cuerpo en invierno, aunque también se aprecia frío. Hay "cervecerías" de sake en todas las regiones de Japón, cada una de las cuales obtiene un sake con un sabor caracterizado por la calidad del arroz y el agua utilizados y por los varios procesos de fermentación

Ceremonia del té

Existen escuelas donde se puede aprender a llevar a cabo esta ceremonia con éxito, aprendizaje que puede durar meses. Me pareció un tema curioso para  entender mejor la mentalidad japonesa. El amor al detalle y la meticulosidad de sus actos. Consiste en preparar té verde según un protocolo, realizado normalmente en habitaciones al más puro estilo tradiciona japonés. Se debe crear una atmósfera de armonía. Su duración es de aproximadamente 30 minutos, durante los cuales, los invitados deben permanecer sentados sobre sus piernas. Realmente incómodo.

La persona encargada de hacer el té, utiliza una especie de tetera donde se hierve el agua, una cuchara de madera de bambú para remover la mezcla, unos cuencos donde servir el té y un recipiente donde echar el agua sobrante y colocar los utensilios ya usados. El encargado de dirigir la ceremonia lava en primer lugar todos los utensilios en presencia de los invitados. Cada movimiento que realizan está estudiado y ensayado, incluso el lugar exacto donde se debe dejar cada utensilio y el tiempo que se debe invertir en cada una de las fases de que consta esta ceremonia. El té comienza a servirse al invitado principal en un cuenco. Al recoger dicho recipiente, hay que girarlo 180 grados en el sentido de las agujas del reloj, tomar dos o tres sorbos y pasarlo al siguiente comensal hasta que todos lo hayan probado. En otras ceremonias, cada invitado bebe de su propio bol. Todo ésto acompañado de múltiples inclinaciones y gestos. Una vez bebido el té, se gira otra vez otros 180 grados y se devuelve con otra inclinación. Una vez que todos lo han tomado, el encargado de la ceremonia vuelve a limpiar todos los utensilios.

Yo hice la ceremonia del té en Fukujuen en Kyoto, que es una tienda de té con producción propia (http://www.fukujuen-kyotohonten.com/top.html). Duró 30 minutos y costó 2.650¥