Japón me ha gustado mucho como país, pero sobretodo como sociedad, los japoneses son las personas más educadas que he conocido nunca, son amables, dispuestos a ayudar, hablen inglés o no, respetuosos, sonrien a los extranjeros, sólo tengo que buenas palabras.

JAPÓN

Verano 2010

INTRODUCCIÓN

El resultado de la combinación de la tradición cultural con la más extrema modernidad urbanita

Soy una apasionada de Asia, y Japón es uno de los destinos que me faltaba. Había ido retrasando el viaje por el temor y la fama de que era un país muy caro, pero en los últimos años con el yen debilitado gracias a la fortaleza del euro, y con varios amigos que habían visitado el país los últimos años y sus alabanzas, decidí por fin visitar este país.

Japón me ha gustado mucho como país, pero sobretodo como sociedad, los japoneses son las personas más educadas que he conocido nunca, son amables, dispuestos a ayudar, hablen inglés o no, respetuosos, sonrien a los extranjeros, sólo tengo que buenas palabras.

Su cultura ancestral, su gastronomía, opciones estéticas, jardines, e incluso cosas que podrían resultar banales como la limpieza y el orden japoneses, me han seducido totalmente.

Además se puede viajar con un presupuesto ajustado y saber que se dormirá en hoteles muy limpios y decentes.

Japón es hoy en día la sencillez regulada hasta el detalle y basada en la intervención del hombre para completar la obra de la naturaleza, no para modificarla. Al mismo tiempo es una sociedad moderna que se abre al mundo, a la moda, a las tendencias estéticas imperantes urbanitas y de lo superfluo pasa al detalle, al amor por la sencillez y por el sentido del deber.

A mí me ha encantado.

Curiosidades:

- Generalizando, no hay japoneses calvos, ni con canas

- Máquinas de vending en todas, todas, todas partes, imposible morir de sed o hambre.

- Por la calle en lugar de publicidad en forma de octavillas te dan paquetes de kleenex

- Los japoneses son muy reacios al contacto físico. El cambio de los pagos suelen depositarlo en una bandeja para así intentar evitar en lo posible tocar a los clientes.

- En las máquinas expendedoras de tabaco por 100¥ se encuentran ceniceros portátiles, para echar la ceniza cuando se está en la calle

- En Japón está prohibido fumar en la calle, aunque curiosamente sí se puede fumar en la mayoría de restaurantes. En la calle sólo de puede fumar en los lugares habilitados para ello.

- Hay muy pocas papeleras por las calles de Japón. Algunas al lado de las máquinas de vending o buscando mucho en las estaciones. A pesar de ello, las calles están limpísimas. ¿Se guardan la basura en el bolso?

- En las estaciones de metro y trenes y en las calles japonesas hay zonas de suelo con relieve para ayudar de los invidentes. Por toda la ciudad hay estas baldosas amarillas. Con líneas significan el camino que han de seguir los invidentes; con puntos, un cruce o intersección de calles. Por todas partes, muy incómodas cuando se arrastra maletas, pero muy prácticas para su público objetivo: los invidentes.

- Si ven el letrero Lotteria en una tienda, no se equivoquen por la evidencia y piensen que venden lotería, sino que es comida rápida japonesa, de la empresa Lotto, http://www.lotteria.jp/index.html Curiosamente en Corea son más populares que McDonald’s.

- La corriente eléctrica en todo Japón es de 100 voltios, pero existen dos frecuencias posibles: de 50 o 60 hertzios. Los enchufes son de dos clavijas planas tipo A. A veces es necesario un transformador de corriente. Los hoteles de lujo ofrecen adaptadores, los demás no.

- Cuando se sienten enfermos llevan mascarillas (de esas blancas como de cirujano operando) para no contagiar a los demás. Por respeto.

- Hay máquinas de vending a cada dos pasos, o sea que no tendremos excusa para morir deshidratados. Al lado de las máquinas de vending se encuentran las pocas papeleras que vi por la calle.

- Los lavabos son un tema aparte, incluso son tema de fotografía pues son diferentes y los más limpios vistos nunca. Ofrecen todo tipo de comodidades desconocidas para los europeos: chorros de agua caliente o fría, aire para secarnos, calientan el water para sentarse, hay imitación del sonido de la cisterna para evitar que se oiga cuando hacemos nuestras necesidades.... Vaya, que es toda una experiencia. Y los baños públicos sin limpísimos, y ofrecen baños western style (como los que conocemos aquí para sentarnos) o el japanese style con un agujero. Eso sí: siempre como los chorros del oro.

- En los principales sitios turísticos y templos hay tampones de goma con un dibujito para podernos llevar un recuerdo.

- El móvil es una parte de su mano, y no acostumbran a ser ni Iphone ni Blackberry mayoritariamente llevan un móvil de concha. Lo utilizan en el metro, nadie habla, todos concentrados mirando internet o jugando por el móvil. El móvil también lo utilizan para pagar, en los restaurantes de Ramen (fideos), pasan el móvil por una máquina y con el tiquet que les sale, lo entregan a cambio de la comida.

- Los libros de bolsillo son realmente de bolsillo, son menores que una cuartilla e incluso venden fundas para los libros. Los libros de bolsillo se leen verticalmente.

- Los japoneses son grandes aficionados al karaoke. Debido a lo sumamente delgados que son los tabiques de las casas japonesas (construidas en madera) se pusieron de moda los karaoke-box, una especie de cabinas de teléfono donde el japonés de turno se mete para cantar a pleno pulmón, lo que consigue que el sonido quede amortiguado.

 

Información general:

http://www.turismo-japon.es/

http://www.japantravelinfo.com/es/

http://www.japan-guide.com/e/e623.html

http://www.jnto.go.jp/eng/

Embajada del Japón en España (http://www.es.emb-japan.go.jp/)

Serrano, 109, 28006 Madrid; tel 91 590 76 00

Consulado General del Japón en Barcelona, (http://www.barcelona.es.emb-japan.go.jp/)

Avda. Diagonal, 640, Edificio Caja Madrid 2a planta D, 08017 Barcelona; tel. 93 280 34 33