Brasil no es sólo el país del carnaval más conocido del mundo, pasión desenfrenada para la mayoría de brasileños, es un país de variedades increíbles y dónde podemos encontrar todo lo que deseamos.

BRASIL

Fecha

Del 25 julio al 22 agosto 2003.

 

Diferencia horaria

Durante nuestro verano, tienen 5 horas menos a todo el Brasil y 6 menos a la zona de Manaus.DineroEn Brasil se puede cambiar en bancos o en casas de cambio.
Es conveniente cambiar siempre en bancos, y haría falta comprobar el tipo  cambio en un par de bancos antes de hacerlo. En las ciudades brasileñas tenemos la ventaja que los bancos acostumbran a estar agrupados, es decir que cuando entremos en el Banco do Brasil, también podemos entrar al Safra, o al Bank of Boston, facilitándonos así el poder comparar los cambios (y las comisiones!). Tenemos que destacar que en los bancos, se forman grandes colas de brasileños que esperan para hacer gestiones varias, y según nos informaron, estas colas son debidas a que no existen las transferencias bancarias y los pagos tienen que ser hechos personalmente en los bancos. Evidentemente también hay colas porque los brasileños trabajan con tranquilidad y sin prisas. O sea: se tiene que ir al banco con paciencia.
Se pueden cambiar euros en todas partes, por lo tanto optamos por llevarnos nuestra moneda y no tener que cambiar a dólares americanos.
Las tarjetas de crédito en cambio, no están aceptadas a todos los sitios, y a los que sí lo está se hace muy visible y lo anuncian como un símbolo de modernidad. Se puede pagar con tarjeta de crédito a las poblaciones más turísticas sin problemas.
Teniendo en cuenta la fama de peligrosidad de Brasil, optamos por llevarnos travellers cheques en euros. American Express publica en su página web la lista de bancos de Brasil dónde se pueden cambiar sus travellers cheques sin tener que pagar la comisión. Resultó una odisea encontrar alguno de estos bancos dónde realmente te cambian travellers cheques sin ser clientes, o travellers cheques en euros (alguno cambiaba los travellers cheques pero sólo en dólares americanos o sólo si eres cliente del banco).
Evidentemente si se quiere pagar la comisión se puede cambiar a cualquiera casa de cambio o hotel de 4 o 5 estrellas.
Cambio medio: en el mercado de divisas, estos 27 días el Real brasileño ha cotizado entre 3,3 y 3,36 Reais por cada Euro. El tipo en oficinas de cambio fluctúa entre 2,8 R$ y 2,92 R$, es francamente caro (por cada euro que cambiamos se quedan 15 céntimos aproximadamente).
Gastos del viaje
+ 1197 €  (vuelo BCN-Brasil-BCN + 5 vuelos internos)
+  146 €    (Transportes: autobuses interurbanos, autobuses urbanos y taxis)
+  210 €   (Hotels)
+  154 €    (Restaurantes, zumos y supermercados)
+   48 €     (Souvenirs i varios)
+   45 €      (Excursiones i entradas)
Presupuesto diario medio: 22 €, (vuelos aparte)

Visado

Es obligatorio traer el pasaporte vigente y guardar la tarjeta de entrada hasta el final del viaje que nos será reclamada a la aduana del aeropuerto. Sólo es necesario el visado si se quiere estar en Brasil más de 90 días.

Salud

No es necesario vacunarse si no se tiene intención de ir a la zona del Amazonas, si queremos ir nos habremos de vacunar y tomar pastillas contra la malaria. Las vacunas recomendadas son la fiebre amarilla, hepatitis A, hepatitis B, fiebre tifoidea, meningitis, estar al día de la vacuna de difteria y tétanos (se tiene que poner cada 10 años). Hace falta vacunarse por lo menos 1 mes antes de empezar el viaje, y las pastillas de la malaria se tienen que tomar también 4 semanas antes del viaje. Para vacunarse hace falta ir a los centros habilitados por el departamento de sanidad de la Generalitat de Catalunya (Tel. de información: 93 443 05 07).
Hasta abril 2003, las vacunas eran gratuitas, y ahora cuestan unos 27 euros, incluida la consulta. Se tiene que pedir hora previamente y aconsejamos preverlo con tiempo, pues al crecer el número de viajeros a destinos exóticos, puede que nos den cita con poco tiempo.
Seguridad
Brasil es un país con muy mala reputación de la violencia y de los grandes índices de criminalidad. Entre los viajeros y brasileños con quién se habla, se acostumbran a explicar historias de robos. Los robos pasan, pero no tienen por qué pasar sí se está vigilando los objetos de valor que se trae. Evidentemente se aconseja viajar sin joyas ni ostentaciones. Nosotros por precaución nos llevamos los travellers cheques, así no teníamos que sufrir por si nos los robaban. Nuestra experiencia fue absolutamente positiva y por el resto, sólo tener las habituales precacuciones que se tiene en cualquier viaje (o incluso cuando se pasea por el barrio del Raval en Barcelona `pr ejemplo), sobretodo en sitios de aglomeraciones de gente y en horas nocturnas con poca luminosidad.

Transporte

Avión: Dadas las enormes distancias del país, el avión suele ser la mejor forma de transporte, o por lo menos la más rápida, y evidentemente también es la más cara. Hay precios ventajosos si se compra un pack de viajes desde España con VASP o VARIG. Nosotros comparamos precios y condiciones un par de meses antes de salir, y VASP era la compañía que ofrecía mayores ventajas: 414 € por 5 vuelos y sin penalizaciones si se cambia de día o destino.
VARIG cuesta 525 € y se tiene que pagar 30 € para cualquiera cambio que se haga una vez en Brasil. www.varig.com
TAM también tiene muchos de vuelos internos pero desafortunadamente no se pueden comprar paquetes de vuelos con precios ventajosos desde España.
VASP Espanya
Nora de Robertis
Paseo Pintor Rosales 28, 7è D
28008 Madrid
Tel. 91- 547 01 76
Fax 91- 541 29 08
www.vasp.com
vaspmadrid@infonegocio.com
No hace falta ir hasta Madrid por recoger el billete, nosotros hicimos todos los trámites telefónicamente y por email. Pagamos 12 € para que nos enviaran los billetes a casa y hicimos una transferencia para el pago.
Tenemos que decir, que aunque se haga una reserva Iguaçú-Manaus, no hay nunca vuelo directo, los aviones tienen la función de autocares “voladores-interconectadores de ciudades”. Ejemplos: para ir de Iguaçú-Manaus, hicimos Iguaçú-Porto Alegre, Porto Alegre- São Paulo, São Paulo-Belo Horizonte, Belo Horizonte-Brasilia, Brasilia-Manaus. O para ir de Belém a Fortaleza, hicimos Belém-São Luis, São Luis-Teresina y finalmente Teresina-Fortaleza.
También tenemos que decir que tanto VASP como VARIG vuelan a horas intempestivas con tal de ahorrarse tasas aeroportuarias. Por ejemplo, llegamos a las 2 de la noche a Manaus y salimos a las 5 de la mañana.
Autobuses interurbanos: Los autobuses interurbanos son muchísimos y son una buena opción para moverse por el país. No son caros y para viajes largos aconsejamos pagar un poco más y viajar en amplios butacones, con baño en el mismo autobús, aire acondicionado, video, tienen menos paradas, etc. La ventaja de viajar en autobús es poder disfrutar del paisaje y pagar menos, pero la gran desventaja es las horas que se tarda, pues al no existir prácticamente autopistas, la velocidad máxima oscila entre los 60 y los 90 kms./hora.
Autobuses urbanos: curiosamente se entra por detrás y siempre hay una persona que cobra y se pasa la barrera una vez se ha pagado. No te dan ticket. Todos son muy amables y te avisan cuando has pedido dónde quieres bajar. A algunos autobuses se sube por el delante y esto está indicado en el cristal del conductor, pero son los menos. Los autobuses acostumbran a ir muy llenos.
Tren: no cogimos ningún tren, pues hay muy pocos sitios por poder ir en tren, sólo en el sur y algunos itinerarios turísticos.
Coche: la opción del alquiler de un coche es buena pero también resulta cara. La gasolina es más barata que en España.

Clima

La mayor parte de Brasil no presenta variaciones estacionales significativas, ni en lluvia, ni temperatura ni humedad. El invierno es de mayo a agosto y dónde más se nota es al sur del país (de São Paulo hacia Uruguay), al resto del país sigue haciendo un calor veraniego (como en España) con temperaturas entre los 25 y los 35 grados. De diciembre a marzo es el verano brasileño y dónde hace más calor por todas partes. En la zona amazónica la humedad es muy alta y la sensación de calor es todavía más intensa.

Alojamiento

Brasil tiene muchos tipos de alojamientos, por lo general muy económicos. El norte y nordeste del país son más baratos que el sur. Las pousadas son hostales, generalmente muy bien de precio, con substanciosas diferencias entre ellas. Quién quiera dormir en dormitorios, es decir, en una habitación compartida con otra otras personas, pagará entre 15 y 25 R$, y quien escoja habitación doble con baño adentro, entre 40 y 100 R$. Todo lo que suba de 100 R$ ya acostumbra a ser un muy buen hotelito o pousada.

Muchas pousadas tienen televisor, pero cuidado pues sólo tienen 2 o 3 canales, sólo brasileños. Incluso cuando dicen que es televisión con cable, sólo ofrecen 4 o 5 canales brasileños.

En algunos sitios más turísticos (como Olinda, Salvador da Bahía o Morro de São Paulo) algunos adolescentes locales trabajan “ayudando” a los turistas. El concepto de ayuda es diferente para ellos, pues te acompañan a pousadas dónde cobran comisión. A menudo es prácticamente imposible deshacerte de estos “voluntarios”.

El sistema que utilizamos nosotros fue que cuando llegábamos a una ciudad nueva, uno se quedaba con las mochilas y el otro iba a mirar las pousadas que recomienda la guía, o las que habíamos encontrado previamente por internet. Sin ningún problema te dejan ver la habitación y te dan el precio que siempre hace falta regatear y preguntar si con pagamento a vista (en efectivo), es más barato. El precio baja unos 10 o 20 R$, y es entonces cuando conviene preguntar sí es el mejor precio que ofrecen, porque acostumbran a volver a rebajar el precio de lahabitación. Los precios acostumbran a ser siempre con el café de manhá, el desayuno (buffet) incluido.

Como que los autobuses y aviones salen a horas un poco intempestivas, conviene preguntar qué hora empiezan a servir el desayuno.