Berlín es sencillamente apasionante, y puedo decir que la evolución es constante y ascendente. Es una ciudad que gusta a todo el mundo, agradable, joven, dinámica y brillante.

BERLÍN (ALEMANIA)

Tour por la ciudad en barco: Berlín no es ni Amsterdam ni Venecia, pero curiosamente tiene más puentes que ambos, 1.700. Los ríos Spree y Havel confluyen en la ciudad y se puede recorrer en barco. Las empresas operan básicamente de marzo a octubre.
Visitar el parque Monbijou, y sobretodo en verano aprovechar su oferta cultural y musical nocturna
Pasearse por el Hansaviertel (barrio de Hansa): así se denominó en 1.874 el barrio residencial entre el río Spree y el Tiergarten. Las casas fueron destruidas en la 2ª Guerra mundial. Prominentes arquitectos como Ihne, Grisebach, Messel, Solf y Wichards fueron los que construyeron las primeras casas. Actualmente vale la pena pasearse y ver parte de la historia de Berlín.
Ver una película en versión original en Babylon, el cine de los hispters berlineses, con conciertos en directo, cine de autor, video arte y todo lo relacionado con el cine y el arte en combinación
Visitar el Dong-Xuan-Center, viajar a Vietnam sin moverse de Berlín: exposiciones, compras, cine y gastronomía del país asiático.
Alquilar un bote a pedales en el Palacio Köpenick, es un palacio barroco en una isla, rodeado de jardines con tumbas y fortificaciones. Todo muy diferente y muy recomendable.
Para los amantes de las flores, visitar el Jardín Britzer donde tuvo lugar la Exposición Federal de Jardines de 1.985 con sus múltiples formas y jardines.
Tomar un ferry hasta la isla de Pfauen y su palacio en el sudoeste de Berlín, enclavado en el río Havel. Jardines con sugerentes pavos reales, praderas, senderos y jardines. El paraíso para los enamorados más románticos. Ha sido escenario de varias películas de Edgar Wallace.
Descubrir Berlín en bicicleta (sólo cuando el tiempo acompañe, claro): para mi es una de las actividades preferidas en la ciudad, es una ciudad plana por lo tanto no nos costará mucho esfuerzo y podremos ir donde queramos y pararnos para tomar aliento cuando queramos. Sobretodo respetar los caminos de bicicleta marcados. Hay por todas partes tiendas que alquilan bicicletas. Se puede hacer un tour en bicicleta organizado o alquilar la bicicleta y descubrir Berlín por nuestra cuenta