Siempre digo que todos los hoteles de lujo, son hoteles maravillosos. Que la diferencia radica en el servicio y en el efecto wow. En algo que me impresione, sea en su arquitectura, en su diseño, en su gastronomía, o incluso en sus detalles conmigo, en algo que les diferencia frente a los demás. 
Y no siempre se trata de algo costoso, sino de personalizar, de buscar cómo llegar al alma del huésped y penetrar en sus recuerdos. De compartir productos locales y originales, que les distingan frente a otros. 
...

4 hores a Amsterdam

Avui ha tocat Amsterdam per feina, de l'aeroport a la fira i de la fira a l'aeroport. Amsterdam és des de fa anys una ciutat que hi vaig per feina i que sincerament no és sant de la meva devoció....

Mi selección de restaurantes en Roma

A pesar de haber estado en Roma varias veces, no tengo una guía con todo detalle como sí he escrito de otras ciudades. Quiero compartir, algunos de los restaurantes a los que he ido, o algunos que me...

Verona

Acabo de tornar de dos dies i mig a Verona per feina. Sempre és un plaer anar-hi!

Recordo la meva primera vegada a la ciutat de Romeo i Giulietta, al juliol del 1991, i vaig tenir el que jo crec...