Siempre que viajo a una ciudad nueva, hago dos cosas como ritual de iniciación para conocer la ciudad: subo a su torre más alta para poder observarla desde arriba y calcular su inmensidad. Y doy una vuelta entera en el bus turístico, el típico de hop on-hop off, para entender los sitios más atractivos turísticamente y su distancia.
Hay algunas torres que he concido primero vía películas de cine, acordémonos de la serie 007 que siempre ruedan secuencias en algunos de los edificios más emblemáticos del mundo. 
Muchas de estas torres disponen de...

Mi selección de salas VIP de aeropuerto

Volar en primera clase es un auténtico placer (pero todo lo bueno buenísimo se paga) por la comodidad, amplitud, servicio, gastronomía, entretenimiento a bordo y simpatía que no tiene casi nunca nada que ver con los asientos en...

Mi selección de piscinas de hotel

Tengo la suerte de alojarme en hoteles increíbles, sean por su ubicación, por su decoración y por su siempre servicio perfecto. Muchos de ellos tienen rincones únicos y que me acompañan en mis momentos de lectura con una...