Seleccionar página

Llevaba muchísimos años con Liubliana en mi bucketlist, pero el hecho que Barcelona no tenga ninguna conexión directa con la capital eslovena, hizo retrasar mi visita. De hecho ahora la mejora manera de llegar hasta Liubliana es volando a Trieste (90 minutos de coche o bus), o Zagreb o Venecia. Yo llegué en autobús desde Graz, tres horas desde Austria. Un par de amigos me hablaron de lo preciosa que es Eslovenia, y por fin, me decidí a visitarla.
Lo primero que os aconsejo es compraros online la Ljubljana Card para tener acceso gratuito a la mayoría de atracciones turísticas, más a algunos tours guiados, os saldrá muy a cuenta.

Es un bomboncito de ciudad y enamora a todos sus visitantes. Es pequeña, coqueta y, queriendo, en dos días está visita y paseada, pero yo preferí pasar 4 noches y pude visitar todo lo que tenía en mi propia lista. El río que serpentea a través del casco antiguo, con sus pintorescos puentes y el mercado central, deben su aspecto distintivo al gran arquitecto europeo Jože Plečnik.
Os voy a compartir lo que yo hice, esto no es un ranking sino mi selección:
– Pasear por sus encantadoras calles y tomar algo al lado del río, deambulad y disfrutad:
Castillo de Liubliana: se ve desde todos los rincones de la ciudad y está a 376m sobre el nivel del mar. Podéis subir a pie o con el funicular (3,30€) -está a – que es lo más cómodo y rápido. Fue el primer asentamiento conocido y se estableció ya en el siglo XII a.C. En el siglo I a.C los romanos ocuparon la región que llamaron Emona. En la Alta Edad Media fue construido el primer castillo, una pequeña fortaleza de madera.
En el año 1335 el castillo pasó a ser propiedad heredada por los Habsburgo, el nuevo castillo circular, más grande que los anteriores, fue construido bajo las órdenes del duque de la provincia, Federico III de Habsburgo, más tarde coronado como Emperador del Sacro Imperio Romano. La capilla gótica de San Jorge fue consagrada en 1489 y contaba con cuatro ventanas góticas y un balcón desde el que los nobles escuchaban misa. Más tarde el edificio fue restaurado en estilo barroco.
Hoy en día podemos pasear por sus murallas y ver las impresionantes vistas de Liubliana, visitar el Museo de Títeres, entrar al Museo de Historia de Eslovenia, ver la proyección virtual de cómo era el castillo, o subir a la torre de observación.
También tenéis restaurantes, bares e incluso un viñedo.
Precio de la visita al Castillo con el funicular 16€ (sin 12€).

Casa-museo Plečnik: para mí una de las atracciones más importantes en Liubliana es visitar la casa y museo donde vivió el arquitecto Jože Plečnik, artífice de que Liubliana tenga el aspecto que conocemos hoy en día. Él es el urbanista que la pensó y dibujó. Visitando su casa entenderemos más sobre él.
En la entrada de la casa hay exposiciones temporales. Yo os aconsejo tomar parte en la visita guiada.
Está a quince minutos a pie del casco antiguo, muy fácil de llegar.
Las entrada cuesta 8€.
En este link podéis leer mi artículo sobre las obras del arquitecto Jože Plečnik.

Ayuntamiento: es un edificio muy bonito en el casco antiguo y se puede acceder al patio, donde encontramos una exposición de diferentes estatuas y maquetas, así como de premios con los que la ciudad ha sido reconocida. Su fachada refleja influencias arquitectónicas venecianas. El vestíbulo proporciona espacio para una placa gótica tardía con un escudo de armas que sobrevive del edificio original del Ayuntamiento y una estatua del s. XVII de Hércules con un león.

Fue construido a finales del s. XV por el maestro de obras Peter Bezlaj. Asumió su aspecto actual entre 1717 y 1719, cuando el maestro de obras Gregor Maček Snr le añadió un anexo diseñado por Carlo Martinuzzi. Más tarde, el edificio fue remodelado varias veces, la renovación más a fondo fue realizada por el arquitecto Svetozar Križaj en 1963.
Museo de Arte Contemporáneo Metelkova: aqui se pueden apreciar las obras de los artistas de los siglos XX y XXI. Podréis conocer artistas locales como Avgust Černigoj, Jože Ciuha, Riko Debenjak, Irwin, Božidar Jakac, Tone Kralj, Metka Krašovec, Gabrijel Stupica y otros.
La Colección Internacional Arteast 2000+ está enfocada en la obra de los artistas neovanguardistas de Europa del Este como Marino Abramović, Joseph Beuys y Kazimir Malevič.
Museo etnográfico esloveno: es un museo «sobre personas, para personas», un museo de identidades culturales, un vínculo entre el pasado y el presente, entre la cultura tradicional y moderna, entre el entorno natural y la civilización. 
Es un museo de diálogo, abierto y activo. Presenta e informa sobre la cultura tradicional, así como la cultura popular y de masas en Eslovenia y la diáspora, sobre las culturas no europeas y sobre el patrimonio cultural material e inmaterial de la vida cotidiana y festiva. A mí me gustó mucho.
Museo Nacional de Eslovenia: allí encontraremos los objetos más antiguos y fascinantes del museo testigos del alto nivel cultural en el territorio esloveno desde la prehistoria. Aquí está guardada la flauta de un Neandertal de hace 60.000 años y que está considerada el instrumento más antiguo del mundo.

Entre los objetos más valiosos también se encuentra la vasija de Vače, las insignias de oro de los siglos XIII y XII a.C., encontradas en el lago de Bled, el ídolo y la canoa del pantano de Liubliana, la casulla hecha del traje del Pachá Hasán, etc.

Rascacielos Nebotičnik: en esloveno nebotičnik significa rascacielos. Se eleva a una altura de 70,35 metros. Fue diseñado por el arquitecto esloveno Vladimir Šubic para el Instituto de Pensiones, el mayor inversor del edificio. La construcción comenzó el 19 de abril de 1931 y el edificio se inauguró el 21 de febrero de 1933.
Sólo entrar al edificio fijaos en sus elementos Art-Nouveau, en su espectacular escalera de caracol en la planta 11 os llevará a la planta más alta, la 12 donde podéis tomar algo o comer.
Dicen que es la terraza con las mejores vistas, y puede ser, aunque para mí la mejor terraza, y más alta -planta 20- es la del hotel InterContinental Ljubljana. Neboticnik está más cerca del centro y es 360 grados.
Navegar por el río Ljubljanica: encontraréis tours de 45 minutos a lo largo del río. Salen cada hora.

La excursión está incluida con la Ljubljana Card y si no la tenéis el precio son 17€.
Si miráis #GraupixLjubljana en todas mis redes sociales, veréis más fotos y comentarios.
En este link podréis ver todas mis fotos de Liubliana
Pasé 4 noches en InterContinental Ljubljana, aquí os comparto toda mi experiencia
Aquí encontraréis mis propuestas grastronómicas en Liubliana
Os propongo visitar las obras más importantes del arquitecto Jože Plečnik, mi guía en este artículo
Mis propuestas de hoteles para todos los bolsillos y estilos en Liubliana las encontráis en este artículo