0 elementos

Ubud, en el corazón de Bali, es conocido como una zona mágica, algo mística por sus templos, el sonido del río y sus arrozales. Despertó al turismo algo más tarde que las zonas del sur de la isla llenas de turistas ávidos de sol, playa y marcha. Ubud venía a ser algo tranquilo, donde hay muchas propuestas de retiros de yoga, de centros de bienestar y muchos artistas. Hoy en día no es sólo eso, sino que además veréis muchísimas tiendas de souvenirs, miles de motos, tráfico lento con furgonetas cargando a turistas, para visitar diferentes templos o llevarlos a algún rincón cercano donde conseguiremos la foto perfecta para Instagram.

Por eso siempre recomiendo elegir un alojamiento cerca de Ubud pero no en el centro, a sólo 10-15 minutos en taxi encontramos múltiples propuestas, una de ellas es mi último descubrimiento: Kappa Senses Ubud. De hecho, el resort abrió el 22 de Septiembre del 2022 y yo estuve en Noviembre, por lo que he tenido la suerte de ser de las primeras huéspedes en disfrutarlo.
Os comparto todos los detalles y mi estupenda experiencia en él:

Ubicación

Tan sólo a 15 minutos del centro de Ubud y en medio de unos inmensos arrozales que tiñen todo el entorno de verde esmeralda. Es este caso no son terrazas escalonadas con grandes pendientes. El sistema de riego en Bali se llama subak, se viene utilizando desde el siglo IX y cada terraza se llena con la cantidad justa de agua para después ir llenando las de más abajo consecutivamente. Llegan a conseguir hasta 4 cosechas al año.

Distribución

La madera de Bengkirai o Palo Fierro es la protagonista en todo el resort, son las más resistentes que existen y se encuentran en diferentes islas de Indonesia.
El lobby está abierto y en la parte más alta de Kappa Senses Ubud, allí el staff sonriente y diligente me ayudó con todas mis peticiones y preguntas.

En esa misma altura encontramos la tienda, la librería:
y el restaurante gastronómico Kokokan.
Siguiendo el camino principal hacia abajo -podemos hacerlo perfectamente a pie pues las distancias son caminables, o en buggie– encontramos el OmTara Spa by Clarins, el huerto orgánico.
También la piscina principal con el restaurante Kelapa:

Y siguiendo por los caminitos, todo son alojamientos.

Mi Villa

La 145 estaba en la zona Danu Retreat. Son villas con piscina privada, con una puerta principal abatible y uno de esos pequeños caminos que llega a la entrada de la habitación propiamente. Miden 150m2. Mi villa no tenía vistas, pero algunas, disponen de panorámicas a los arrozales.

La zona principal consta de una cama con mosquitera, un techo altísimo abovedado de madera con forros de tejido de bambú y una cama confortabilísima:
Una preciosa puerta doble de madera trabajada con marquetería por artesanos balineses
da paso al enorme baño, super chic y con una bañera estupenda:
En la zona de Danu Jungle encontramos edificios de dos plantas con suites dúplex, todas ellas sin piscina privada y algunas con jacuzzi en el balcón. Esa zona dispone de otra piscina que dibuja el mapa serpenteante de las suites:

Gastronomía

Es uno de los puntales del Kappa Senses Ubud: su gastronomía combinada con unas excelentes vistas. El desayuno buffet tiene lugar en el restaurante Kepuh, con el verde de los arrozales imponiéndose para que disfrutemos de algo tan característico de Ubud.

Os aseguro que la parte de la bollería y el chocolate son más que excelentes, altísima calidad y disfruté de lo lindo.

Por las tardes encontramos estas propuestas de delicatessen en Bale Gourmet, un encantador bar al aire libre y donde además encontramos café especialidad o mezclas únicas de tés locales.
Uno de mis lugares favoritos es el restaurante Kelapa ubicado en la piscina principal, ofrece desayunos deliciosos a la carta que os entusiasmarán:
y además comida desde almuerzos a cena en un entorno precioso, ambiente entre chic, contemporáneo y con vistas a la piscina y arrozales:

Si queréis disfrutar de propuestas panasiáticas con un toque de creatividad y una presentación innovadora, os recomiendo Kokokan, allí tendréis una experiencia gastronómica con vistas a los arrozales:

Spa

OmTara Spa by Clarins es mi parte preferida del resort porque es donde me pueden mimar y me relajo. En este caso se trata de un centro de bienestar único en Bali pues tienen un acuerdo con la marca francesa de cosméticos Clarins y es el único hotel de toda la isla que puede presumir de ello.
OmTara Spa consta de más de 1.000m2 de propuestas para wellness: una gran área de yoga al aire libre:

Un bonito gimnasio, sauna, hammam, piscinas de aguas termales, ducha de vichy y siete salas de tratamientos, como la que yo pude disfrutar en abierto donde pasaba una brisa estupenda:
Disfruté de un masaje balinés y un facial de Clarins para hidratar mi piel:

Actividades

A parte de dedicarnos a descansar y de olvidarnos del día a día, en Kappa Senses Ubud podemos aprender mucho sobre la cultura local. En la filosofía de Kappa Senses Ubud está transmitir la esencia de Bali al huésped. Su cultura lo convirtió en un destino particular y que se ha cuidado con esmero para que podamos adentrarnos en ella. Os comparto las actividades:
– Aprender a hacer canang. ¿Qué es canang? es la ofrenda con flores que encontraremos absolutamente por todas partes, en suelos, en esquinas, en tiendas, etc, y que es elaborado por las mujeres de la familia y se ofrece a los dioses cada mañana -sin falta- con un incienso. Más información en este sitio web.

– Jardín orgánico o permacultura: en esta zona se aprende sobre este diseño agrícola donde se encuentran los principios del ecosistema natural y se siguen los ritmos de la naturaleza, un elemento alimenta y recicla el otro. Además, todo lo que se saca de este jardín agrícola viene servido a la mesa de los clientes de los restaurantes del resort. From farm to table literal.
– Clases de cocina balinesa: tienen lugar en la zona de la cocina exterior del jardín orgánico. Yo no lo hice, pero para los más foodies seguro que es interesante y entretenido.
– Exploración de subak: sistema de regadío de los arrozales, que como ya he comentado, se viene usando desde el siglo IX. Uno de los agricultores de los campos de alrededor del resort explicó todos los detalles de dicho método. Además desde el 2012 es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
– Visitar un templo balinés de uno de los pueblos colindantes acompañados con alguien local, primero se visita una umah (casa local) para descubrir ritos y tradiciones de la familia. En esta ocasión visten al huésped con el traje tradicional balinés.
– Recorrer el centro de Ubud: Kappa Senses ofrece transporte gratuito a/desde el centro de Ubud.

Cómo llegar

Para volar a Bali, la manera más rápida es vía Singapur con Singapore Airlines. Se aterriza y en menos de 1 hora sale el avión a Bali.

Gracias a Travelwifi, tuve conexión constante en Bali. Siempre viajo con mi wifi de bolsillo y pueden conectarse hasta 5 aparatos.
Aquí podéis ver todas mis fotos de Kappa Senses Ubud
En este link podéis ver mi vídeo de la Villa 145 en Kappa Senses Ubud
Para ver mi vídeo completo del OmTara Spa by Clarins linkad aquí
En este link encontráis más artículos míos sobre Bali
Aquí podéis leer cuáles son mis cafeterías preferidas en Ubud
Si miráis #GraupixBali en todas mis redes sociales, podréis leer más artículos y ver más fotos sobre este destino