0 elementos

Los chefs creativos lituanos han ido abriendo restaurantes en los últimos años y la escena de los restaurantes en Vilnius ha cambiado totalmente. Chefs que valoran los productos locales, recuperan recetas antiguas y se inspiran en la historia local para ofrecer una experiencia única.
Sí, el renacimiento gastronómico coincidió con la independencia de Lituania en 1990, primero surgió una fiebre de probar cocinas que en la época soviética no tenían, como clásicos italianos, sushi, hamburguesas de conocidos fast food americanos, etc. Y ya fue unos años más tarde que empezaron a apreciar su propia cultura gastronómica y jóvenes chef incorporaron productos locales, mejoraron sus técnicas y revisaron recetas ancestrales para darles un twist moderno e incorporarlas en sus menús.
Yo cené en tres de los restaurantes más renombrados del país que ofrecen menú degustación que son una auténtica experiencia:
Amandus: ubicado en la zona de Užupis -República independiente de Užupis- está en una vieja casona encantadora con una decoración moderna y muy nórdica.
El chef Deivydas Praspaliauskas, reconocido un par de veces como el mejor chef del país, abrió su propio restaurante en 2017, y en la actual ubicación a mediados del 2020. En el restaurante caben 42 comensales:

Al entrar encontramos la cocina al abierto, no en la que cocinan, sinó en la que emplatan y ponen el toque personal del chef en los platos. El respeto es su valor fundamental, el que sienten entre ellos, los colegas, los clientes y los productos.
Después de comer 6 platos, salí sin estar llena ni hinchada. Cada plato era espectacular, y su postre casi me hizo llorar. Sólo los dos panes que ofrecen acompañando la mantequilla con cacahuetes caramelizados es el ejemplo de la intención del chef.
El chef Deivydas Praspaliauskas se formó en Copenhague y el restaurante debe su nombre a la familia que acogió y arropó al chef durante su estancia. Su amistad ha seguido intacta y es un pequeño homenaje, además de mostrar qué tipo de persona agradecida es Deivydas.
Ofrecen un menú degustación sólo de cena por 70€. Lo cambia una vez al mes, su creatividad está basada en una fórmula y la cambia para obtener constantemente platos novedosos.
En este link encontráis todas las fotos de mi experiencia en Amandus.
Ertlio Namas: ubicado en una preciosa casa del centro histórico de Vilnius, literalmente en la casa de Ertlis (Namas es casa en lituano), el restaurante fue  abierto en 2016 y su chef Tomas Rimydis, ofrecen una cocina creativa en un ambiente tradicional y con un servicio perfecto.
Su menú degustación es de 4 o de 6 pases y recorre recetas tradicionales lituanas de más de cien años con una presentación espectacular.
La entrada al restaurante es un pasillo estrecho y a mano izquierda encontramos la cocina abierta. Las salas para los comensales están en la segunda y en la tercera planta.
Al establecerse en un edificio histórico se le ocurrió al chef la idea sobre la cocina histórica lituana. Preparar los platos en la forma de alta cocina a partir de ingredientes que tienen historia y se cultivan localmente. Para él también juega un papel clave el deseo de mostrar a los locales y al resto del mundo que la cocina lituana también puede ser interesante y sabrosa. Sus ideas nacen de la voluntad de seguir las últimas tendencias y tecnologías culinarias y al mismo tiempo profundizar en el conocimiento sobre las raíces de donde procedemos.
Cooperan con el profesor asociado Rimvydas Laužikas de la Universidad de Vilnius, quien da las pautas con respecto a las fuentes históricas, también da las conferencias al personal de servicio de vez en cuando.
Cada plato es presentado con su contexto histórico, una lección de historia mientras se cena.
Cambian los menús cada temporada, cuatro veces al año. El menú degustación de 4 platos son 40€ y el maridaje de vinos 25€.
En este link encontráis todas las fotos de mi experiencia en Ertlio Namas.

14 Horses: ubicado en el centro histórico de Vilnius y escondido en un pasaje precioso donde todo son propuestas gastronómicas: tiendas, bares y bistrós -todo pertenece al mismo propietario-. Este restaurante es seguramente el más kilómetro cero que me he encontrado nunca.
Abierto desde Junio 2020, y con un acertadísimo menú creado por el chef Rokas Vasiliauskas en él se refleja la historia de la estacionalidad, la sostenibilidad y las fuertes raíces lituanas.
El restaurante surgió como un manifiesto de su fundador Niels Peter Pretzmann para mejorar una cadena alimentaria rota y llevar más alimentos locales y cultivados de manera sostenible a la escena gastronómica de Vilnius. Propietario de la granja donde se cultivan o crecen casi todos los productos del restaurante y a parte de los vinos de propia marca que vienen de Francia, el resto de ingredientes son de productores lituanos ecológicos y que conocen bien.

El chef Rokas está muy comprometido a crear menús reflexivos que le permitan contar la historia de los productos locales y ayudar a dirigir a los huéspedes hacia la visión de una vida más sostenible y consciente de la naturaleza. Algunos de los ingredientes que ejemplifica en los menús de 14 Horses incluyen brotes de pino fermentados, alcaparras, acedera del bosque y hongos silvestres, que contribuyen a la experiencia gastronómica lituana. Todo el entorno y el magnífico servicio me encantó.
En este link encontráis todas las fotos de mi experiencia en 14 Horses.
Aquí podéis leer mis sugerencias de pastelerías y cafeterías en Vilnius.
En este link podéis leer los puntos más altos desde donde ver Vilnius y obtener las mejores vistas.
Esta es la web oficial de Turismo Vilnius.
Aquí podéis ver todas mis fotos de Vilnius.
Podéis mirar #GraupixVilnius en todas mis redes sociales para ver más fotos y comentarios.
Y como no todos los restaurantes ofrecen wifi, yo viajo con mi hotspot de Travelwifi, así estoy siempre conectada y no tengo que depender de ir pidiendo el wifi.