0 elementos

Escribo este artículo empezando con la confesión de que no soy la mejor haciendo la maleta. A pesar de que se podría decir que vivo con la maleta siempre a punto, me sé toda la teoría y la aplico bastante bien, mi único problema o mi propia realidad es que no sé viajar con poco equipaje. Para viajes de más de 2 noches, ya utilizo mi maleta grande, soy incapaz de meter mis necesidades en la maleta de mano y una mochilita. Incapaz. Siempre me llevo ropa «por si». Además según a qué países viajo, siempre dejo un espacio libre para compras (si voy a Italia compro quesos y pasta, si voy a Alemania compro Zwieback y así un largo etcétera).
Yo siempre viajo con el conjunto completo de maletas (y mochila) Gladiator Travel, de las duras, y muy  importante, con cuatro ruedas, facilísimas de arrastrar:

Os comparto lo que yo pongo en mi maleta, y si eres un viajero frecuente, elige una serie de básicos para que «vivan» en ella, cosas que no saco y que siempre están ahí preparadas para viajar:
– El neceser completo que incluye mis cremas, mi maquillaje, mi champú y acondicionador, tijeras, etc.
– Una bolsa de mano desplegable por si hago compras extras:

– El bañador no puede faltar nunca porque a pesar que a veces creemos que no tendremos tiempo, nunca se sabe. No ocupa mucho y vale la pena llevarlo siempre.
– La ropa interior (de usar y tirar), sí lo sé: no es nada sexy pero sí muy práctico porque para viajes de varios días ni tengo que lavar, ni se me acumula, ni ocupa espacio:
– El botiquín es importantísimo, aquí tenéis el artículo magnífico de Viaje al Atardecer sobre cuáles son los imprescindibles en el botiquín:

– También «viven» en mi maleta los cables para cargar mis diversos aparatos tecnológicos:

– No olvidemos los adaptadores para cuando viajemos a países que requieren otro tipo de enchufes:
– E incluso tengo un enchufe múltiple porque es súper útil:
– También incluyo varios tests de antígenos (esto es ya la versión viajera 2022).
– Empaqueto con bolsas clasificadoras: la de los pantalones, la de las camisetas, la de mis kimonos, etc en unos prácticos compartimentos o cubos, así es más fácil de organizar todo:

– Y dentro de cada bolsa, todo enrollado para que ocupe menos:
– Como que tengo vista cansada y soy presumida, siempre me llevo varias gafas, y las pongo en este estuche desplegable tan útil:

– Si viajamos a países nórdicos observaremos que las persianas raramente existen, y si estamos acostumbrados a dormir con el dormitorio oscuro, mejor tened a mano las máscaras para poder dormir bien:

– Y otro elemento imprescindibles son los tapones para los oídos, sólo nos falta pasar una mala noche porque nuestra habitación es ruidosa o se oye mucho el barullo de la calle, nos arruinaría el viaje. Gracias a los tapones, podremos dormir:

– Y añado tres imprescindibles para mi: un abanico, el palo-selfie y la funda porta-móvil que es muy útil para según qué momentos:

– Jamás viajo a países exóticos sin mi matamoscas. Sí, el típico spray con el que fumigar mi habitáculo porque los insectos cerca de mi me molestan, por lo tanto mejor los mato. Lo hago antes de ir a cenar y al regresar una segunda vez. También tiene un lugar fijo en mi maleta el Relec o repelente de mosquitos.
Imprescindible el Airtag para localizar mi maleta con mi app en cualquier lugar si no llega a destino:
Y para ti, ¿cuáles son tus imprescindibles para la maleta perfecta? os leo en info@soniagraupera.com