0 elementos

Para que un destino me entusiasme, tiene que gustarme su gastronomía, es una parte importantísima de mi experiencia de viaje. México es siempre un destino cuya gastronomía tiene adeptos en todo el mundo. Una de las mejores excusas para visitar Acapulco es degustar su gastronomía, desde restaurantes sofisticados, a chiringuitos a pie de playa, siempre con productos de primera calidad, y especialmente con protagonismo de lo que proviene del mar.
Con la excusa de visitar el Tianguis Turístico, he pasado una semana comiendo y disfrutando. Os propongo mis 4 restaurantes favoritos, que representan 4 experiencias gastronómicas obligadas en la ciudad y que además en su mayoría ofrecen unas vistas de infarto de Acapulco:
Tony’s Bistro: si queréis un lugar exclusivo, único y con comida fantástica, Tony’s Bistro es vuestro sitio. Es el nuevo concepto del empresario de la noche Tony Rullán, quien ha vivido los años dorados de Acapulco, departir con él un rato es revivir y aprender sobre cómo era la ciudad en su mejor momento. 
Su propuesta gastronómica es una mezcla de cocina asiática, con francesa y toques mexicanos. La sofisticación es protagonista.
Disfruté de un menú degustación y los sabores me transportaron a Vietnam, definitivamente el chef Erik Nguyen sabe lo que hace.
Y si además tenemos las vistas de todo Acapulco, lo convierten en un lugar único.
Península: lleva el nombre por donde está ubicado, en la península de Puerto Marqués en uno de los lugares más especiales de la ciudad. De hecho Xtasea, la tirolesa más larga del mundo sobre el mar, termina a pies del restaurante, por lo tanto, siendo una de las atracciones turísticas obligadas en Acapulco, seguro que pasáis por allí.

Es un restaurante al aire libre con un servicio muy atento y vistas fabulosas, su cocina es tradicional mexicana de platillos como ceviches, tostadas, pescadillas, empanadas, todo delicioso.
Mario Canario: disfruté de un festival de cocina tradicional mexicana basada en platillos del mar. El chef Eduardo Palazuelos nos agasajó de lo lindo.
El restaurante con un espacio muy casual, es encantador, lleno de colorido, al abierto y con un personal fantástico.

Sus ingredientes provienen directamente de pescadores y productores locales. Desde los platillos para empezar hasta los postres, todo fue inolvidable.
Y atención a sus panes recién hechos. Sin duda es de obligada visita en Acapulco.
Las Gaviotas: comer pescado a la talla es una experiencia gastronómica obligada en Acapulco.
Comúnmente se prepara con mayonesa, un adobo especial y otras especies que le dan un sabor característico de la costa de Guerrero.
El huachinango -pargo rojo- cocido al carbón o a las brasas, se abre en mariposa; y previamente se unta con una salsa roja a base de chile guajillo y/o chile ancho y poco a poco se le van añadiendo todos los condimentos.
Las Gaviotas es un chiringuito en la playa de Bonfil, literalmente los pies en la arena, muy sencillo y con propuestas simples y espectaculares para disfrutar de Acapulco en un plato.

Durante mi viaje por México, tuve wifi todo el tiempo gracias a TravelWifi.
Si miráis #GraupixAcapulco en todas mis redes sociales podéis ver más fotos y comentarios.
En este link podéis leer mis recomendaciones de qué visitar en el Acapulco
Aquí puedes leer mi experiencia en el Banyan Tree Spa del Banyan Tree Cabo Marqués, el mejor de la ciudad.
Aquí podéis leer mis sugerencias de 4 experiencias gastronómicas top en la ciudad de Acapulco.
En este link podéis conocer todos los detalles del Tianguis Turístico en Acapulco.
En este link podéis ver todas mis fotos de Acapulco