0 elementos

La gastronomía en México acostumbra a ser equivalente de disfrutar, la comida tradicional mexicana es una de las favoritas de todos los viajeros. En Ciudad de México encontramos infinitas propuestas.
Me hospedé por cuarta vez en el  Four seasons Hotel Mexico City y allí las propuestas gastronómicas no se limitan a la tradicional comida mexicana sino que también encontramos la mejor gastronomía italiana, a uno de los mejores bares del mundo con cócteles ganadores de premios y a pasteles caseros deliciosos.
Su patio es el lugar elegido para disfrutar con un servicio perfecto y un entorno único:  
Podéis mirar #GraupixDF en todas mis redes sociales para más detalles de mi experiencia.
Os propongo un viaje culinario con Four Seasons Hotel Mexico City:
– La mañana empieza con un opíparo desayuno en Zanaya. Es el lugar donde no sólo se come, sino donde también hay encuentros y reuniones entorno a una buena mesa. Se ofrece los sabores auténticos mexicanos y utilizan los productos más frescos, ingredientes producidos artesanalmente y condimentos preparados en esa región.

El desayuno tiene de todo, desde zona dulce, frutas, yogures, propuestas tradicionales, panes artesanos, etc:
A parte de su famoso brunch, en Zanaya también se puede disfrutar de platillos tradicionales desde guacamole con chapulines a chiles en Nogada. Tradición en un entorno exclusivo.
– El día sigue visitando la Chinampa de Four Seasons Hotel Mexico City en Xochimilco, que se encuentra alrededor de una hora del hotel en coche -también podríamos viajar en helicóptero, perfecto para evitar el tráfico de la ciudad-. Allí el chef ejecutivo del hotel, Emiliano Rabia, tiene su propio huerto tradicional azteca y cosecha verduras y otros ingredientes para ofrecer un almuerzo privado e inolvidable de la granja a la mesa. Los visitantes tendrán una aventura culinaria que se puede lograr a través del antiguo método de cultivo de Xochimilco.

– De regreso al hotel propongo disfrutar de los bocados dulces de Pan Dulce, el rincón para los amantes de los pasteles, bocadillos gourmet y jugos saludables.

Y sorpresas de pastelero parisino como esta preciosidad de mousse de cereza, para llorar:
Después nos damos un tiempo para disfrutar de la piscina del hotel, o pasear e ir de compras por la Colonia Roma o la Colonia Condesa o simplemente siestear.
– La noche empieza con un cóctel en Fifty Mils, uno de los mejores bares de la Ciudad de México. Un espacio acogedor que ofrece el lugar que se define a sí mismo como un ‘gastrobar’, o en el patio-vergel del hotel. Amplísima propuesta de cócteles y todos originales y deliciosos.
– La cena tiene que ser en el mejor italiano de la ciudad, Il Becco con auténtica alta cocina italiana, ingredientes de primera calidad y la mayor bodega de vinos de México.
Elegante y sofisticado, donde el producto es el protagonista pero también el diseño, como las mejores cosas en Italia.
Y en Il Becco le dan una atención especial a la influencia italiana resaltando el sabor de los platos, con el producto y con las técnicas más clásicas. Con frecuencia organizan cenas a cuatro manos con diferentes chefs invitados para así compartir nuevas recetas.
Después de este festín gastronómico, sólo nos queda descansar en las comodísimas camas del Hotel Four Seasons Mexico City. Y si no nos alojamos en él, al menos tenemos la oportunidad de disfrutar de la mejor gastronomía bajo un mismo techo.
En este link podéis leer mi experiencia al completo en Hotel Four Seasons Mexico City
Linkad aquí para ver mis fotos del Hotel Four Seasons Mexico City
Linkar aquí para ver mi vídeo de mi habitación en el Hotel Four Seasons Mexico City​
Para ver mi vídeo del Spa en Hotel Four Seasons Mexico City haced click aquí