0 elementos

He visitado el estado de Quintana Roo en México más de diez veces, y creía que lo conocía «todo», pero no, nunca se llega a conocer toda la oferta turística de un destino, y menos de un estado tan variado e importante como el también llamado Caribe Mexicano.
Me habían hablado muchas veces de la zona sur del estado, frontera con Belize que tiene un pequeño aeropuerto, Chetumal y desde allá se puede visitar todo el sur, especialmente los dos grandes destinos -todavía- «desconocidos»: Bacalar y Mahahual, los tres forman la Grand Costa Maya.
Yo entré por el norte, por Cancún pues tenía vuelo directo desde Barcelona con LEVEL y esto facilita mucho los viajes.Desde Cancún se tarda unas 5 horas en coche para llegar a Bacalar.
Bacalar tiene una gran icono como protagonista que es su laguna de los siete colores que es el gran foco de atracción de la zona.Os voy a compartir mis propuestas de visitas en Bacalar:
La Laguna: la Laguna de los siete colores puede parecer un espejismo pero es pura realidad que yo he visto y vivido. 57 kilómetros de largo y 2 de ancho de puros colores entre verdes y azules turquesas y aguas transparentes a colores más oscuros.
La mejor opción para conocer la Laguna es tomar una excursión para navegar por ella. Yo opté por Cucos Tours, que disponen de barcos de un máximo de 15 personas a 300 pesos -12’5€- y el recorrido dura dos horas.
Durante todo el recorrido el guía explica todos los detalles de las diferentes zonas por las que se navega y hay dos oportunidades de bañarse y disfrutar del agua.En la Laguna encontramos zonas bien diferenciadas y colores diversos que acompañan según donde estemos, por ejemplo el cenote Esmeralda o el cenote Negro o de la Bruja que tiene un precipicio natural de 90 metros, por lo que está prohibido zambullirse si no se es profesional.
Y es sencillamente un sueño.
Lo ideal es alojarse en algún hotel con salida directa a la Laguna.En la Laguna de Bacalar conoceréis uno de los seres vivos más extraños, los estromatolitos: son fruto de la actividad de agrupaciones de células en colonias formando rocas sedimentarias, estructuras minerales bioconstruídas, finamente estratificadas de morfología laminar, las cianobacterias, mediante fotosíntesis, liberan oxígeno y captan de la atmósfera grandes cantidades de dióxido de carbono para formar carbonatos que, al precipitar, dan lugar a la formación de los estromatolitos.
Recomiendo leer este artículo para saber más sobre los estromatolitos.Fuerte San Felipe: es la estructura principal que preside la plaza del pueblo. Forma parte de la historia de la ciudad. Bacalar fue fundado por los mayas hacia el año 415 d.C. con el nombre de Sian Ka’an Bakhalal. La construcción del fuerte comenzó en 1725 y concluyó en 1733; su edificación se debió a que, en esos tiempos, Bacalar era constantemente saqueado por piratas ingleses, franceses, holandeses, africanos y orientales. En 1858 el fuerte fue tomado por los mayas insurrectos de la Guerra de Castas. Entrando podéis ver los cañones y disfrutar de las vistas de la Laguna. Dentro, en el Museo del Fuerte de San Felipe Bacalar, podréis entender parte de la historia de Bacalar y admirar el magnífico mural de Elio Carmichael. Muy recomendable.
Así mismo, también veréis un esqueleto en el subsuelo de un pirata que se cree que tiene siglos de antigüedad.
La entrada al fuerte y al museo cuesta 110 pesos.Zócalo: La Plaza de Bacalar es el punto central de la ciudad. Allí se encuentra el punto de información turística, un par de pequeños centros comerciales con souvenirs, el parque para sentarse y ver pasar los locales.También está el Palacio Municipal -el Ayuntamiento- donde tuve la suerte que me recibiera el Alcalde José Alfredo Contreras Méndez que me otorgó el título de visitante distinguida. Todo un honor.Museo Municipal Fotográfico de Bacalar Pueblo Mágico (MUMUFO): ubicado en el mirador norte de la ciudad, nació en Octubre 2021 como un proyecto para recopilar, documentar y exponer ante turistas y a la población en general, fotografías históricas de índole cultural y patrimonial para preservar el pasado e identidad bacalarense.Vemos en él muchas fotografías de bodas, eventos populares del último siglo en Bacalar.
La entrada es gratuita.Parroquia de San Joaquín: cerca del Zócalo, fue construida en el siglo XVIII. Es uno de los muchos puntos de referencia en la ciudad.
Esta dedicada al santo patrono de Bacalar que es San Joaquín y en su interior se puede apreciar la figura de este santo, así como algunos murales que narran la historia de la Guerra de Castas.Restaurante La Playita: uno de los restaurantes más populares y más concurridos de Bacalar, y por dos motivos: por su ubicación con salida a la laguna directa, y por su infinita carta con una propuesta gastronómica deliciosa.Yo opté por camarones en diversas versiones, así como unos cócteles riquísimos.Cenote Azul: 4 km al sur de Bacalar, en dirección a Chetumal, la capital del estado, está el Cenote Azul, es de los pocos cenotes a cielo abierto en el mundo maya y el mas grande.
Cuando os acerquéis, veréis que realmente es oscuro, y esa oscuridad se debe a la profundidad y no al color del agua. Al nadar se puede ver el agua cristalina y trasparente, desde la altura al entrar la luz y ser profundo adquiere ese tono. Dato curioso, al ser un lugar donde nace o brota el agua desde los manantiales interiores son templadas en verano y cálidas en invierno (invierno caribeño, claro).
Entrar cuesta sólo 25 pesos (poco más de 1€) y sus instalaciones son viejunas. Me comentan que se come muy bien en su restaurante, es un destino popular entre los locales.Zona arqueológica Chacchobén: es un sitio arqueológico a 55 kms del centro de Bacalar, que se estima que se estableció alrededor del año 200 a.C. En el sitio hay tres pirámides excavadas mantenidas en excelentes condiciones, así como varias ruinas más pequeñas para explorar. Son parte de una antigua ciudad maya, con estructuras que datan alrededor del año 700 d.C. Chacchobén siguió siendo un sitio ceremonial para los mayas hasta 1847, momento en el que comenzó la Guerra de Castas, lo que llevó al eventual abandono del sitio. Olvidadas durante décadas, las ruinas fueron redescubiertas en 1942 por un agricultor local que construyó su casa en el sitio.Hoy en día, los visitantes pueden caminar alrededor del hermoso sendero de la selva en Chacchoben y encontrar las pirámides, las plazas antiguas y la flora y fauna tropical de la región. También hay varias colinas y montículos cubiertos de vegetación que podrían ser más pirámides u otras estructuras, y fue fascinante ver de primera mano cómo las ruinas alguna vez estuvieron escondidas bajo la jungla.
No está permitido subir a la cima de las pirámides, aunque hay ciertas áreas donde los visitantes pueden tomar fotos en las pirámides. También hay un alto conjunto de escalones antiguos que los visitantes suben para llegar a dos de las pirámides en el sitio. En este link podéis consultar dónde dormir en Bacalar, propuestas para todos los presupuestos
Aquí podéis leer mi experiencia completa en Mia Bacalar, el mejor hotel de Bacalar
En este link podéis leer sobre los 4 mejores hoteles en Mahahual
Podéis ver en mis redes sociales más comentarios y fotos siguiendo #GraupixCaribeMexicano y #GraupixBacalar