0 elementos

Viajar al Yucatán tiene la característica especial que es un viaje responsable con las comunidades, con la historia y un disfrute de lo que representa slow travel. Una experiencia única en el mundo, es visitar y dormir en lugares históricos como son las Haciendas yucatecas. Durante los primeros años de la época colonial, eran donde vivían los encomenderos españoles. Más tarde, en el siglo XVII las estancias fueron creciendo en extensión y número, y se situaron en regiones cada vez más apartadas de las poblaciones importantes; pero su actividad primordial siguió siendo la producción de ganado. Durante el siglo XIX muchas de las haciendas maicero-ganaderas, especialmente las de Mérida, se transformaron en henequeneras*.
* Henequén es una planta, una especie de agave y con cuyas fibras se fabrica el sisal, para que nos hagamos una idea, es como el material de la cuerda o de las hamacas.En la casa principal vivía el propietario-hacendado, también encontramos la casa de máquinas, la iglesia, las casas de los trabajadores, pero todo sufrió un parón hacia los años 30 del siglo pasado cuando se inventaron los hilos sintéticos y la industria del henequén cayó abruptamente y con ello, el esplendor de las haciendas.
Gracias al esfuerzo y sensibilidad de personas amantes de la cultura y de la historia, se han podido reconvertir los escombros de esas haciendas en hoteles, museos, casas de campo y lugares para eventos exclusivos.
Aquí podéis leer más sobre mi experiencia en haciendas yucatecas, como en Hacienda Temozón, A Luxury Collection
En este link podéis leer mi estancia maravillosa en Hacienda San José, A A Luxury Collection
Podéis leer aquí mi experiencia en Hacienda Santa Rosa, A Luxury Collection
Por cierto, si veis un arco en la entrada de una Hacienda con doble o simple arco, significa las toneladas de henequén que producían. Si son dos arcos, dos toneladas.Y yo he recorrido algunas en los últimos años y os comparto mis preferidas:
Hacienda Temozón, a Luxury Collection Hotel: es el mejor ejemplo para remontarse en el tiempo y respirar el ambiente de prosperidad económica que vivió Yucatán a finales del Siglo XIX y principios del XX. Ya a mediados del Siglo XVII la Hacienda concentró su productividad en la cría de ganado y a partir de la segunda mitad del XVIII, se revolucionó con el cultivo y la exportación de fibra hacia Estados Unidos principalmente.
Temozón nos permite apreciar ahora los indicios de la época de esplendor. Y lo que más me gusta es su spa en un cenote, en la gruta. La piscina, con detalles arquitectónicos modernos, luce magnífica en el centro de un conjunto visual que proyecta al fondo el edificio de la casa de máquinas. Siguiendo ese camino encontramos un cenote.
Cuenta con 28 espaciosas suites lujosamente amuebladas y amplios baños con modernas instalaciones.
En este link podéis ver todas mis fotos de Hacienda Temozón.Hacienda San José,  a Luxury Collection Hotel: ocupa lo que una vez fueron las viviendas de una plantación colonial, es sencillamente espectacular en todos los sentidos.
Tan sólo 15 suites y casitas esparcidas en 4 hectáreas, os resultará un lugar perfecto para relajaros, pasear o bañaros en las piscinas más perfectas. Dispone de dos piscinas, la principal había sido en tiempos de la hacienda henequera, el lugar de almacenar el agua; más tarde se trató ese espacio con un revestimiento único de resina de árbol, y eso confiere al agua de la piscina un suave brillo verde.
Para ver mis fotos de Hacienda San Jose, A Luxury Collection linkar aquí
Podéis ver mi Suite 3 en Hacienda San José, A Luxury Collection en este link
En este link podéis ver el Spa de Hacienda San José, A Luxury Collection
Aquí podéis leer toda mi experiencia en Hacienda San José, A Luxury Collection
Hacienda Santa Rosa, a Luxury Collection Hotel: es la más pequeña de las Haciendas de Marriott y es encantadora: dispone de once habitaciones y suites con el estilo tradicional de antaño, es trasladarse en el tiempo de esplendor de la hacienda.
En su jardín botánico se puede aprender sobre las diferentes plantas, sus características, y además, éstas son usadas en el restaurante y en el spa.Las dos piscinas del hotel son perfectas para las fotos de Instagram: una está en el edificio principal y la otra en la parte más antigua de la hacienda. Una maravilla.
Para ver mis fotos de Hacienda Santa Rosa, A Luxury Collection linkar aquí
Podéis ver mi Suite 4 en Hacienda Santa Rosa, A Luxury Collection en este link
En este link podéis ver el Spa de Hacienda Santa Rosa, A Luxury Collection
Aquí podéis leer toda mi experiencia en Hacienda Santa Rosa, A Luxury Collection
Hacienda Xcanatun by Angsana: situada a sólo 15 minutos del centro de Mérida, ha recuperado el esplendor que tuvo en el Siglo XVII y fue totalmente restauradaI, como una de las haciendas henequeneras más importantes de Yucatán. Ahora es un sofisticado hotel con 18 suites, todas ellas decoradas con una perfecta mezcla de obras de arte de la artesanía local y todos los detalles contemporáneos necesarios para que su estancia sea única y confortable.
La decoración está inspirada en la tradición de las haciendas y es de estilo contemporáneo.
Rodeada de  exuberantes jardines privados, a mediados de 2022 tendrán un spa nuevo y 26 habitaciones nuevas.
Su icónico restaurante Casa de Piedra propone platos deliciosos de comida regional con guiños a la gastronomía tailandesa.Hacienda Tekik de Regil: esta vieja hacienda henequenera, situada a escasos kilómetros de Mérida, es una de las más antiguas, del siglo XVI. Al llegar por primera vez a Tekik de Regil asombra la monumental grandeza de su casa principal, cuya fachada mide 70 metros de largo, tendiendo una magnífica columnata con una elegante balaustrada que baja por los extremos de una escalinata amplia y majestuosa que conduce a la terraza.
Sólo encontramos dos suites, maravillosas ambas.La huerta interior de añosos árboles, sus típicos acueductos de riego hechos de mampostería y un enorme estanque que los surte de agua, constituyen un atractivo más de esta monumental hacienda de la belle epoque de Yucatán.– San Antonio Hool: cuenta con gran valor histórico y cultural que forma parte del catálogo de Haciendas protegidas por el INAH. El nombre San Antonio Hool hace referencia a San Antonio de Padua. El toponímico «Hool» es de origen maya y significa hoyo o concavidad en la tierra, igual se puede traducir como puerta o acceso.
El conjunto consta de jardín principal, cuarto de máquinas, piscina, capilla, bodega y la casa principal con 8 majestuosas y espaciosas habitaciones, 4 con piscina privada que le da un atractivo muy particular. Comentar que su cuarto de maquinas es realmente especial para eventos y la bodega preciosa para comidas o cenas especiales
Es la única de las haciendas del artículo que no conozco en persona, pero me dicen que es de las más bonitas y que se tiene que incluir. Espero poder ir a conocerla pronto.Hacienda Yaxcopoil: varios edificios de estilo campestre, que a través de su colonial arco doble, nos transporta y conduce a los históricos períodos del siglo XIX. Yaxcopoil, que en lengua maya significa «Lugar de los álamos verdes», reúne en su historia los tres grandes periodos del Yucatán: la vida prehispánica, la colonial y el auge henequenero de fines del siglo XIX y principios del siglo XX.Todos sus interiores han sido restaurados y son un museo donde podemos ver cómo se vivía antaño: varias salas con las colecciones privadas de la familia, así como se reúnen numerosas vasijas y piezas arqueológicas halladas en las ruinas mayas de la hacienda. Por fuera la hacienda no ha sido restaurada,
La entrada cuesta 125 pesos.
Sólo encontramos una gran y bonita suite para dormir, sólo seamos conscientes que no hay servicios de hotel. Cuesta 3 mil pesos.En la Hacienda Xtepén, que es maravillosa, en estos momentos no hay habitaciones para dormir y sólo tienen la Hacienda para eventos, pero pronto tendrán lugar para dormir.
Sin duda, una visita a Yucatán no es completa si no dormimos en una hacienda, os ayudará a entender mejor la historia local y os encantará.