0 elementos

Las Islas Fari es el nuevo destino de lujo para los jetsetters mundiales, compuestas por 3 resorts de lujo punteros y recientemente abiertos en Junio 2021: Patina Maldives y The Ritz-Carlton Maldives, y se está construyendo un tercer resort, el Capella. Aquí un lujo sin precedentes ofrece todo lo que cada viajero puede llegar a soñar: entretenimiento, privacidad, actividades náuticas, y relax, a parte de siempre ir acompañado de la imagen perfecta del paraíso: mar azul y arena blanca.
En The Ritz-Carlton Maldives, disfruté de una experiencia fabulosa, literal. Diseño, gastronomía y servicio en el paraíso. ¿Qué más se puede pedir?Aris Meeha es la contribución de The Ritz-Carlton a expandir el léxico de la hospitalidad de lujo, a este tipo de servicio de mayordomo en Patina Maldives lo llaman Essentialist y en Gili Lankanfushi lo llaman Mr Friday, mi lenguaje se ha enriquecido con una palabra maldiva llena de significado histórico: está inspirado en las antiguas costumbres de las cortes reales de Maldivas, y en The Ritz-Carlton Maldives todas las villas disponen de tan preciado servicio.
Mi Aris Meeha fue Samy y me dió un servicio absolutamente perfecto para disfrutar de una estancia redonda.
En este link podéis ver todas mis fotos de The Ritz-Carlton Maldives
En este link podéis ver mi vídeo de mi water villa en The Ritz-Carlton Maldives
En este link podéis ver mi vídeo del Spa the The Ritz-Carlton Maldives
Podéis ver más fotos y comentarios en todas redes sociales siguiendo #GraupixMaldivesUbicado en el extremo noreste del atolón de Malé Norte, la zona es famosa por sus playas vírgenes de arena blanca y brillantes aguas azules repletas de vida marina. Sólo necesitamos tomar el barco del hotel que nos recoge en el aeropuerto de Malé (sí, aeropuerto y puerto están juntos) y en 45 minutos llegamos a The Ritz-Carlton Maldives.
Un efecto wow que os impresionará a lo largo del resort, especialmente la zona del spa y de las water villas. Todo diseñado por Kerry Hill Architects, que se inspira en su entorno natural, incluidos los elementos del agua arremolinada y la brisa del océano, todo se incorpora a una narrativa de diseño que se basa en la forma de un círculo que también representa el flujo de la vida de la isla. De hecho el resort dibuja una línea recta conformada por tres islas: la isla sur donde está el entretenimiento: el centro de deportes náuticos, gimnasio, pistas de tenis, kids club y algunas villas, así como el Beach Shack para las puestas de sol más espectaculares.En el centro se encuentra la gastro-isla, donde están los restaurantes. La isla norte está compuesta sólo por villas y dos espacios al aire libre para eventos.
Cruzando el puente de madera llegamos a las water villas y al spa, todas en forma circular y perfectas para Instagram. Todo lo recorrí con la bicicleta que dispone cada huésped en la villa, la otra posibilidad era el buggy con mi aris meeha pero yo preferí moverme en bicicleta, que con la brisa marina maldiva, era maravilloso.Mi villa sobre el agua, diseño puro y absolutamente un sueñoPor cierto, en mi villa, me esperaba una de las mejores bienvenidas: fruta, champagne y varias sorpresas hechas de Nutella, felicidad en un plato.Los ari meeha ayudan a los huéspedes de cada una de las 100 villas sobre el agua o frente a la playa a organizar actividades como clases de cocina de Maldivas, actuaciones tradicionales de tambores cronometradas hasta la puesta de sol, partidos de cricket en la playa o sesiones de arte y manualidades para niños, hay muchísimas para elegir. Yo me decliné por Sunrise Yoga en un lugar mágico para ello, circular y con vistas al mar.También realicé un paseo en dhoni, el barco tradicional maldivo para ver la puesta de sol, y delfines, ¡vimos muchísimos!
El Spa es mi zona preferida: Ubicado en el centro de la laguna de la villa del resort, el spa de forma circular se ha realizado como un santuario de relajación con nueve salas de tratamiento, una suite de spa con una sala de relajación, una peluquería-manicura y una boutique.El menú del spa cuenta con una colección de tratamientos botánicos y artesanales para el cuidado del cuerpo y la piel de Bamford, junto con tratamientos de spa a medida y masajes curativos. Todo espectacular.Los huéspedes tienen acceso a siete restaurantes, incluido mi preferido: el restaurante overwater Summer Pavilion, ofreciendo la mejor gastronomía cantonesa que me trasladó a mis viajes a Hong Kong y Singapur. Yo disfruté de un festival de dimsums, y además me deleitaron con unos rollitos de banana y Nutella, realmente la guinda para una cena espectacular:También hay una propuesta de gastronomía japonesa con restaurante japonés Iwau, el restaurante italiano La Locanda abierto todo el día y donde se sirven los desayunos, el Beach Shack de inspiración mediterránea donde me sorprendieron con un martini de Nutella:y el Eau Bar: enfrente la piscina principal con propuesta de cócteles y comida deliciosa y sana: Algo muy único: es el primer resort de la región en colaborar con el programa de embajadores del medio ambiente de Jean-Michel Cousteau – productor de documentales, autor de libros y fundador de la Ocean Future Society– que gracias a su conocimiento de los fondos marinos y de la fauna, enriquecen las experiencias de los huéspedes. Tenemos que tener en cuenta que las Maldivas es un destino muy especial formado por unas 1200 islas y un 99% de océano, lo que hace que tenga fauna y flora autóctona tropical. Los naturalistas entrenados por Cousteau comparten la manera de ver y aprender de los océanos y su valor para el futuro de la humanidad.
Sin duda, me volverán a ver pronto en The Ritz-Carlton Maldives.