0 elementos

Una de mis ciudades preferidas en Europa, sino la preferida, es Viena. Elegante, interesante, llena de cultura, agradable para pasear y todo a precios decentes. Tiene muchas de las cosas que le pido a una ciudad.
La capital de Austria ofrece suficientes atracciones como para pasar una semana, pero si queréis empezar por pasar 2 o 3 noches, es una muy buena opción para una escapada, escapada romántica porque la ciudad es el marco perfecto para parejas, y para el amor.En este link podéis leer mi artículo sobre la Ringstrasse de Viena
En este link podéis leer mi artículo sobre la Escuela Española de Equitación y la Fête Imperiale
En este link podéis leer mis cafés históricos vieneses preferidos
Aquí podéis leer mis propuestas de diseñadores, compras y terrazas con vistas en Viena
En este link podéis leer mis sugerencias para foodies en Viena
Si buscáis hoteles chic y asequibles, podéis leer aquí mi artículo
En este link podéis leer mis museos favoritos en Viena
Podéis ver mis fotos de Viena en este link
Link oficial de Turismo Viena
Podéis ver más fotos y comentarios míos siguiendo el hashtag #GraupixWien en todas mis redes sociales
He seleccionado mis hoteles favoritos en Viena, para todos los bolsillos:
– Hotel Sacher es uno de los símbolos de Viena, es un edificio histórico  inaugurado en 1.876, y rezuma antigüedad y elegancia en todos sus rincones. De propiedad familiar, divididas en seis edificios interconectados dispone de 152 habitaciones, todas ellas diseñadas por su propietaria Elisabeth Gürtler en un suntuoso estilo del siglo XIX con antigüedades y sedas. Su Café Sacher es prácticamente un ritual obligado para todos los visitantes de la ciudad. Y si podemos, sugiero probar el spa con tratamientos, como no, de chocolate.
Para ver mis fotos de Hotel Sacher Wien linkar aquí
En este vídeo podéis ver mi Der Rosenkavalier Suite en Hotel Sacher Wien
En este vídeo podéis ver el Sacher Boutique SpaPark Hyatt Vienna: no está situado exactamente en el mismo Ring, pero sí a pocos minutos caminando. Y es un hotel de lujo absolutamente fantástico. Hasta el año 2.008 el edificio fue un banco.
Cuenta con 143 habitaciones, incluyendo 35 suites. Sus restaurantes son de un diseño muy atractivo, incluso disponen de salón de té y de salón para fumar cigarros. Por encima de todo quiero destacar su piscina interior ubicada en la antigua cámara del tesoro del banco y decorada con antiguos lingotes. Su Aran Spa es muy inspirador también.
Para ver mis fotos de Park Hyatt Vienna linkar aquíPalais Hansen Kempinski Vienna: construido originalmente como un hotel para la exposición universal de Viena en 1.873 – cautiva al visitante con un edificio histórico, arquitectura moderna y lujo contemporáneo. Está situado en el corazón de Viena, en el Schottenring.
Dispone de 153 elegantes habitaciones y 58 suites, dos restaurantes, wintergarden y un Bar Cigar Lounge. Una zona de spa -inspirado en un hammam árabe- y gimnasio, así como salas de conferencias.
Para ver mis fotos de Palais Hansen Kempinski Vienna linkar aquí
En este link podéis ver mi vídeo de mi suite 320 en Palais Hansen Kempinski Vienna
En este link podéis ver mi vídeo del Spa de Palais Hansen Kempinski Vienna
En este link podéis leer toda mi experiencia en Palais Hansen Kempinski ViennaHotel Imperial, a Luxury Collection Hotel: ubicado en el Ring, originalmente el palacio fue construido como el hogar del príncipe de Wurtemberg en 1863 por el arquitecto Arnold Zenetti. Diez años más tarde se convirtió en el Hotel Imperial después de ser comprado por Horace, Ritter von Landau en 1872 y convertido en un hotel. Desde febrero de 2016 el hotel en sí es propiedad de Al Habtoor Investment, y sigue siendo parte de The Luxury Collection. El hotel rezuma historia en todos sus rincones. El hotel cuenta con 128 habitaciones de corte muy clásico. la Royal Suite es digna de reyes.
Dispone de una pequeña zona de bienestar con sauna y gimnasio.
Muy conocida es su Imperial Torte hay tres tipos diferentes y es el perfecto souvenir de Viena.
En este link podéis ver mis fotos del Hotel Imperial, a Luxury Collection HotelPalais Coburg: parece ser uno de los secretos mejor guardados porque este palacio dispone tan sólo de 34 suites y de unas salas para eventos totalmente palaciegas y preciosas -si podéis, reservad su champagne brunch de los domingos (no todos las semanas).
Sus suites son enormes, y en su gran mayoría tienen dos plantas. Disponen de baños de mármol clásicos y con toiletries de Jo Malone.
En su planta superior encontramos un bonito spa con piscina interior y una terraza sólo para huéspedes.
La terraza para no huéspedes la encontramos en su restaurante Clémentine que está ubicado en un winter garden precioso. Sin duda, su gastronomía es uno de sus puntos fuertes.
El hotel dispone de varias bodegas de vino y champagne, con más de 60 mil botellas -la más antigua de 1727-. Sin duda, la mayor del país. Ubicados en la zona inferior del hotel, organizan catas, y las salas que llevan a estas bodegas, son el lugar perfecto para eventos diferentes.
En este link podéis ver mis fotos de Palais CoburgGrand Hotel Wien: perfectamente ubicado en el Ring, dispone de 205 habitaciones. Otro grandioso hotel tradicional que nos traslado a momentos importantes de la historia austríaca. En 1862, el hotelero vienés Anton Schneider adquirió el edificio donde hoy se encuentra el Grand Hotel Wien. El 10 de mayo de 1870 se inauguró como el primer gran hotel de la ciudad. Allí se encontraban los primeros ascensores de vapor y una oficina de telégrafo, lo que fue una sensación en ese momento.
En su azotea encontramos el restaurante japonés Unkai que está entre los más populares de la ciudad. No perderos su sushi brunch los domingos y aprovechar la terraza exterior si el tiempo lo permite.
Dispone de un pequeño spa.
Como curiosidad: elaboran su propia miel en la azotea del edificio y la venden en el mismo hotel. Más información aquí
Su bizcocho Guglhupf es muy conocido y es una buena propuesta de souvenir que llevaros a casa.
En este link podéis ver mis fotos de Grand Hotel WienThe Ritz-Carlton Vienna: ubicado en el Ring y abierto en el año 2013, este clásico hotel de la cadena The Ritz-Carlton dispone de 201 habitaciones y suites, todas ellas muy amplias y de techos altos, y las de la séptima planta, cuentan con los servicios de Club Lounge. Ofrece experiencias gastronómicas originales, desde el único asador Dstrikt de la granja a la mesa, hasta las vistas espectaculares del Atmosphere Rooftop Bar, una de las pocas terrazas exteriores en la ciudad, también podéis probar la gastronomía siciliana en Pastamara y finalmente los cócteles de autor en el D-Bar.
Sin duda, mi parte preferida es el spa, que cuenta con seis salas de tratamiento, sauna, baño de vapor y camas calientes de relajación; el gimnasio; y la piscina, que tiene un sistema por el cual es posible escuchar música bajo el agua.