Formentera es la isla habitada más pequeña de las Baleares. Es una isla conocida por sus playas, por sus precios altos y por los famosos que la visitan. Pero Formentera tiene algo más, algo que no es fácil de describir. Es habitual que decepcione en la primera visita, que se piense que está sobrevalorada, pero es una isla que necesita tiempo. Hay un algo, una energía, un estado físico y mental que es difícil de expresar con palabras. Los azules de Formentera son únicos.
Podéis leer sobre las mejores playas y calas en este link
En este link podéis leer todos los detalles sobre hoteles y alojamientos para todos los bolsillos en Formentera
En este link podéis leer mis sugerencias para foodies en la isla, sea para desayunar, almorzar o cenar en la playa o en los pueblos.La isla es pequeña y solamente se accede a ella en ferry (o en barco particular los pudientes o con amigos pudientes). Desde el puerto (La Savina) hasta el pueblo más lejano (El Pilar de la Mola) hay 16,5kms. Para moverse por la isla os recomiendo el coche o la moto si vais en verano. La bici es muy útil en meses de no mucho calor, pero en agosto pretender ir en bici a todas partes es muy poco realista (eso sí: queda fabuloso para la foto de instagram). En la isla encontramos sólo seis pueblos:  Dos son más grandes, Sant Francesc (la capital) i Sant Ferran. Los otros 4 son La Savina, que es donde está el puerto, Es Pujols, la parte más turística y “guiri” de la isla, Es Caló de Sant Agustí y El Pilar de la Mola.
Sant Francesc y Sant Ferran son pueblos con casi todos los servicios.Están muy bien cuidados y son muy tranquilos durante el día, cuando todo el mundo está en la playa y por la noche hay más bullicio. Se pueden visitar en 15 minutos, pero vale la pena pasear por sus calles y tiendas. A mi me encanta ir a la panadería a primera hora y ver cómo el pueblo despierta.La Savina es un pueblo de paso con apartamentos para turistas y bares para la gente que está en barcos y que llega en el ferry, pero en los meses de invierno está totalmente desierto. Hay un par de hostales muy bonitos y restaurantes que valen la pena.Es Pujols es la zona turística por excelencia. Generalmente llena de extranjeros con bares, tiendas de souvenirs, heladerías…. Sin pasarse, pero un ambiente poco acorde con el espíritu general de la isla. En invierno es una zona desierta. No sería mi lugar preferido aunque sus playas son maravillosas, como en toda Formentera.Es Caló de San Agustí es un pueblecito de postal, al lado del mar, con un puerto de libro, con la calle más estrecha del mundo, con casitas de pescadores, con hostales preciosos y con playas y acantilados y paisajes y veleros. Yo siento que he llegado a Formentera cuando lo veo y me paro a respirar y sentirlo.El Pilar de la Mola es mi pueblo preferido. Está en la zona más alta de la isla. Para llegar hay una carretera en medio de un bosque de pinos que sube haciendo curvas y que a la gente de la isla le da mucha pereza.  Si por ejemplos pides una pizza no te la traen a la Mola, tienes que bajar a buscarla… Es muy tranquilo y está relativamente aislado. Desde ahí se puede pasear por llano o ir hasta los acantilados del Far de la Mola o llegar hasta un par de playas recónditas y solitarias.Este artículo ha sido escrito con la ayuda de mi amiga MF que cada año pasa un mes en Formentera. Desde hace 15 años, y me fío totalmente de su criterio, y espero poder ayudar a mucha gente que visite la maravillosa isla.
Las fotos son del instagram de Turismo Formentera o de algún usuario a quien he mencionado con su link correspondiente.