Como sabéis, no hay nada que me entusiasme más que un buen hotel asiático que ofrezca tratamientos de belleza, yoga, tranquilidad y riquísima comida. Pero para eso tengo que volar muchos kilómetros y no puedo hacerlo tan a menudo como me gustaría -y menos ahora en situación de pandemia-. Por eso, os quiero compartir mi último descubrimiento: A tan sólo 40 minutos en coche del aeropuerto de Málaga se encuentra Shanti-Som, que es un concepto diferente de la Costa del Sol que acostumbramos a tener in mente y que me sorprendió por su tranquilidad, su aire fresco y su diseño asiático.
En este link podéis ver mis fotos de Shanti-Som
En este link podéis ver mi vídeo de mi suite en Shanti-Som
En este link podéis ver mi vídeo de toda la zona wellness en Shanti-Som
Podéis mirar las etiquetas #GraupixCostaDelSolMalaga y #GraupixShantiSom en mis redes sociales para más detalles e inspiración
El edificio es de inspiración claramente asiática y su gran lobby recuerda los muchísimos resorts de cadenas internacionales asiáticas como Banyan Tree o Six Senses donde me he alojado en lugares alejados e increíbles. Bali y Tailandia en la Costa del Sol.
Un vestíbulo al abierto, mucha madera, techos altísimos y cuadros del artista local Alejandro Hermann muy inspiradores, preciosos.Las 14 habitaciones están dispuestas en formación de claustro alrededor de tres lados de un patio central que se utiliza para comer al aire libre. En las habitaciones no disponen de wifi.
Dispone de 12 habitaciones premium:y de dos suites de lujo. Las habitaciones tienen nombres como “Inspiration”, “Peace” y “Happiness”, “Courage”,etcEn tiempos de covid el desayuno se pre-elige la noche anterior y te lo sirven a la hora acordada. Todo delicioso y super bien presentado. Zumos frescos, pan recién horneado, quesos malagueños, todo top.
No tienen Nutella, es un hotel realmente saludable, no como yo.La carta del almuerzo o cena está inspirada en comida asiática y mediterránea. Como amante de Tailandia, elegí varios platos tailandeses. Y mi nuevo postre favorito que repetí varias veces: “Piña colada”: piña asada con helado de coco. Tan tan delicioso!La parte wellness está formada por un pabellón de yoga exterior, que bien podría estar en Bali, de hecho, he visto muchos muy similares. Enorme, precioso, se oyen los pajaritos mientras se practica yoga o meditación.Las clases son con poquísimas personas:Yo superé mis propios límites probando el pilates aéreo. No las tenía todas conmigo pero conseguí disfrutar de mi clase privada:Y también disponen de una encantadora sala de yoga interior:Y si lo vuestro es il dolce far’ niente, ¿por qué no tumbaros en la piscina?O regalaros algunos tratamientos en su spa. Disponen de cuatro salas de tratamientos:En las salas se realizan masajes, faciales, LPG. Yo disfruté de un masaje ayurvédico espectacular y de un masaje de espalda:Y encontraréis también una zona húmeda con sauna finlandesa y hammam.Una de mis actividades fue Soul Reading: algo nuevo para mi para conectar conmigo misma a nivel del alma. La lectura del alma es una comunicación de tu alma a ti. Vicky, la conductora, sabe leer el alma para transmitir la guía y las ideas que tu alma quiere que sepas para que puedas vivir tu vida con sentido, abundancia y alegría en todos los niveles de tu ser. Muy interesante.Shanti-Som está en el medio de la montaña, la naturaleza lo rodea, y tiene un huerto ecológico y un jardín orgánico que proporciona las hierbas para la cocina del resort.En definitiva, Shanti-Som es un lugar mágico, donde yo sólo pasé tres dias, pero si tenéis la oportunidad de realizar uno de sus programas/retreats que pueden durar entre una semana y lo que queráis. En un mundo ideal, con 14 días por ejemplo, os da tiempo para realizar un programa de détox o de pérdida de peso. Si lo que preferís es relajaros y tomar parte en un programa de yoga o pilates, también es posible. Incluso todo lo contrario: un programa de entrenamiento de alta intensidad:Probadlo, vuestro cuerpo y vuestra mente os lo agradecerán.