0 elementos

En un edificio vetusto y oficialmente poco atractivo, se encuentra el Hotel Don Pepe Gran Meliá, y la prueba de que el aspecto exterior no tiene nada que ver ni con el interior, ni con la experiencia que el cliente puede tener, es que a mi me brindó una experiencia top, ¡como pocos hoteles!.
Abrió sus puertas en 1964, y es uno de los buques insignia de Meliá, y doy fe que puede serlo: su ubicación, servicios y vistas son perfectos. Ofrece todo lo que le pido a un hotel, en este caso, está en la playa, justo donde empieza Marbella, por lo que en un par de minutos nos plantamos en el centro, servicio de lujo, se adelantan a los deseos del cliente, y al estar en la playa, sus vistas son de escándalo.
En este link podéis ver mis fotos del Hotel Don Pepe Gran Meliá
Podéis ver mi vídeo de mi suite en Hotel Don Pepe Gran Meliá
En este link podéis ver mi vídeo del Tacha Beauty & Wellness en Hotel Don Pepe Gran Meliá
En este link podéis leer mis sugerencias chic en Marbella: restaurantes, diseñadores y compras
Podéis leer mi artículo sobre mi experiencia de compras de lujo en Puerto Banús en este link
Podéis mirar la etiqueta #GraupixMeliaMarbella y #GraupixCostaDelSolMalaga en mis redes sociales para más detalles e inspiración.Su lobby y planta baja es una mezcla de estilos, no hay una sola tendencia, resultado de diferentes reformas, en cualquier caso el vestíbulo y la recepción son amplios y luminosos. Y su olor, desafortunadamente, no se puede transmitir en este artículo, utilizan un aroma delicioso, que recuerda al de orquídeas blancas. Discretamente agradable.En tiempos de covid, no sólo tienen plexiglass en la recepción y gel hidroalcóholico, sino que también toman la temperatura cada vez que se entra en el edificio, y me parece una medida muy adecuada, no lo hacen en demasiados lugares:Allí encontramos también el nuevo Audrey Lounge & Bar que ha sido estrenado este año, y es el nuevo lounge bar del hotel, y como su nombre indica, rinde homenaje a la belleza ad eternum y elegancia de la actriz Audrey Hepburn. De hecho es un bar precioso, super sesentero y de inspiración art-déco:Madera, mármol negro, dorados, la combinación perfecta que evoca a los años dorados de ese añorado Hollywood clásico ¡Me encanta!
Además se prolonga a una terraza exterior que es el lugar perfecto para un tentempié o un cóctel:
El hotel dispone de 194 habitaciones de líneas claras y blancas, muy mediterráneas. Muy agradables, especialmente, si podéis, elegid las que tienen vistas al mar.
De éstas, ochenta son Red Level, el nivel de las suites dotadas de todas las comodidades y una amplia gama de servicios exclusivos de lujo,Yo tuve la suerte de disfrutar de una de estas suites, con salita, amplísimo baño y unas vistas espectaculares, además de un balcón esquinero:Y sus amenidades del baño son Clarins, como su spa. ¡Maravillosas! (éstas son las que sí me llevo a casa, cosa que no ocurre con frecuencia).Mi estancia estuvo repleta de detalles y sorpresas que marcan la diferencia, no sólo a mi llegada esperándome mi champagne preferido Veuve Clicqot, agua, y chocolate delicioso de Goyo Marbella:sino con  varios detalles que me encontré cada noche:o regalos personalizados y únicos como:La gastronomía merece un punto y aparte en Hotel Don Pepe Gran Meliá, yo sólo pude probar uno de sus restaurantes, el nuevo Erre by Urrechu del cocinero vasco Iñigo Errechu.
Erre significa quemar en vasco, y en el restaurante, la brasa y el producto, son los grandes protagonistas:Carnes, pescados y  opciones para veganos. El chef incluye también alguno de sus platos estrella como el popular minibrioche de txangurro ¡Un placer cenar allí!El desayuno y como corresponde en tiempos de covid, era un buffet amplísimo y servido. Tenían de todo muy bien puesto y colocadito en tarrinas o platitos individuales, muy mono ¡Nutella incluída!Y una de las bazas más importantes para elegir el Hotel Don Pepe Gran Meliá como nuestro alojamiento en Marbella es su zona de wellness, empezando por los espectaculares jardines y piscinas exteriores:incluyendo sus monísimas camas balinesas (os recomiendo reservar porque van muy buscadas)También dispone de un gran gimnasio, piscina interior y saunas:Como no puede ser de otra manera, mi parte preferida del hotel es su Tacha Beauty & Wellness, sí, el templo de los cuidados: belleza y masajes. Yo disfruté de una combinación de masaje con limpieza profunda, siguiendo todos los protocolos de Tacha Beauty  & Wellness: la terapista llevaba mascarilla, e hizo un trabajo excelente, yo ahora, tengo la piel mal, por mucho que me la cuide.
Podéis leer mi artículo sobre este tema en este linkEn resumen, tuve una experiencia extraordinaria, y necesito regresar al Hotel Don Pepe Gran Meliá para poder disfrutar del hotel, de sus jardines y de su gastronomía sin prisas, un #GraupixApproved en toda regla.