Redefinir Thainess con eventos únicos en Tailandia

El acrónimo ‘MICE’ significa ‘Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions’. MICE es usado para un tipo de turismo que tiene que ver con grandes grupos, normalmente de negocios, es decir, congresos, incentivos o reuniones. La industria MICE juega un papel muy importante en la escena turística de TailandiaTailandia como destino de top de turismo que es, ha estado desarrollando la industria de eventos para ser capaz de atraer grandes eventos, no sólo incentivos, sino también grandes congresos y ferias.
Para profundizar en este sentido, entrevisté a Chiruit Isarangkun Na Ayuthaya, presidente de  TCEB, si leéis mi entrevista, veréis los grandes esfuerzos que realiza Tailandia en la industria MICE, y el gran apoyo que dan a organizadores, y dando a conocer diferentes destinos en Tailandia para apoyar a las comunidades y organizar evento únicos con excelencia..
Con la excusa de asistir al Thailand MICE Forum 2019, fue invitada a conocer nuevas posibilidades de eventos diferentes y redefinir Thainess en Bangkok y Hua Hin.


Mi viaje se dividió entre Bangkok y Hua Hin, y entre ambas ciudades, he descubierto una serie de actividades, que reflejan el arte de vivir tailandés, la cultura y la historia. El Thainess.
El Thainessarte de vivir tailandés hace referencia a la forma de ser y el sentir de las gentes de mi país preferido, a su carácter distintivo y su cultura única. La hospitalidad tailandesa constituye uno de los aspectos más representativos y característicos del país de la sonrisa. La esencia del Thainess se apoya en la Cultura Thai, el estilo de vida Thai y la experiencia Thai. 

Baan Thaka: ubicado cerca del mercado flotante de Tha Kha, llegué allí en bote. Allí toda la comunidad vive del cultivo del coco y de los productos que realizan derivados de él:

Pude ver cómo raspaban el coco para obtener toda su pulpa:

Ví cómo se hace el sirope de coco

El artesano tallaba las cáscaras de los cocos para hacer barquitos:

Y también con las hojas de palma del cocotero, se hacen bolsos, cuencos, gorros y otros enseres:

Como veis, del coco se aprovecha todo. 

Parque Memorial del Rey Rama II Memorial: allí tuve la excelente visita guiada por la profesora emérita Siriwan Silapacharanan. Este parque fue construído para honorar al rey Rama II y es gestionado por su fundación real. El rey Rama II le fue otorgado el reconocimiento de Personalidad al servicio de la UNESCO por sus contribuciones a las artes y culturas de Tailandia, y sus logros son celebrados en este recinto. Además aquí podéis ver el museo del rey Rama II, compuesto por cuatro edificios, que acogen elementos de las casas de la era Rattanakosin y de cómo vivían en las casas reales en esa época.


Allí nos vistieron con trajes típicos tailandeses del período del rey Rama II:

Y para finalizar disfrutamos de un almuerzo espectacular en el pabellón Puppla Rimnam:

Golden Windmill Salt Spa: este coqueto espacio, es un lugar dónde producen productos con sal marina de la zona y con hierbas tailandesas. Además, también hacen masajes, nada glamouroso pero muy auténtico:

Somdet Phra Srinagarindra Park para redefinir nuestro cuerpo: en este parque agricológico gestionado por la fundación Chaipat.  Allí primero me explicaron qué hace la fundación para apoyar a la comunidad y enseñarles cómo crecer con agricultura sostenible

En diferentes estaciones, realizamos workshops con temas sostenibles y muy tailandeses: hicimos las “pinzas”, ese utensilio de tela con hierbas comprimidas en su interior, la esencia pura de las plantas tailandesas impregnadas en vapor que se aplican como masaje. Había recibido muchos masajes con estas pinzas, pero jamás las había hecho! Thainess en estado puro!

También tuvimos una estación con diferentes productos y cocinas, para cocinar según nuestro signo. Yo soy agua, y para mi cuerpo lo ideal son los pomelos, tomates, mangos y piña. Y en realidad están entre mis productos favoritos!

La siguiente estación fue realmente curiosa: reforestar el bosque con semillas pequeñitas lanzadas con un tirachinas, tal cual!

Y para finalizar, plantamos arroz, sí realmente yo planté arroz.
Es mucho más difícil de lo que parece, el dedo tiene que ahondar profundamente para que la planta del arroz quede bien sujetada y en posición vertical.

Estoy encantada de haber probado tantas experiencias únicas en Somdet Phra Srinagarindra Park.
Cómo véis hay múltiples actividades de la cultura tailandesa que se pueden hacer para poner un toque de originalidad a vuestro evento. Sin duda, es un plus aprender de elementos tradicionales tailandeses y compartir con el grupo.