Mi selección de heladerías en Barcelona

Por costumbre no he comido nunca helados en Mataró ni en Barcelona, sólo los comía en Italia. Básicamente porque me encanta el helado de chocolate negro y aquí este tipo cremoso, de chocolate negro -mínimo de 70%- no existía. Por suerte, por algún motivo que desconozco, los últimos años han abierto muchas heladerías de calidad en Barcelona.
Y yo, que soy chocolateadicta, y que me encantan los helados, y aprendí a amarlos, por extraño que parezca, en Alemania. Sí, en Alemania se compran helados todo el año, incluso en invierno cuando las temperaturas son heladas -mi teoría es que es gracias a la immigración italiana que abrieron muchos "Eis Café" y que encantan a los lugareños.
Por cierto, por si váis a Düsseldorf, los helados de Pia Eis son espectaculares y a 1€ tamaño pequeño, que de pequeño tiene poco. Y calculad un rato de cola hasta conseguir el preciado helado.

Por cierto, os dejo mis artículos de las mejores heladerías en Milán y en Florencia por si visitáis esas ciudades italianas.
Y nos centramos en los helados de Barcelona, que de esto se trata. Como curiosidad apuntar que ninguna de las heladerías visitadas, elabora las galletas de los conos. Debe haber un proveedor que se lleva la palma.
Para poder realizar mi lista, a parte de los que yo conozco, realicé una encuesta por Twitter para conocer más heladerías, y tuve múltiples y repetidas respuestas. 
Aquí mi selección después de visitarlas y probar helados:
- La Carambola: es la heladería que ha abierto más recientemente en Barcelona, en junio 2019. Es la aventura de un bombero y una futura médico, un lugar muy agradable pero sin lugar para sentarse. 
Su ubicación al lado de la Sagrada Família, y en un barrio tan familiar, a parte de sus deliciosos y artesanos helados, ha hecho que triunfase a los días de abrir, un mérito bien merecido. 
Yo los descubrí por instagram
Crean múltiples gustos, muchísimos veganos -sin leche- y os digo una cosa: casi lloro con el helado de Sacher y el de Strüdel, literal. 
Precio de una bola 2,10€, dos bolas 2,90€

- Swiss Chocolate 1871: sí como chocolateadicta oficial que soy, este es una de mis heladerías preferidas, en mi top tres. De hecho, es una chocolatería con chocolates suizos y algo de helados. No mucha oferta, pero su helado de chocolate negro es DELICIOSO.
Los chocolates Vanini de Lugano son bien conocidos, y su tienda en Rambla Catalunya, ha contribuido a que sean conocidos en la ciudad condal.
Precio de una bola 2,50€, dos bolas 4,50€

- Viaggio in Italia: esta pequeña y coqueta heladeria en la calle Carolines, es one-man-shop. Francesco, el simpático italiano, lo hace todo y lo hace todo muy bien. Nos encantaron sus helados.
Una amiga mía es adicta al helado de yogurt y lima, realmente delicioso.
Tiene un par de taburetes para sentarse.
Precio de una bola 2,50€, dos bolas 3€

- Cremeria Toscana: fue la primera de las heladerías italianas establecidas en Barcelona, en 2004, y que me hizo ilusionarme por comer helados en mi propia ciudad. Tienen un sabor de chocolate negro de verdad, comme il faut, a la italiana: cremoso y con auténtico sabor de cacao sin añadidos.
En su sede del Eixample en Barcelona, tienen un piso superior para sentarse y tomar algo con calma, y un pequeño rincón al lado de la nevera de helados.
Precio de una bola 2,90€, dos bolas 3,50€

- Delacrem: una de las heladerías que más me han recomendado y que yo ya conocía pero de la cual no soy especialmente fan. Básicamente por la poca vocación de servicio de las chicas que sirven los helados. He estado varias veces. Y hasta mi última visita, no recordaba que el helado de chocolat fuera tan rico, y en mi última visita para este artículo, disfruté muchísimo con el helado. 
El espacio es muy pequeño y siempre hay cola, es un sitio antipático.
Hay un rinconcito para tomarse el helado -un bancal que mira al exterior- y una bonita terraza pues la Delacrem está en la calle Enric Granados por su zona peatonal, una de las calles más bonitas de la ciudad. 

- Gelarto Rosa: abierto en marzo de 2018 cerca de la catedral y hacen arte del helado: no hacen bolas, sino que usan una espátula especial para poder formar el helado en forma de rosa en el cucurucho.
Gelarto Rosa  es la idea y apasionante proyecto de la hungaresa Niki Szökrön y su socio comercial el piloto Marc Gené. No sólo son buenos sino que son bonitos.
No hay lugar para sentarse.

- Paral.lelo: a pesar de su nombre, no están ubicados en la Avenida Paralelo sinó en la calle Séneca. Cuatro amigos italianos Matteo, Gianluca, Marco y Francesco se unieron para realizar helados cremosos italianos auténticos. En la encuesta que hice en twitter, me fueron sugeridos muchísimas veces. 
Su helado de chocolate está bueno, pero no es de los mejores de la ciudad. No he probado otros, están pendientes. 
Tampoco elaboran sus conos. 
Tiene un par de taburetes para sentarse dentro. 
Precio de una bola 2,50€, dos bolas 3,50€