Mi experiencia en Hacienda Victoria, Ecuador

Por casualidad ví en youtube un vídeo sobre el cacao fino con Jordi Roca, el vídeo era de la Hacienda Victoria y allí explican la importancia del cacao de fino aroma, que viene a ser el cacao más puro del mundo, en definitiva el mejor. Como estaba planeando un viaje a Ecuador, no lejos de esa zona, pues me puse en contacto para conocer la realidad del que dicen es el mejor cacao del mundo.
La Hacienda Victoria se encuentra a unos 50 minutos -95 kms- de la ciudad costanera de Guayaquil.

Las cifras del sector del cacao en Ecuador:

  • Tiene 521.000 hectáreas repartidas y ocupa alrededor de 1,5 millones de personas.
  • El 80% lo conforman pequeños productores
  • Ecuador vendió 124.000 toneladas en los primeros siete meses de este año
  • $ 389 millones se exportó a julio de 2016

Quiero destacar que el  cacao de fino aroma corresponde sólo al 5% de la producción mundial y Ecuador es el primer productor, y tengo que decir que Hacienda Victoria destaca con una producción promedio de 40 quintales por hectárea. Además, el cacao de fino aroma ecuatoriano destaca por su sabor floral, muy preciado por chocolateros de barras premium.
En Hacienda Victoria cultivan la variedad nacional arriba, es la que posee el sabor floral y tiene filiación ancestral al origen del cacao.  Esta variedad nacional arriba posee denominación de orígen. El orígen del cacao se encuentra en el alto amazonas entre Ecuador y Perú y sus vestigios arqueológicos con 5.300 A.P. que lo demuestran se encuentran al sur de Ecuador en la provincia de Zamora Chinchipe. Más información sobre la historia del cacao ecuatoriano en este link.

Su apuesta por el agroturismo, para difundir el mensaje de la importancia de un buen cacao -el nacional arriba-, de su elaboración y del amor por el trabajo bien hecho, es de gran relevancia. Hacienda Victoria ofrece un recorrido para aprender sobre la historia, cultivo y fermentación del cacao.
La historia de la Hacienda empezó cuando el empresario Carlos Eduardo García Fuentes, la compró en noviembre del 2009, realizó una primera propiedad de 497.62 hectáreas, a la que denominó con el nombre de su esposa Victoria. En el año 2010 trazó un plan de acción en el que involucró algunos de los mejores profesionales de las ciencias agrícolas y técnicos jóvenes para realizar el estudio de suelos, la conductividad eléctrica, disponibilidad y conveniencia de nutrientes, entre otros aspectos técnicos. Estableció convenios con Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) a fin de garantizarse la entrega de semillas certificadas con las que iniciaría la moderna plantación y crearía sus propios viveros.

Gracias a la directora de turismo de Hacienda Victoria, Cristina Choez, realicé todo el recorrido y pude entender bien todo y asimilar el proceso gracias al cual, después puedo disfrutar de un chocolate delicioso. Mi recorrido empezó aprendiendo y escuchando a la experta Ayda Cedeño quien realiza los injertos en las plantas de cacao de mejor calidad:

Allí mismo pude observar cómo se abre la cáscara de la mazorca de cacao -nivel experto, cuidado con el afiladísimo machete- y una vez abierta la mazorca, se puede también obtener jugo del mucílago, es decir esa pulpa blanca. Es un jugo super rico!

Aquí intentaba inspirarme en el olor a cacao, pero todavía no tiene el olor característico del cacao, sólo muy de lejos lo recuerda:

Después realizamos un recorrido por los cacaotales con el director agrícola, Francisco Aray que me iba contando la importancia de la poda y los diferentes tipos de cacaos y los tiempos de cosecha, fermentación, etc, en general sobre la producción agrícola.

Las tierras de Hacienda Victoria están compuestas por suaves colinas cuya altura no superan los 350 metros sobre el nivel del mar:

Incluso en la finca encontramos enormes ceibos que dominan el paisaje

Después pasamos al área de fermentación para conocer sobre la importancia de este paso:

Y ya por último cómo se almacenan antes de enviar las pepas de cacao a los mejores chocolateros del mundo:

En Hacienda Victoria, también disponen de una zona para realizar sus experiencias: la fine flavor cacao experience (con cata de cacaos, que yo hice) y la fine flavor chocolate school (taller de chocolates que me falta):

En el laboratorio es dónde hacen las pruebas con las pepas de cacao para mejorar. La misión de la hacienda es mantener una consciencia ambiental y responsabilidad social en todas las prácticas agrícolas y empresariales con la finalidad de producir la mejor calidad de Cacao Fino de Aroma con una trazabilidad certificada que permita conseguir precios justos para el producto y su gran y ambicioso objetivo es ser un referente para la agricultura de calidad sostenible con denominación de origen para el sector cacaotero de América y el mundo, creando nuevos perfiles de aroma y manteniendo la trazabilidad desde la siembra hasta la entrega del producto.