Mis sugerencias culturales en Quito

El centro histórico de Quito se encuentra ubicado en el centro sur de la ciudad, sobre una superficie de 375,2 hectáreas. Recordemos que la ciudad tiene forma alargada, se dice que unos 60kms de largo y unos 6 de ancho.
Es considerado el conjunto histórico mejor conservado y uno de los más importantes de América Latina.​ Tiene alrededor de 130 edificaciones monumentales (donde se aloja una gran diversidad de arte pictórico y escultórico, principalmente de carácter religioso inspirado en un multifacética gama de escuelas y estilos) y cinco mil inmuebles registrados en el inventario municipal de bienes patrimoniales. Y todo ello en un formato compacto, caminable.
De la mano de Illa Experience Hotel, he podido conocer el centro histórico y su oferta de compras y cultural. Sí, el centro histórico es precioso con sus fabulosas -y doradas- iglesias, y sus callejuelas, sus mercados y sus propuestas de artesanía de gran calidad.

En este link podéis ver mis fotos de Illa Experience Hotel
Linkar aquí para ver mi vídeo de mi habitación en Illa Experience Hotel
En este link podéis leer mi experiencia en Illa Experience Hotel
En este link podéis leer mis sugerencias chic con propuestas de compras y restaurantes en Quito
Podéis mirar los links #GraupixEcuador, #GraupixQuito #GraupixIllaExperience para más detalles en mis redes sociales sobre mi experiencia

Os propongo que sigáis mi itinerario por el centro. Empecemos con las iglesias más importantes:

- Iglesia de La Compañía: La Compañía es una joya perfecta, abarrotada de pies a cabeza en pan de oro (¡7 toneladas!), una de las creaciones arquitectónicas más preciadas de América. Con entradas de luz que gloriosamente iluminan su interior y un tallado de Dios en el altar que, durante un momento cúspide del día, recibe el sol en la cara durante el equinoccio, la belleza de este templo inolvidable a primera vista es suficiente como para admirar a cualquiera, pero, como todo lo barroco, su grandeza está en los detalles…La Compañía de Jesús es considerado el ejemplo arquitectónico y artístico religioso-colonial más importante de Quito. Esta iglesia jesuita empezó a construirse en 1605 y tomó 163 años en completar. La sensibilidad mudéjar, el trampantojo, el simbolismo… Fabulosos cuadros y tallados de techos y paredes y un sentido casi didáctico de la simetría renacentista son suficientes para pasmar a cualquiera. Es aconsejable sentarse en uno de los bancos y dejar que pase el vértigo inicial.
En 1868, un terremoto destruyó la hermosa torre de la iglesia, la más alta de Quito. Otro terremoto en 1987 destruyó parcialmente la iglesia resultando en un intenso programa de restauración. Un incendio desafortunado en 1996 afectó varias secciones más, que hizo que los trabajos se frustraran aún más. Y, sin embargo, finalmente se volvió a abrir al público en 2006, con todo su esplendor.
No se permite hacer fotos en su interior, la primera foto la he sacado de su web
Entrada 4$


Como curiosidad decir, que enfrente de la Iglesia de La Compañía se establecieron comerciantes libaneses con un negocio de telas, es decir, musulmanes,  esto no gustó a los padres católicos de La Compañía no les gustó, y el párroco que estaba a cargo en ese momento, hizo poner un dedo extra (imaginad) al ángel de la guarda que esta a la izquierda de la torre, justo enfrente del negocio de los libaneses. Entonces los musulmanes libaneses, no se quedaron atrás y para contrarrestar el poder de los católicos, tienen un querubín enseñando el pene a modo de provocación.

- Catedral Metropolitana: es la Catedral más antigua de América del Sur, y uno de los templos españoles más antiguos de América. Su hermosa fachada, su atrio con sus curiosas esferas, o “bolas de Carondelet” como las llaman coloquialmente, cada una con un motivo distinto, y sus hermosas gradas de piedra la hacen uno de los atractivos más importantes de la Plaza Grande de Quito. La Catedral es una intrigante fusión de formas: arcos góticos llevan a un techo morisco, mientras el coro neoclásico es adornado por una silla episcopal, rodeada por esculturas coloniales y las tres naves son claramente barrocas. Entre esta mezcla de estilos, uno encuentra también con una historia de la vida en el sacerdocio en el siglo XVII, los libros corales, objetos de plata que fueron dejados por los feligreses y las túnicas usadas por los sacerdotes.

- Iglesia de San Francisco: Fue el primer templo de los franciscanos en la Real Audiencia de Quito. La dimensión física del templo es de 70 metros por 28 metros. Presidido de un pretil de cien metros cuyo ascenso central tiene una escalinata sui géneris: trece gradas cóncavas y diez convexas, unidas por una plataforma circular perfecta. Fray Agustín Moreno hace notar que probablemente Fray Pedro Gocial quiso copiar la escalinata del ayuntamiento de Lovaina. Las otras partes del convento se construyeron en distintas épocas según se presentaban las necesidades.
- Iglesia El Sagrario: Conectada a La Catedral, está incluida en el Primer Libro de Catastro distribuida entre los Fundadores de la Villa de Quito, aunque su construcción inició en 1617 y ya para 1694 no había sido completada. La razón por la cual ninguno de los anteriores intentos de construir el templo había tenido éxito es que existía una prominente quebrada (llamada “de Sanguña”), que descendía del mismo volcán Pichincha hasta el río Machangara abajo, una falla geológica, para la época, prácticamente imposible de eludir. A pesar de la dificultad, se dispuso erigir el edificio sobre cimientos de más de catorce metros, formando un conjunto robusto de arcos que le daban sostén a la estructura. La iglesia parroquial fue entonces construida sobre un relleno sanitario apostado a estos arcos, prueba del progreso técnico de la época. El dominio abrumador del estilo barroco alcanzó su clímax en la puerta, invadiendo generosamente todo el espacio disponible, una obra insigne del conocido Bernardo de Legarda. Todos los elementos de esta puerta llaman la atención, desde su policromado a sus decoraciones, una vez más demostrando la huella que dejó este maestro del arte jesuita de Quito. Legarda también trabajó los marcos de las ventanas y otras decoraciones a través de la iglesia.
- Iglesia de San Agustín: Su estilo neoclásico se presenta principalmente en la fachada, que incluye elementos decorativos traídos del nuevo mundo y que incorpora simbología de la América indígena de la época. El campanario alcanza los 37 m de altura, del cual cuelgan las campanas originales colocadas en el siglo XVII. Tonos verde menta, celeste y palo de rosa recubren las paredes interiores y enmarcan los arcos atiborrados de santos pintados; el singular coro resplandece en pan de oro, y es levantado por ángeles de tamaño natural y su renombrada Sala Capitular, son algunos de los motivos para visitar el templo, uno de los más importantes de Quito.

- Basílica del Voto Nacional: con este extraño nombre encontramos una majestuosa basílica donde están enterrados los Presidentes de Ecuador. Es la obra más importante de la arquitectura neogótica ecuatoriana y una de las más representativas del continente americano, siendo a su vez la más grande en tierras del nuevo mundo. Este templo religioso fue edificado para rememorar la consagración del Estado Ecuatoriano al Sagrado Corazón de Jesús, celebrada durante la presidencia de Gabriel García Moreno en 1873. Tiene 115 m de altura y está conformada por 24 capillas internas que representan a las provincias del Ecuador. Este santuario fue inaugurado y bendecido por el Papa Juan Pablo II en su visita a Ecuador el 18 de enero de 1985
Precio 2$


Y dediqué una mañana larga a más visitas culturales:

- La Vírgen del Panecillo: si llegáis a Quito y tenéis la suerte de tener buen tiempo, sería vuestra primera parada. Pues os ofrece las mejores vistas de la ciudad, constituye el perfecto mirador, y además sirve también para orientarse desde cualquier punto, pues la Vírgen se alza majestuosa en la cima de la colina. El Panecillo es de hecho una elevación natural de 3.000 metros sobre el nivel del mar, fue bautizada con este nombre por su parecido con un pequeño pan y porque antaño había un gran horno de pan allá (según me contó el taxista que me acercó allá).
El lugar recibió su nombre de los conquistadores españoles, pues antes era llamado por los aborígenes como “Shungoloma” que en quichua significa “loma del corazón”. En la época pre incaica, en este sitio existió un templo de adoración al sol, llamado “Yavirac”.
La estructura de la virgen es una gigantesca (la estructura de aluminio más grande del mundo) réplica de la Virgen Alada de Bernado de Legarda que descansa en el altar de la iglesia de San Francisco. Se puede subir al interior de la escultura y dentro se puede ver la historia del monumento, y subir hasta el balcón-mirador.
La entrada cuesta 1$
Se puede ir a pie, pero varias personas me lo desaconsejaron, especialmente por la seguridad. Subir en taxi, que me esperase y me regresase al centro, me costó 8$.


Desde Illa Experience esta es la vista de la Vírgen Alada:

- Museo Ciudad Quito: Visitar este museo en cualquier ciudad es una de mis visitas obligadas, entender el por qué de la fundación de la ciudad, y su historia. Resulta ser una excelente introducción a Quito, con una exposición permanente que explica la urbe y su historia (con exposiciones temporales y una hermosa capilla) alojado en lo que alguna vez fue el Hospital de San Juan de Dios. El Museo de la Ciudad es un centro de expresión de la cultura de Quito con una instalación museográfica que se basa en la memoria cotidiana. Funciona desde 1998 en la construcción civil más antigua de la ciudad, edificada desde 1565 para el Hospital de la Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo (luego llamado Hospital San Juan de Dios).
Dos patios preciosos, una capilla, y toda la parte de la historia y del hospital. Súper interesante. Tres museos de sitio integran además esta propuesta cultural: la Capilla de los Ángeles, la iglesia y la morgue del hospital. 
No dejéis de subir a su campanario. Sólo abre cuando hay visitas a lo que fue el hospital de San Juan de Dios. En mi caso que iba por libre, insistí y me lo abrieron para que pudiera subir acompañada de alguien del museo.
Entrar al museo cuesta 4$


- Museo Carmen Alto: del Museo Ciudad, sólo tenemos que cruzar la estrecha calle, justo enfrente.

Las religiosas que habitan el edificio llevan más de 300 años de actividad cultivando su fe con gran dedicación. Aquí se puede comprar miel, vino, hierbas, productos naturales y medicinales a través del torno. O encontrar un espacio único, detenido en el tiempo, de silencio y contemplación.
Las salas permanentes se encuentran ubicadas especialmente en lo que corresponde a los claustros más antiguos del Monasterio del Carmen Antiguo de San José. Las exposiciones se basan en tres ejes fundamentales: la historia y la vida cotidiana de la comunidad Carmelita Descalza de Quito, el arte religioso del Monasterio del Carmen Alto, la vida de Santa Mariana de Jesús.
Como muchos edificios coloniales de Quito, sus paredes han sido afectadas por terremotos, requiriendo restauración en varias ocasiones. Su templo, es una obra maestra llena de meticulosos detalles e iconografía, con altar, púlpito y otras imágenes talladas por el reconocido artista Colonial Diego de Robles.
La entrada cuesta 3$


A 45 minutos de Quito encontramos los monumentos oficiales que acreditan por dónde pasa el ecuador, es decir la Mitad del Mundo.
Allí encontramos 19 actividades turísticas, más información en este link. Queriendo, nos podemos pasar el día entero, y sin duda es una buena opción, especialmente si vamos con niños y queremos entretenerlos y que aprendan algo.

Yo no visité todas estas atracciones por falta de tiempo, pero sí opté por conocer el Museo Intiñán: allí bajo un sol de justicia, hice diversos experimentos para comprobar que efectivamente está bajo la influencia del ecuador real. Intiñán significa en quichua camino del sol, y todo el museo es un centro didáctico e interactivo de la cultura solar. Se dice que la línea equinoccial cruza el lugar con mayor exactitud que en el propio monumento de la Mitad del Mundo (coordenadas geográficas son de 00º 00′ 02″ N según una medición GPS).
Experimentos como suspender un huevo en un clavo -totalmente posible allí- o ver en qué dirección gira el agua según estemos en un lado del hemisferio, en otro u encima de la línea del ecuador. En este blog de la Geoguía podéis leer súper detallado lo que se puede encontrar en el Museo Intiñán.
La entrada son 4$.
Para llegar allí yo fui con Illa Experience Hotel. Otras opciones es tomar el tour organizado por Quito Tour Bus o la opción económica es tomar el autobús de línea a lo largo de la avenida Occidental en sentido sur-norte. Más
opciones de cómo llegar en este link.