Mi selección chic en Guayaquil: diseñadores, restaurantes y shopping

Una de las mayores sorpresas en mi viaje a Ecuador fue Guayaquil. Me habían desaconsejado ir, pero teniendo en cuenta que es la capital económica del país, y la ciudad más poblada, pensé que seguro que tiene cosas a ofrecer. Y decidí ir en persona a comprobarlo. Además tres motivos añadidos para mi para visitar Guayaquil: tengo amigos locales, cerca de la ciudad hay haciendas de Cacao (el chocolate es mi perdición y adicción), y desde su aeropuerto hay muchas conexiones a las Islas Galápagos que era mi siguiente destino.
Y tengo que confesar que me ha encantado la ciudad, no os perdáis mínimo 3 noches en Guayaquil, ofrece interesantes propuestas de ocio, bonitos rincones, deliciosa gastronomía y es alcanzable, todo lo que queremos ver no está a más de 15 minutos caminando o 15 en coche. Y que sepáis que los museos públicos son gratuitos. ¿Necesitáis alguna excusa más?
Además pronto estará terminado el Museo del Cacao, otra buena excusa para visitar la ciudad. Comentarios sobre el futuro Museo del Cacao: está situado en una bellísima casa patrimonial; Ecuador es el mayor productor de cacao fino aroma del mundo. Por lo tanto, sin duda, va a ser una de las mayores atracciones de la ciudad.

Cerca de Guayaquil se puede visitar la Hacienda Victoria que es la hacienda más grande de cacao fino aroma del mundo, y también la Hacienda San José que además producen su propio chocolate.
Y por si fuera poco, en 2020 se conmemora el Bicentenario de la Independencia de Guayaquil (9 octubre 1820) y hay muchas festividades preparadas. No busquéis excusas porque motivos tenéis muchos, organizáos un viaje a Guayaquil ya!
En este link podéis ver mis fotos de Guayaquil

Aterrizando, se visualiza perfectamente el río Guayas y todo lo que le rodea. El verde es color predominante.
En Guayaquil siempre hace muy buena temperatura, más bien calor y bastante humedad. De hecho, en nuestro invierno, es su época más calurosa. En nuestro verano, hacía calor, pero soportable. 
Estuve en la ciudad 3 noches y tengo que decir que me encantó, y que os recomiendo Guayaquil encarecidamente, especialmente porque su centro histórico es interesante, porque ofrece muchas propuestas de ocio para familias, y porque a pesar de tener 3 millones de habitantes, las distancias son cortas, en 15-20 minutos se llega a todas partes, aeropuerto incluido.
Después de haberme recorrido todo el centro, y haber conocido a diseñadores y artistas, estas son mis sugerencias en la ciudad:
- Malecón 2000: fue inaugurado en el año 2000 y es el centro de las actividades de ocio. Tradicionalmente, era la primera imagen de la ciudad a los viajeros que llegaban en barco, pues en aquella época la vía fluvial era la mayor de mayor comunicación. Inicialmente el sector comprendido entre las calles Aguirre y Junín, se llamó paseo de las Colonias Extranjeras, merced de una Ordenanza Municipal de 1931. Luego su nombre cambió al de Malecón Simón Bolívar. A partir de 1999, en el período del ingeniero León Febres Cordero, la municipalidad de Guayaquil emprendió la regeneración urbana y en el 2000, en la alcaldía del abogado Jaime Nebot, se culminó la obra, que transformó la imagen de la ciudad convirtiéndola en ícono turístico. Hay muchísimas actividades para todos los gustos: Las letras Guayaquil en todo el Hemiciclo La Rotonda, Cinemamalecón con sus películas comerciales y su proyecto Lunes Culturales gratis, el Safari Park  que es un parque de atracciones con su laguna, tren y carrusel incluidos. El Museo Miniatura Guayaquil en la Historia donde por medio de estatuillas de tamaño reducido, se captura en quince escenas (dioramas), el crecimiento de Guayaquil y su evolución hasta convertirse en la gran metrópoli que es hoy. La Perla: con 57 metros de altura, es la primera noria de Ecuador y la más alta de Sudamérica. 
Pasead arriba y abajo y disfrutad, son 2,5 kilómetros de diversión e intereses culturales.


- Subid a la Torre Morisca o Torre del Reloj: Su historia se remonta hasta el siglo XVIII con varias construcciones en distintas ubicaciones. En 1842 el Gobernador de Guayaquil, Vicente Rocafuerte, trajo de Europa y obsequió a la ciudad, el Reloj Público que está en lo alto de la Torre Morisca. Inicialmente, éste permanecía en lo alto del cabildo colonial para después ser trasladado hasta la Torre del Mercado de la Orilla. Al desaparecer este, se levantó una torre especial en el mismo sector y allí permaneció hasta 1925, año en que fue retirado ya que la construcción no ofrecía seguridad suficiente. En 1930, la Municipalidad dispuso la construcción de la Torre Morisca cuyos trabajos comenzaron el 1 de  agosto de 1930, quedando inaugurada el 24 de mayo de 1931.
Tras varios años sin funcionar por averías, el 7 de Junio de 2013, Guayaquil  recobró esta joya urbana. Así, el reloj londinense volvió a marcar las horas y su campana de bronce volvió a sonar cada hora.
Es gratis subir. Preparáos a subir escaleras, pues no hay ascensor.

- Pasead por el Barrio de las Peñas: situado al final del Malecón, es un barrio tradicional lleno de coloridas casas tradicionales, restaurantes, tiendas y cafés. Vestigio de la fundación española de Santiago de Guayaquil en julio de 1547, se emplaza sobre un antiguo cerro cubierto de coloridas casas de estilo colonial. Es visita obligada, sus pintorescas calles y estilo arquitectónico fueron testigo de las rencillas entre conquistadores españoles en el siglo XVI, del poder político en el XIX y hogar de intelectuales y pintores en el XX.
Sus estrechas calles están llenas de encantadores restaurantes familiares. Allí viven muchos artistas.
Las Peñas fue fundado hace siglos, pero ha sufrido numerosos incendios. Por eso, las casas más antiguas solo tienen 100 años. La arquitectura parece mucho más antigua, ya que muchos edificios se reconstruyeron con el estilo de las viviendas de los siglos XVIII y XIX. En este barrio han vivido muchos vecinos ilustres, como Ernesto "Che" Guevara y el presidente Francisco Robles.
Sugerencia: poneos zapatos cómodos pues las calles son empedradas.

En el Barrio de Las Peñas visité dos pintores:
- Edgar Calderón: lo visité en su taller-vivienda, que conserva su estructura original y está en obras. Es muy conocido por su serie “Urbanismo Mágico”  donde la realidad y la fantasía convergen en un conglomerado incierto de formas, volúmenes y colores. Entre otras de sus tendencias pictóricas encontramos bodegones, bibliotecas, ensamblajes, las cuales poseen características originales que responden a una composición equilibrada de gran armonía entre el color y el empleo de una multiplicidad de elementos que dan como resultado obras de alta calidad plástica. 
A mi me enamoraron sus cuadros: 

- Quimbita es la galería de arte del artista Olmedo Quimbita, también apodado pintor de la luz.
Ha llevado a una veintena de países su particular representación de los sentimientos, marcada por delicados trazos y colores que emanan felicidad y ternura, incluso en hechos tan dolorosos como la migración. De su paleta han salido unas 2.000 obras que han sido exhibidas en exposiciones individuales en países como Egipto, Jordania, Paraguay, Inglaterra, Israel, Austria, República Checa, España, Francia, México, Paraguay, Brasil y Costa Rica.Encajada en el simbolismo latinoamericano, su obra no es costumbrista ni ofrece paisajes cotidianos, pero brinda al espectador un mundo imaginativo de realidades locales con el que el pintor marca su impronta en la denuncia de fenómenos sociales.

- Estudio Paulsen Artes Escénicas: sito en Casa Pintado -sus paredes tienen más de 150 años de historia-, es el espacio que acoge la escuela de actores con la técnica Meisner, la primera en Sudamérica. Escuela y también teatro, ofrecen muchas obras. Nace a partir de los talleres de actuación de la técnica Meisner en el 2011, realizados por la iniciativa de Marlon Pantaleón durante su trabajo como coordinador del público del Teatro Centro de Arte. Se inauguró en mayo del 2017 y es referencia del sector teatral y formativo en la ciudad. 
Pronto tendrán una zona de cafetería ajardinada a pie del río.

- Vivian Tettamanti: Esta simpática diseñadora se estableció en el año 2001 y ella misma diseña todos los accesorios que ejecutan artesanos locales con técnicas ancestrales, y muchas son la misma técnica que la paja de toquilla (con la que se hacen los famosos sombreros de Panamá).
En su tienda encontraréis carteras, billeteras, bolsos, etc monísimos, con un diseño actual pero siempre siguiendo las técnicas ancestrales. En su catálogo podréis ver más diseños. Me pirran sus joyas.

- Joy Guayaquil: si buscáis sombreros de Panamá auténticos en Guayaquil, esta es vuestra tienda. Aquí también podéis encontrar accesorios en plata o piedras preciosas

Mis propuestas gastronómicas en las Peñas y en el Malecón 2000:
- La Vinoteca: es un  coqueto bar-au-vins y tienda con unas 147 etiquetas y pronto calculan tener 200. Es el lugar que os sugiero para ir a tomar algo y cenar en un súper ambiente. Lleva abierta desde junio 2018
Viernes y sábados ofrecen música en vivo
Su sangría es memorable

- Rayuela: es una coctelería con comida para picar, abierta sólo por las noches, y donde se puede disfrutar con un muy ambiente de fiesta. Abierta desde julio de 2014, ofrece música en vivo viernes y sábado, especialmente rock latino.
Sus cócteles son famosos en la ciudad, yo degusté el de frutos rojos macerados en ginebra Crespo.
Y sus comidas, para picar, también deliciosas. El taco de cochinita pibil es también espectacular. No probé nada más, pero me comentan que todo es súper rico.

- Mercado del Río: es un espacio gastronómico con múltiples propuestas de todo el mundo, y donde podéis elegir hasta aburriros, desde libanés a chino a italiano.
Sus paredes todas de vidrio permiten contemplar la majestuosidad del río. 
Abierto desde finales de octubre del 2018, es un lugar para ver y ser visto. Os encantará.

- Paradero rústico "La casa del cangrejo": con este curioso nombre os recomiendo este restaurante donde cené fabulosamente -no dejéis de pedir las uñas de cangrejo cocinadas de diferentes formas-. Tienen varios restaurantes y están especializados en cangrejos desde hace 38 años. 
Cené en su terraza donde corría una agradable brisa. 

Ciudad Cacau Guayaquil: muy cerca del malecón y enfrente del hotel Oro Verde, la pintora y artista plástica Patricia León, quiso abrir un espacio dedicado a las artes, donde el visitante pudiera encontrar saberes y sabores del chocolate de fino aroma nacional. Ella proviene de una famiília productora de cacao. 
El atractivo no es sólo realizar la actividad sensorial, sino también charlar con la interesantísima artista, y conocer su casa, de arquitectura de la República.
Se tiene que reservar con antelación y el precio son 25 dólares por persona.

Patricia León lo define como “un espacio cultural donde se desarrollarán actividades relacionadas con las artes, artesanías y expresiones vernáculas y auténticas de las regiones del Litoral en Ecuador”.

Fuera del Centro, os recomiendo otros lugares para comer o desayunar espectacularmente, en la zona del Samborondón* - a quince minutos del centro-:
*Nota: Samborondón es oficialmente otro cantón, es decir, no es Guayaquil geopolíticamente, pero está justo pasado el puente de la Unidad Nacional.
- La Pizarra: sito en el Centro Comercial Plaza Lagos, es un restaurante donde se homenajea la biodiversidad ecuatoriana dándole un toque personal y contemporáneo. Es de esos sitios que cuando pides la carta, te apetece todo. Literalmente me encantó.


- Masamadre: el panadero Jaime Buendía pasó varias temporadas trabajando con el español Paco Torreblanca, y allí decidió que quería abrir una panadería de altísima calidad en Ecuador. De hecho, la mayoría de panes del país no tienen nada que ver con lo que se conoce en Europa, lo que se encuentra mayormente en las "panificadoras", recuerda a los panecillos dulces. Masamadre es su sueño realizado, abierto en un coqueto centro comercial, el Bocca, allí podéis degustar un croissant comme il faut, con todas sus capas y bien crujiente, con toda su mantequilla y delicioso. 
Él ha innovado y ha creado un croissant de aceite de oliva para llorar, sencillamente buenísimo.
Y todo ello, en un ambiente súper mono de inspiración hípster.
Jaime utiliza cacao Chocolates San José para la elaboración de sus productos de chocolate.
ent
- MACP Jewelry de la joven diseñadora Mirella Caputi su tienda se encuentra en el centro comercial Entreríos. Mirella era una apasionada de las joyas y del diseño y decidió viajar a España a estudiar en el Istituto Europeo di Design que encontró la visión de crear piezas de arte de cómo joyería. Desde entonces ha estado en varias especializaciones y cursos relacionados a la joyería en Italia. Regresó a Guayaquil en el 2015 para crear su propia marca con la que se caracteriza por diseños hechos con diversos materiales como la madera, resina, acrílico, oro, plata, bronce…
Es una mujer apasionada y con unas grandes ideas de diseño.
 
- Cuerex es la firma de diseños de piel de Carlos Mayo. De hecho, diseña desde muebles y sofás de piel clásicos, a bolsos y accesorios bajo el paraguas de diferentes marcas: Mucca, Ethnik, Lost Boy, todas ellas sumamente interesantes. Carlos Mayo, el propietario y diseñador es todo un personaje muy interesante
Yo fui a su showroom, y vende en diferentes tiendas y online desde hace más de 33 años
La pasión por la piel y el cuero le viene de sus abuelos catalanes que eran de Igualada.