Mi experiencia en Six Senses Maxwell y mis sugerencias chic en Chinatown

Como fan incondicional de lo hoteles Six Senses, y habiendo conocido hace unos meses el primer Six Senses urbano, en el corazón de Chinatown en Singapur, no me he resistido a reservar tres noches en el su hotel hermano, el Six Senses Maxwell. Inaugurado el pasado mes de diciembre, se encuentra en un bloque de casas de patrimonio -chophouses-, a pocos minutos a pie de Six Senses Duxton, que abrió sus puertas en mayo del año pasado.  Juntos, los dos hoteles conforman Six Senses Singapore. Los huéspedes de ambos hoteles pueden disfrutar tanto de las propiedades como de los servicios que se ofrecen, incluído el desayuno, en cualquiera de los dos. Así se amplia el abanico de posibilidades.
Podéis ver todas mis fotos de Six Senses Maxwell en este link
Linkar aquí para ver mi vídeo de mi Suite en Six Senses Maxwell
E
n este link podéis leer todos los detalles de Six Senses Duxton
Seguid la etiqueta #GraupixSingapore y #GraupixSixSensesMaxwell para ver más detalles de mi estancia en Singapur

Ambos hoteles son muy boutique, coquetos y sexy, ambos son totalmente diferentes: Six Senses Duxton, es elegante y el diseño interior se debe a Anouska Hempel, es mucho más pequeño y ofrece un ambiente más masculina y sexy. Y en cambio, Six Senses Maxwell es en cambio muy elegante y único, además de ser más grande, ofrece un ambiente más de resort, pues dispone de una terraza para tomar algo y una piscina alargada con su jardín orgánico. Se nota la varita en su versión más pausada de Jacques García -uno de mis decoradores de hoteles preferido-.
Mi experiencia empezó con un #pickupinstyle a mi llegada al magnífico aeropuerto Changi

Al llegar al hotel, hice mi rápido checkin con unas encantadoras y sonrientes chicas. 

Antes de acceder a mi habitación, me hicieron el ritual de bienvenida con los sonidos de cuencos tibetanos y una pequeña meditación de dos minutos.

Mi habitación, era la suite 419, una de las dos suites con balcón con vistas a Chinatown, era preciosa: amplia habitación super luminosa, rodeada de ventanales, y con un confortabilísima cama, y una zona de sillones. La ducha y la zona de baño al final del pasillo. Todo super agradable.

El hotel dispone de un muchas zonas comunes para socializar, tomar algo, cenar, o trabajar mientras se disfruta de un buen ambiente. Todas con un toque distinto y chic. Mis preferidas es el Rose Lounge & Bar que no puede ser más coqueto!


La otra zona que me enamoró es el Cook & Tras Social Library y, como su nombre indica está decorado a modo de librería, con muchos rincones para sentarse, mucho terciopelo y colores vetustos y elegantes.

En ella sirven deliciosos cócteles y una carta todo el día muy desenfadada y con propuestas locales, como el espectacular laksa o la buenísima hamburguesa de atún:

Las cenas más formales se sirven en Six Senses Brasserie, con oferta mediterránea y local. Delicioso!
Allí es donde sirven desayunos a la carta con espectaculares propuestas super saludables.

El hotel cuenta con un gimnasio y una piscina alargada muy mona, y que nos permite ver la parte trasera de edificios de Chinatown. En esa misma azotea, se encuentra Max's Rooftop, que es una terraza bar muy mona y donde ofrecen comidas y bebidas saludables.

Y a diario por la tarde, se pueden degustar gratuitamente helados elaborados en las cocinas del hotel en el carrito de Six Senses:

Los hoteles Six Senses son los más sostenibles del mundo: el agua es embotellada a diario en el mismo hotel, con un sistema de reciclaje, y todo lo que utilizan es de kilómetro cero o de tiendas locales. En el minibar se encuentran las botellas de agua con o sin gas, y como detalle de buenas noches, me dejaron unos regalitos muy bien pensados:

Entre las actividades que ofrece el hotel, yo hice varias y os propongo: 
- Los jueves y los domingos se dan clases de yoga a las 8 de la mañana para los huéspedes del hotel, y se hace en una zona ajardinada detrás de Six Senses Duxton, bajo la majetuosa sombra de un árbol narra.

- No os perdáis una consulta con el Médico Tan Say Long -en la misma calle de Six Senses Duxton tiene consulta y tienda de remedios- quien me controló tocándome la muñeca y mirándome la lengua y me recomendó un par de remedios que me ayudarán a mejorar mi estado físico. Con la consulta de TCM -Traditional Chinese Medicine-, se sigue la filosofía de Six Senses de compromiso y responsabilidad con la comunidad.

- Si os gusta la arquitectura y queréis conocer más sobre el desarrollo urbano de Singapur, tenéis que visitar la Singapore City Gallery, que está enfrente del hotel, y la entrada es gratuita. Allí veréis una super maqueta de la "ciudad", así como todo tipo de explicaciones sobre su pasado y su futuro. Los retos del país y el esfuerzo para ser sostenible y dividir el país por zonas temáticas, todocon más de 50 audiovisuales, exposiciones interactivas y en tres plantas.

Y para comer fuera del hotel y tener una experiencia muy auténtica, cruzad la calle y comed a cualquier hora en Maxwell Food Centre y probad el que dicen que es uno de los mejores chicken rice, y recomendado por Bib Gourmand: Tian Tian Hainanese Chicken Rice.

Y después id a probar uno de los mejores cafés de Singapur: Five Oars Coffee Roasters, en un ambiente super hípster, disfrutaréis de una café buenísimo y con muchas propuestas diferentes