Mi experiencia en The Langham Hong Kong y mis sugerencias chic en Kowloon

Hong Kong es apasionante, tanto la isla principal como Kowloon y los llamados nuevos territorios. Todo está lleno de rincones espectaculares por descubrir, Hong Kong no son sólo rascacielos y compras, sino que va mucho más allá. No os perdáis sus playas ni algunos de sus trekkings, podéis inspiraros en este artículo con mi experiencia en el Hong Kong más diferente.
El hotel The Langham de Londres abrió sus puertas en 1865, y no fue hasta el año 2003 que The Langham llegó a Hong Kong. The Langham, Hong Kong está situado pues en Tsim Sha Tsui, en una de sus calles principales y a pocos metros del famoso star ferry para cruzar la bahía, y además justo enfrente tiene una parada de metro MTR. Perfectamente bien ubicado y comunicado.
Conocía el hotel por haber ido varias veces a disfrutar de su gastronomía, sea por el té de la tarde, sea para cenar en el (entonces) biestrellado T’ang Court. Esta vez quise alojarme en él y poder conocerlo más: Mi experiencia empezó con un #pickupinstyle en la isla de Hong Kong

Llegué al majestuoso lobby –todo de mármol rosa, con fabulosos candelabros y lámparas- y en seguida me llevaron a mi habitación para proceder al checkin.

En ella me esperaban unos detalles dulces de bienvenida con la nutella y el chocolate de protagonistas. ¡Mejor bienvenida imposible!

Las 498 habitaciones han sido totalmente reformadas recientemente y son inmaculadamente blancas con moqueta de colores discretos y muchos cojines;  los baños son de mármol blanco y las toiletries de Chuan, su propia marca. Yo ocupé la 1420 que incluso contaba con una chimenea –falsa- con su repisa de mármol. Las camas son ultra cómodas. Las vistas no son memorables pues son urbanas, a otros edificios, pero al menos se visualiza el barullo de Kowloon desde las alturas.

Después de la cubierta de noche, es decir, de preparar mi habitación para cuando yo llegase dispuesta a dormir, encontré uno de los mejores detalles que jamás he tenido y que me parece una idea buenísima y sencillísima: máscaras y parches para recuperarme del cansancio y ayudarme a dormir mejor. Me encanta que los hoteles consigan seguir sorprendiéndome con detalles muy pensados que los hacen únicos.

Mi habitación tenía acceso al The Langham Club, totalmente reformado y con decoración que recuerda la de una mansión. Allí ofrecen desayunos, té de la tarde y cócteles. Además de salas para reuniones si se necesitan

El Palm Court, adyacente al lobby, rinde homenaje a su homónimo del hotel en Londres y es el lugar perfecto para tomar uno de los Afternoon Tea más famosos de la ciudad, y desde hace seis meses, todo creado por un joven pastelero de Barcelona, David Puig. Las vajillas son de Wedgwood y las creaciones van cambiando cada pocos meses. Esta vez el té de la tarde era dedicado a la marca de bisutería Pandora

Lo siguiente que hice fue dirigirme al Chuan Body + Soul para relajarme y disfrutar de la piscina de inspiración romana. Todo en la planta más alta del hotel, no dejéis de probar el jacuzzi exterior al lado de la piscina y con vistas. Espectacular.

También lo es el gimnasio equipado con aparatos de la última generación y ocupando dos plantas.
Yo decidí hacerme un tratamiento facial con Heaven Skincare, productos de Deborah Mitchell con veneno de abeja que dejan la piel sencillamente preciosa, tersa y suave, por los efectos de este veneno en la dermis.

Cené en el restaurante T’ang Court, que fue reconocido hace tres años con tres estrellas Michelin. La cocina cantonesa del chef chino Kwong Wai Keung es tradicional y deliciosa. Los platos estrella incluyen las gambas salteadas con cangrejo y cerdo frito, también el famoso pollo crujiente de la casa, o las costillas salteadas con cebolla dulce y wasabe o mi preferido: el cangrejo al horno con arroz en un plato diseñado para ello:

Los desayunos tienen absolutamente de todo: zona china con fideos, dimsums, dulces deliciosos, panes, huevos. Seguramente uno de los desayunos más generosos de Hong Kong. Toda la gastronomía está supervisada por el chef ejecutivo vasco de San Sebastián Pedro Samper 
En definitiva, un hotel fantástico y muy bien situado, ideal para movernos para descubrir Hong Kong y para ir de compras. 
Para ver mis fotos de The Langham, Hong Kong linkar aquí
Para ver mi vídeo de The Langham, Hong Kong linkar aquí
Para ver mi vídeo del Chuan Body + Soul en The Langham, Hong Kong linkar aquí

Cerca del hotel os recomiendo un recorrido de tiendas, donde encontraréis productos muy interesantes:
- Yuewah: entrar en estos grandes almacenes abiertos en 1959, es como entrar en alguna tienda caótica de la China profunda. Hablan muy poco inglés, y allí encontraremos desde remedios de medicina tradicional china, a ropa del hogar, moda y artilugios de todo tipo. Si estáis por Kowloon tenéis que entrar

- Mercado del jade: El jade es muy importante en la simbología china ya que es la combinación de las palabras “belleza” y “pureza” y además se ha asociado con larga vida y buena salud en la cultura china, de ahí que sea un material siempre relacionado con los amuletos de buena suerte. En el mercado encontraréis accesorios y abalorios de jade, sean pulseras, anillos, colgantes y estatuas en mil diferentes formas

- Sheung Yu Tea House: es una empresa fundada en 1980 por un coleccionista de cerámica fina para tomar el té, desde tacitas a teteras. Su propietario junto al Dr. Lo promovieron el Museo del Té e hicieron generosas donaciones. Empezó con la venta de teteras al por mayor y a hacer demostraciones sobre el té. Abrió la tienda en Kowloon en el año 2000 y es el lugar perfecto si sois amantes del té y queréis comprar productos de calidad y aprender más sobre el té.

- Mannings: es la perfumería donde venden de todo para el cuidado de la piel y el cabello, y donde os aconsejo que os compréis mascarillas para el rostro si sois unos frikis de los productos de belleza diferentes y divertidos como yo. Hay de muchísimos tipos y triunfaréis con vuestras amigas. Lo descubrí porque quise comprarme las mascarillas que me habían dejado en la cobertura de noche en el The Langham, Hong Kong.
Hay muchas tiendas Mannings en Hong Kong

- Mammy Pancake Jordan: Prácticamente al lado de Sheung Yu Tea House, es uno de los lugares más famosos para comer el famoso pancake hongkongnés que tiene forma ovalada y de tamaño más pequeño que los que estamos acostumbrados. Mammy pancake Jordan está recomendado en la guía Michelin en el apartado Street food. Si os gusta el dulce, tenéis que probarlos

- Temple Street Spicy Crab: restaurante esquinero de lo más sencillo y al mismo tiempo de lo más delicioso, ubicado en la Temple Street donde tiene lugar cada noche el mercado de street food . Es recomendación del chef Pedro Samper, comer cangrejo en cualquiera de sus maneras. Muy limpio no es el lugar, pero ya sabéis a lo que váis: a disfrutar del cangrejo

Para llegar a Hong Kong, escogí volar directamente con Singapore Airlines desde Barcelona a Singapur y pasar un par de noches en la ciudad para adaptarme al horario asiático. Luego enlacé a Hong Kong