Piazze d'Italia, la auténtica trattoria en Barcelona

Cuando un restaurante celebra 25 años de existencia, significa, que es parte del barrio y de la ciudad que le ha visto nacer. Que sus clientes se han convertido en amigos.
Corría el año olímpico, 1992, y Barcelona empezaba tímidamente a resurgir. Pocos extranjeros elegían la ciudad para vivir y las playas no eran todavía lugar de recreo para nadie. Fue en esa época, cuando un italiano descarado y simpático, Nicola Marino, decidió que la ciudad condal era su lugar, el lugar perfecto para empezar su aventura gastronómica.
Eligió la céntrica calle Casanova para abrir su primer restaurante: Piazze d'Italia y un local desenfadado, muy casual para sentirse como en una auténtica trattoria italiana. 



Nicola Marino es de Puglia pero creció en Torino, dos de mis referencias gastronómicas: la locura del sur combinada con el Piamonte, cuna de la preciada trufa y del buen vino. Y hablando de vino, en su carta, prácticamente sólo hay vinos italianos, como tiene que ser.
Nicola piensa que la cocina italiana no se conoce bien en España “Hay mucha ignorancia sobre la comida italiana y me paso el día desmintiendo tópicos. En España se toma la pasta y el arroz pasados de cocción”. ¡Y cuánta razón tiene! Tengo la suerte de conocer Italia y sus diferentes regiones –sus diferentes gastronomías- y estoy totalmente de acuerdo.

La base de su cocina es una materia prima de primerísima calidad. Como anécdota: en sus primeros años, conducía una vez al mes hasta Italia para conseguir productos imposibles de comprar en Barcelona: aceite de la Toscana , vinagra de Módena, etc”. Por suerte, el panorama es totalmente diferente, y no sólo los restauradores, sino el público en general, puede conseguir auténtica mozzarella de bufala o similares, fácilmente.
Y no sólo hablamos de pasta, sino de todo tipo de delicias italianas como mi plato preferido “melanzane alla parmigiana” o una “scalopina al limone e salvia”.

​También hablo de pizzas, de las mejores de Barcelona. Para empezar la clásica Margherita o la Gorgonzola alle pere e nocce, y claro, la de Nutella!. La clave está en la masa y los productos de primera calidad. 
Los postres son elaborados a diario  y no os perdáis el tiramisú alla Nutella, sí, por fin alguien que sabe cómo hacerme feliz con la combinación de mis dos debilidades: un delicioso tiramisú y la Nutella.

La deliciosa tarta de manzana:
 
Claramente Piazze d'Italia es referencia por su gastronomía italiana real, es decir, della mamma, con su pasta hecha en casa y su jugo de tomate elaborado diariamente. A modo de ejemplo, las fotos de algunas de las delicias de las que he podido disfrutar:



Nicola Marino también tiene otros dos restaurantes en Barcelona, un italiano de alta cocina Margherita, y un restaurante de tapas y platillos Vivo. Ambos situados cerca del edificio de la Pedrera.