Mi experiencia en Hacienda AltaGracia (Costa Rica)

En Septiembre 2014, durante la feria de viajes de lujo ILTM Americas, descubrí la Hacienda AltaGracia. En ese momento estaba a punto de abrirse como hotel e inmediatamente lo puse en mi #bucketlist de hoteles donde me quiero alojar.
Por fin, en Agosto 2017, he logrado organizar mi viaje a Costa Rica, para visitar los mejores hoteles, y sin duda, AltaGracia, está en el top de mi lista: recientemente reconocido como el mejor resort de América Central por la revista Travel & Leisure
Para llegar al resort, tomo un vuelo de Fly Sansa (dispone de terminal propia adyacente al aeropuerto internacional de San José). Los billetes se pueden comprar en la web de Fly Sansa directamente, o como yo hice: el concièrge de AltaGracia lo hizo por mi. El avión es para tan sólo 12 ocupantes y es un vuelo muy agradable de 30 minutos donde se confirma que Costa Rica es verde, muy verde y sólo verde.
El “aeropuerto” de Pérez Zeledón/San Isidro es una pequeña pista de tierra y una caseta muy simple para hacer los trámites de facturación -todo a mano-.
En unos 40 minutos en coche se llega al resort. La otra opción es tomar uno de los aviones de la propiedad y aterrizar en la pista privada de Hacienda AltaGracia.
En este link podéis mi video despegando con Fly Sansa desde San José hacia Pérez Zeledón.


Hacienda AltaGracia es la primera propiedad en Centroamérica de Auberge Resorts Collection, se ubica entre impactantes montañas – me recordó a paisajes helvéticos-. Originalmente concebida y desarrollada como una granja de retiro de la familia Esquivel, el resort dispone de 50 casitas con estilo de hacienda, el mayor spa de América Central, una piscina panorámica, varios restaurantes, un espectacular centro ecuestre e incluso una flota de ultraligeros con pista de aterrizaje privada. La gastronomía es deliciosa y el propio huerto ecológico sirve las verduras y frutas en los restaurantes del resort

Me acerco a mi casita en carrito eléctrico. La finca es muy grande, unas 350 hectáreas,  las casitas están esparcidas por las colinas de la propiedad, y disponen de una o dos habitaciones. Todas son similares y todas con vistas espectaculares al valle de San Isidro del General. Entro en mi casita: una preciosa y confortable sala de estar con grandes ventanales de suelo a techo y desde donde se accede a una preciosa terraza con tumbonas y vistas al verde valle.

El minibar es gratuito. Cuenta con un televisor de 42 pulgadas con Apple tv y netflix.
La Casita dispone de un ipad con toda la información disponible del hotel y de sus actividades in room dining, etc.
El dormitorio es grande y dispone de un sofá de piel negra con lamparita para leer y otro televisor. La cama está customizada para el hotel y es de las más cómodas donde he dormido nunca, así como sus sábanas de 400 hilos invitan a no querer salir de la cama. Un baño amplio con lavabo doble y una ducha enorme – ocho de las 50 casitas disponen de bañera, la categoría Master Casita-. Los toiletries son botellas de plástico de litro, tamaño familiar, con su propia marca. Un amplio vestidor y un tocador se encuentran entre el dormitorio y el baño.


Desayuno a la carta, con frutas exóticas, huevos de las granjas colindantes, café tico, y todo lo que podamos desear. Yo tenía mi Nutella. Y mi elección fue desayunar en la terraza y así poder disfrutar de las vistas y del agradable tiempo.

Mi parte preferida como siempre es el Spa, al que acudí a diario: Además de ser el más grande de América Central y más grande que la mayoría de América del sur, cuenta con 2 saunas, 2 salas de vapor, 2 duchas Vichy y salas de relajación independiente de masculino y femenino (en duplicado todo). Además de 8 salas de tratamientos y la magnífica piscina -que incluye dos jacuzzis- con enormes cristaleras para poder disfrutar del paisaje mientras nos bañamos.


Y en el Spa elegí su tratamiento estrella: El Auttnement Auberge con un masaje de 90 minutos que incluyó masaje con piedras calientes. La terapista tenía manos de oro, las sábanas eran muy suaves y la camilla muy cómoda. Una gran experiencia.

Las zonas comunes del resort son espectaculares: Encontramos veinte palapas esparcidas por la propiedad, y en ellas se puede organizar alguna comida privada, masajes o simplemente descansar en las hamacas allí colgadas para el uso y disfrute de los huéspedes.

Una fabulosa piscina infinita con dos jacuzzis exteriores son el marco perfecto para relajarse, adyacente un bar con una chimenea para disfrutar de uno de los múltiples vinos que se pueden degustar en AltaGracia.


El Chef mexicano Ramcés Castillo lidera la gastronomía del resort, en Ambar, el restaurante principal, elegante y con grandes cristaleras con vistas al Valle de El General, la cocina es más elaborada pero siempre con atención al producto, donde el concepto "de la granja a la mesa” es la línea de unión para obtener platos exquisitos: como ejemplo un palmito (elemento indispensable en la cocina tica) relleno de carne de cangrejo y en chutney de piña, o un pollo en su propia salsa. Realmente deliciosos.

El resort también dispone de otros restaurantes, como el Bistró o La Cantina que cuenta con una mesa de billar y abre a partir de las 5 de la tarde, pensada para acabar el día en un ambiente distendido.
La cocina principal es abierta y se puede ver trabajar al chef. Me encanta.
En este video podemos ver al Chef Ramcés en acción. 

El resort es el lugar perfecto para relajarse completamente, además ofrece una serie de actividades gratuitas: Paseos por la huerta con el Chef Ramcés Castillo y visita al vivero de orquídeas, Caminata de meditación por la montaña de la finca, Cata de frutas tropicales, mountain bike por la finca, aprender a hacer el propio scrub, alimentar a los caballos en el establo, paseo por el jardín para conocer la flora local, meditación de tarde en el spa
Las actividades que yo hice durante mi estancia:
- Paseo matinal de meditación: es un recorrido de una hora, donde se pasa por senderos escondidos de la propiedad, con un alto en el camino para meditar en una de las palapas adecuadas para ello. Se llega al río que cruza la hacienda, y queriendo nos podemos tomar un baño refrescante ¡Espectacular despertar de los sentidos!

- La cata de frutas en la piscina, marco perfecto y con la explicación de cada fruta. Una deliciosa y saludable meridienda.

- Unos 50 caballos conforman el establo del resort, y éstos comen tres veces al día. Los huéspedes pueden alimentarlos en los relucientes establos. También hay un picadero donde hay espectáculos de vez en cuando, y también se puede alquilar para eventos privados. Además cuenta allí mismo con un bar con una espectacular terraza.

Farm-Life, es decir, conocer una granja local, a la que llegué montada a caballo. La caña de azúcar es uno de los productos principales de la granja y pude elaborar caramelos de caña de azúcar, probar los licores que obtienen con ésta, ordeñar una vaca y degustar el queso que se produce. Todo muy auténtico para una urbanita como yo.


- Pasée con el chef Ramcés Castillo por la huerta del Resort. No es una huerta cualquiera, es una inmensa huerta, con frutas y vegetales. 


Al lado de la huerta, encontramos un precioso vivero de orquídeas muy bien cuidado.

- También hice galletas y pan en una panadería del pueblo, todo muy básico y muy delicioso. Un auténtico privilegio conocer a Maricel Saborio quien con su esfuerzo y dedicación provee de pan y dulces de gran calidad a todas las comunidades de alrededor.
Maricel también me invitó a café en la cocina de su casa, café chorreado. Para ver qué es linkar aquí


- Clases de cómo realizar mi propio scrub con elementos naturales como la miel, lino, azúcar, semillas de amapola, aceite de coco, etc. ¡Muy interesante!

Hacienda AltaGracia es el primer hotel de lujo situado en una zona todavía poco explotada turisticamente y fuera del circuito habitual. Es una experiencia de la auténtica vida rural tica y merece ser incluido en el plan de viaje de los jetsetters ávidos de turismo real y de nuevas experienciasEl nivel de servicios, las exclusivas instalaciones, la espectacular ubicación y la simpatía de todos los empleados, convierten el hotel en el mejor del país. Espero tener la oportunidad para volver pronto.
Para ver mis fotos de Hacienda AltaGracia linkar aqui 
Para ver mi video de Hacienda AltaGracia linkar aquí 
Para ver el Spa de Hacienda AltaGracia linkar aquí 
En este video podemos ver el recorrido del carrito por la Hacienda AltaGracia