Flingern: el barrio boho-chic de Düsseldorf

Düsseldorf es una ciudad en constante evolución, como la mayoría de las urbes, pero llevo visitando la ciudad desde 1992, y he visto el antiguo puerto fluvial decadente y nada recomendable, convertido en el Medienhafen: todo un showroom de arquitectura de vanguardia internacional desde que allí se construyeron en 1999 los edificios del arquitecto americano Frank Gehry. La Altstadt es donde acuden los turistas en busca de una cena de codillo y cerveza (Alt claro) y pasear para vivir la marcha nocturna de la ciudad, y luego hay barrios como Derendorf, Bilk o Flingern, que es donde los locales normalmente van y yo me sumo a mis amigos.


En Flingern una de mis mejores amigas, tiene su apartamento. Lo compró en un momento que el barrio era un lugar poco agraciado y cuando teníamos que salir a cenar, siempre tomábamos el metro para ir al Medienhafen o a Derendorf. Pero han pasado los años y Flingern ha evolucionado espectacularmente.
Ahora es un barrio donde viven unas 21.000 personas, con una inmensa oferta gastronómica de todo el mundo, polo de atracción de la escena artística y diseñadores.
Salir de compras por las animadas Ackerstraße, Birkenstraße, Beethovenstraße, etc, es sumergirse en la zona de las tendencias y descubrir tiendas espectaculares, y restaurantes con oferta de todos los rincones del mundo.
Talleres de diseño y creatividad entre parques y casas de urbanitas modernos y coolhunters.

Para leer mi selección de hoteles en Düsseldorf linkar aquí
Para ver mis fotos de Düsseldorf linkar aquí
Web oficial de Turismo Düsseldorf linkar aquí

Aquí os presento una selección de las cafés y de tiendas que más me gustaron:
- Café Hüftgold: Uno de los cafés esquineros más famosos por sus pasteles caseros recién hechos y su brunch del domingo

- Café Nikan: especializado en cafés de todo el mundo que tuestan ellos mismos, es un lugar perfecto para leer en tardes de domingo. También venden los cafés y similares para llevar.

- Nordmanns Eisfabrik: deliciosos helados caseros con una decoración nórdica y que cuenta con una terraza para disfrutar cuando hace buen tiempo

- Oma Erika es un coqueto café ubicado en los bajos de lo que era una casa de barrio de 1925 -de la abuela Erika-, con sus muebles vintage y una oferta pequeña de deliciosos pasteles caseros y bagels.

- Iris Hesse es una tiendecita pequeña abarrotada de objetos para niños, sea para jugar, sea para decorar, todo un mundo imaginario monísimo. Me podría pasar horas en ella sin aburrirme

- The Golden Rabbit es un concept store dedicado a los amantes de la jardinería, todo ultra coqueto y monísimo. Incluye jabones y similares para el cuidado de las manos para los aprendices de jardineros. Un auténtico paraíso para encontrar gadgets para nuestra afición o para buscar alguna fragancia.

- Rikiki es una tienda con todo tipo de avalorios para el escritorio, calendarios, libretas, bolígrafos, e incluso venden ginebra de diferentes tipos, todo muy hipster y con precios de diseño.

- 69m2 una tienda de decoración y de ideas para arquitectura de interiores. Sus propietarias añaden "y cosas similares". La tienda mide exactamente 69m2 y tiene la similitud de un apartamento de 3 habitaciones, con su cocina incluida.

- Green Guerrillas ropa orgánica para hombres y mujeres, decoración nórdica y minimalista y moda preciosa

- Edelmut es una tienda de ropa y complementos femenina. La ropa muy floreada y de inspiración romántica diseñada por su propietaria Kataryna Rössler.

- Unterhaltung Lieblingsstücke es una concept store donde venden desde botas de agua, a mochilas, a platos de cerámica, a conservas en latas de diseño, a libretas y aceite de oliva, entre otras cientos de gadgets de diseño y curiosos. Un poco de todo, todo muy "mono".

- Moritz Wenz ofrece moda de hombre, incluyendo carteras y mochilas de piel, así como joyas diseñadas por el propietario: Moritz Wenz. También venden navajas, e incluso ginebras y cervezas. Todo de sólo de Alemania.

- Stoffwerke es una tienda de ropa y regalos para niños, muchos de los objetos hechos a mano

Y si después de hacer todas las compras y comer en todos los deliciosos cafés, queréis relajaros, nada mejor que un Hammam Turco de los auténticos a precios razonables: