Hábitos vacacionales de lujo 2016 por Condé Nast Johansens

No me sorprende nada que Barcelona sea el segundo destino preferido para el turismo de lujo a nivel mundial, y no sólo porque sea mi ciudad, sino porque es una ciudad magnífica y con buenísimos hoteles. Esta, entre muchas otras, es una de las conclusiones extraídas del estudio realizado por Condé Nast Johansens "Hábitos Vacacionales de los Viajeros de Lujo 2016”, y se acaba de presentar en España en el hotel Duquesa de Cardona.

El estudio se ha llevado acabo entre cerca de 725 usuarios de las guías de destinos y hoteles de lujo de Condé Nast Johansens de 60 países de todo el mundo. Éste no solo se basa en los hábitos vacacionales de los últimos 12 meses, sino que incluye las intenciones de viaje para los próximos 2 años. El perfil de los encuestados es de un 63% mujeres (vs. 37% hombres), el 68% de los cuales está casado o vive en pareja y tiene unos ingresos medios anuales de aproximadamente 128.000 euros. Estoy segura que la decisión del destino del viaje, y de cómo se viaja, es cosa de mujeres. 

Acostumbro a decir que el 45% de los viajeros se inspira en otros viajeros, y que pocas personas compran guías de viaje. El estudio destaca que durante la planificación y organización del viaje, el 91% de los viajeros visita páginas web de viajes, la lectura de las reseñas de otros viajeros (85%), los artículos en revistas (83%), visita a la página web de Condé Nast Johansens, las propias guías  de Condé Nast Johansens (76%), los artículos y reseñas en periódicos (72%) y posts de amigos (57%).

A la pregunta de qué ciudades le gustaría visitar en los próximos 24 meses, como ya he dicho, los encuestados mencionaron Barcelona en segundo lugar de preferencia después de Nueva York y seguida por otras ciudades europeas como: Roma, Venecia, Florencia, París, Ámsterdam, Viena, Dublín y Copenhague.

A la hora de alojarse los encuestados han sido claros en el orden en el que valoran los servicios y prestaciones que debe ofrecer el establecimiento ideal. La cama (81%), el cuarto de baño (80%) y la ropa de cama (70%) son fundamentales, seguido de: el tamaño de la habitación (65%), las vistas (61%), las toallas (61%), la ubicación de la habitación dentro del hotel (56%), los amenities (52%), el ambiente (52%), el mobiliario (51%), las bebidas dentro de la habitación y el servicio de limpieza (50%), disponibilidad de café (33%), tecnología (30%), las perchas (29%), el servicio de habitaciones (25%) y el mini bar (12%). Sugiero leer el post de Jordi Aparicio sobre qué desea encontrarse un huésped en un hotel.

De acuerdo con los destinos elegidos por los viajeros de lujo en los últimos 12 meses, las escapadas urbanas (66%) y las vacaciones en la costa (48%) representan el lugar ideal para disfrutar de sus vacaciones. A la pregunta de qué tipo de alojamiento valoran elegir de cara a los próximos 2 años, el 76% los viajeros de lujo respondieron que un crucero, el 73% que un hotel de lujo y el 70% que una cadena hotelera. No obstante, para el 55% de los encuestados su elección va ligada a sus intereses personales (golf, Spa, pesca, etc.). El 83% de los viajeros seguidores de las guías de destinos y hoteles de lujo tienen unos ingresos medios anuales de aproximadamente 128.000€ y realizan una media de entre uno y cuatro viajes al año, entre salidas de larga estancia, viajes de menos duración y escapadas de fin de semana.
La jornada terminó con un espectacular cocktail-cena en la terraza del Hotel Duquesa de Cardona con vistas al puerto de Barcelona.

Por lo tanto mi conclusión: los hoteles de lujo siguen siendo la gran opción para un gran número de viajeros, y creo que es muy importante no fiarnos de fotos perfectas en las webs de los mismos hoteles, sino cerciorarnos del nivel de servicio del hotel, del grado de renovación del hotel, y para eso leer a algunos periodistas y bloggers de referencia en las redes sociales, así como consultar Condé Nast Johansens.