0 elementos

Pensamos en Suiza y se nos viene a la cabeza relojes, chocolates, quesos, montañas y vacas. Si pensamos en Ginebra lo primero que se nos ocurre es que es la sede de organismos internacionales como la Cruz Roja o las Naciones Unidas, el famoso Jet d’eau -Salto de agua- en el magnífico lago Lemán rodeado de preciosas montañas.Pero la ciudad es mucho más que eso, y quiero compartir mi Ginebra, la que he descubierto en dos recientes viajes a la elegante ciudad. No es capital del país pero sí su centro financiero y institucional. El transporte público en Suiza está incluido con la reserva del hotel, super primer mundo.Además el aeropuerto no se encuentra lejos del centro, y si nuestro destino final es Palexpo -la feria de Ginebra– podemos caminar unos minutos bajo cubierto y llegar sin necesidad de tomar taxi ni autobuses. Todo bien pensado, todo muy suizo. Y se supone que cuando el aeropuerto haya terminado las obras, será mucho mejor. Si queréis alojaros en la zona de Palexpo, podéis elegir el Ibis Styles Genève Palexpo Aéroport (inaugurado en Noviembre 2017) que ofrece diseño a un precio módico; o también el Hilton Geneva Hotel & Conference Centre donde me he alojado un par de veces.
Es una ciudad ideal para una escapada de fin de semana, y si nos sobra tiempo y podemos añadir un par de días, mi sugerencia es visitar la coqueta ciudad de Annécy o la ciudad medieval de Gruyère donde el queso es sin duda el principal protagonista. Un paseo por la ciudad que alberga 40 museos públicos y privados, parques y zonas preciosas al aire libre (un must es un recorrido en barco por el lago Lemán), y su casco histórico con la Catedral de Saint -Pierre centro neurálgico de la parte medieval, clave en la reforma protestante.  Pasear por sus calles y perderse. Descubrir tiendecitas y restaurantes.
Mi hotel en Ginebra es Four Seasons Geneva, el histórico Hotel Des Bergues reconvertido en Four Seasons hace diez años, al cual se le añadió una terraza con vistas 360º de Ginebra donde podemos degustar gastronomía japonesa en el restaurante Izumi. Subir a esa terraza es obligado, sea nuestro hotel o no.
Entrad y disfrutad de su afternoon tea en el coqueto Le Bar des Bergues. Y si podéis, dormid en él, es uno de los mejores hoteles en los que me he alojado últimamente.
Para ver mis fotos de Four Seasons Geneva linkar aquí
Para ver mi vídeo de Four Seasons Geneva linkar aqui y aquí
Para ver mi vídeo del Spa Montblanc de Four Seasons Geneva linkar aquí

He aquí mi selección de restaurantes, café y tiendas en Ginebra:
Café La Clémence:  sentarse para ver y ser visto, un clásico de Ginebra, comida sencilla y contundente. Sin floritudes. Mi sugerencia tomar un café a media tarde y observarLes Armures: es el restaurante del hotel (boutique hotel cuyas habitaciones han sido recientemente totalmente reformadas) con mismo nombre y está decorado con antiguas armaduras y armas, muy pintoresco. Es un restaurante muy popular de la ciudad, donde podemos comer lo más típico de la gastronomía suiza: raclettes y fondues en todas sus variantes.Fue también el sitio elegido por Bill Clinton cuando visitó la ciudad y deben estar muy orgullosos pues en el acceso al restaurante hay una placa con la copia de la carta de agradecimiento que recibieron del ex  presidente norteamericano.Vivel Pâtisserie: fundada en 1992 por una apasionada pastelera iraní, se ha ido convirtiendo en lugar para tomar algo delicioso en un entorno muy agradable.
También la encontráis en Dubai y en Tokio. – Pougnier Pâtissier: mi lugar elegido para pasar una parte de la tarde, todo está de vicio y es encantador. Dispone de diferentes locales repartidos por la ciudad.Bookbinders Design: Si nos gusta el tema papelería y queremos personalizar nuestras libretas mi propuesta es Bookbinders Design, los encontráis por toda Suiza.Yellowkorner:  Tienda y galería de fotografía para amantes del arte y de souvenirs con personalidad y únicos.
Diseño suizo: En mi última visita pude visitar una pop-up store, es decir un tienda con tiempo limitado de existencia y show room de algunos de los mejores diseñadores locales:
Xavier Casile: publicitario y creador
Claudio Colucci: diseñador de interiores y de muebles.
André Bucher: pintor y escultor
Offrande Bijous: joyas
Ludovic Ballouard: relojes originales
Nina Marina: cinturones customizados

Como véis Ginebra es más que relojes y chocolates. No es la capital suiza, ni tampoco la ciudad más grande del país, pero Ginebra reúne al borde del lago Lemán lo más actual de la buena vida helvética. Mis otras sugerencias de hotel en Ginebra son el encantador Mandarin Oriental Geneva -su restaurante indio Rasoi by Vineet cuenta con una estrella Michelin y lo tengo pendiente. Si nuestro objetivo es visitar alguna feria en Palexpo, lo más lógico es que nos quedemos cerca del recinto y mi sugerencia es Hilton Geneva Hotel & Conference Centre, moderno y con todo lo que necesitamos para una estancia perfecta.