Herencia Peranakan en Singapur

Herencia Peranakan en Singapur

En mis múltiples viajes a Singapur, todavía no había tomado parte en el itinerario Peranakan, y además ha sido en los últimos años que el Gobierno Singapurense ha dado protagonismo a esta parte tan importante de su historia y de su cultura. Singapore Tourism Board ha creado todo un apartado de información sobre la cultura Peranakan en su web, y está difundiendo su herencia arquitectónica y cultural con apoyo, organizando tours turísticos y con el recientemente abierto Museo Peranakan. A modo de introducción y descripción: La palabra Peranakan procede del malayo y significa “descendiente”, haciendo referencia a la segunda generación de cultura china nacida en toda la zona de la península malaya. Los primeros Peranakan provienen de los matrimonios, a partir del siglo XV, entre los comerciantes chinos y las mujeres malayas, birmanas o Indonesia. Los Peranakan adoptaron parcialmente costumbres malayas con el fin de integrarse con las comunidades locales. Durante el dominio británico se fueron occidentalizaron: En el Museo Peranakan se pueden ver mesas puestas para la cena y cocinas, y desde comer con cubiertos a otros detalles delatan este acercamiento a lo británico/europeo.

Se puede decir que la mezcla más común es entre chinos y malayas, pero también hay otros grupos étnicos locales en Peranakan: musulmanes peranakan, judíos peranakan, hindúes peranakan o incluso Peranakan euroasiáticos, los kristangs (cristianos con ancestros portugueses y asiáticos). Todos ellos minoritarios con respecto a los chinos Peranakan, pero con estrechos lazos entre ellos. En la cultura Peranakan Baba es la palabra china que sifnifica padre y se refiere a los hombres, la Nyonya se refiere a las mujeres y viene del portugués Donha (señora). La comunidad Baba-Nyonya son los considerados como más auténticos y muy conectados con sus raíces malayas, además llegaron a cotas más altas en sectores políticos y económicos, es la imagen típica del auténtico Peranakan. Eran las mujeres las que conservaban la cultura local (generalmente malaya) , ellas mantuvieron sus rasgos culturales malayo-indonesios originarios, a pesar de la fuerte presencia china por parte de la rama masculina de las familias. De esta manera, el mestizaje no llegó a crear una amalgama conjunta en las familias Peranakan, sino que, la cultura de hombres y mujeres tenían una serie de rasgos definitorios que se mantenían generación tras generación. Estas mujeres se convirtieron en las auténticas guardianas de la cultura Peranakan, especialmente en las artes y costumbres. Los Babas, los hombres, eran los casados con las mujeres locales ya habían acudido a escuelas inglesas y el chino lo habían aprendido de sus tutores. Su lengua común es baba malay. Las bodas eran el momento multicultural por excelencia, con trajes tradicionales chinos, pero donde los elementos ceremoniales eran malayos. En las fotos que se exponen en el Museo Peranakan se observa como las mujeres no podían sonreir, curiosamente era una de las reglas. Por otra parte, los funerales contaban con un desfile de familiares y conocidos cuánto más se llorara por el difunto, significa que éste era más querido por su comunidad - a algunos niños en los 50 y 60 en Singapur les pagaban dinero para que acudiesen al desfile funerario y llorasen-.En el momento que Singapur pasa a control inglés, en 1824, los Peranakan se orientaron de manera más directa hacia la cultura inglesa, adaptando determinados modelos, costumbres e incluso el idioma, teniendo estrechos lazos con el gobierno colonial. Las segundas generaciones, que comenzaron a hibridar la cultura china y la local, añaden en este momento elementos propiamente coloniales. Estas familias mestizas chinas fueron conformando una élite comercial que terminaría eclosionando con la hegemonía británica en la zona, momento en que se trató de fomentar también la educación inglesa puesto que les reportaba beneficios comerciales. Con el proceso de descolonización británica, a partir de la II Guerra Mundial, los Peranakan perdieron progresivamente gran parte de sus privilegios. Su lengua, el Baba Malay, vivió un rápido retroceso, al igual que otros elementos identitarios, en favor de la cultura occidental. Por otro lado, la migración también ha roto los fuertes vínculos familiares que habían conformado su razón de ser. No obstante, en la actualidad, las comunidades Peranakan parecen estar recuperando visibilidad, después de unas décadas en las que prácticamente estuvieron a punto de desaparecer. Diferentes asociaciones, por lo general respaldadas por prósperas comunidades Peranakan, han sabido difundir y recuperar parte de su patrimonio. Para comprender mejor todo lo que envuelve la historia Peranakan recomiendo leer este artículo de la revista Ecos de Asia por Ramón Vega Piniella experto en historia de arte asiático.
Mis propuestas para entender y familiarizarse con la cultura Peranakan en Singapur: - Visitar el Peranakan Museum abre a las 10 de la mañana y la entrada cuesta 6$,  ocupa tres plantas de un edificio Peranakan. En él podemos ver desde fotografías, a exposiciones de cómo eran las cocinas o cómo estaban puestas las mesas para comer, muchos vestidos y enseres. Especialmente no perderse el documental de diez minutos. Realmente muy interesante para poder hacerse una idea de la herencia Peranakan. - Pasear por las casas Peranakan totalmente restauradas y conservadas en la zona de Emerald Hill (con Hullet Road). Es una calle angosta y discreta detrás de Orchard Road -un remanso de tranquilidad al lado de la que es, seguramente la calle más transitada de la ciudad-. Cada casa debe tener un valor de unos 5 millones de dólares –singapurenses- . En las fachadas, hay una pequeña ventana con una forma curiosa, me comentan que es forma de murciélago, pues la manera de pronunciar murciélago en chino significa buena suerte. Y esa misma forma es el logo del ente nacional de turismo – Singapore Tourism Board- - Pasear por China Town donde también se pueden observar este tipo de casas, aunque están muy comercializadas o decoradas, es decir, en su gran mayoría son tiendas y hay letreros y similares. - Comer la rica gastronomía Peranakan, en cualquiera de estos restaurantes recomendados en la web de Turismo Singapur,  En esa zona en el restaurante The Blue Ginger pude degustar lo que es gastronomía Peranakan con platos como Kam masak assam gulai (pescado), ayam pangang (pollo), sambal sotong (calamar), todo de inspiración malaya. Básicamente es cocina malaya con influencia china. - Visitar a Alvin Yapp en The Intan. De hecho, se le visita en su propia casa. No sé puede ir sin cita previa y sólo admite grupos de unas seis personas - precios 45$ por persona-. Alvin es una persona encantadora, de familia Peranakan y que ha convertido su casa en un auténtico museo, en una joya, dónde el único lugar que no muestra a los visitantes es su habitación. Alvin dedica su vida a la cultura Peranakan y viaja por el mundo comprando piezas antiguas, desde joyas, a zapatos a cerámica. El objetivo de Alvin no es sólo preservar sino también difundir la cultura Peranakan -ha donado algunas piezas de su colección al Museo Peranakan-, presta piezas para exposiciones temporales, organiza conciertos benéficos en su casa. Todo una vida dedicada a sus orígenes. Además de ser una visita extremadamente interesante, Alvin es sencillamente encantador.
 
    - Pasear por Joo Chiat donde también hay casas Peranakan y es menos visitado por los turistas. Muy recomendable.