0 elementos

Sin duda Buenos Aires es mi ciudad favorita en Sudamérica, por atractivos turísticos, gastronomía y por carácter. Sí, Buenos Aires tiene un carácter muy europeo sin perder la esencia argentina que tanta chispa le da. Sus habitantes dicharacheros, simpáticos y prestos a ayudar, protestan y se toman estoicamente las dificultades de la vida diaria, sea económica, sea por el tráfico que les hace perder el tiempo horas y horas. Y además los bonaerenses son amantes de la arquitectura, cultura, gastronomía, son muy cultos.
A mi Buenos Aires me apasiona, es una mezcla entre París y Barcelona con aire decadente lisboeta y una modernidad que recuerda al puerto de Hamburgo.
He estado cinco veces y aquí quiero recopilar mis imprescindibles para visitar, los básicos para quien planee visitar la ciudad.
Web oficial de Turismo Buenos Aires linkar aquí
Mis fotos de Buenos Aires linkar aquí
En este link podéis leer mis hoteles de lujo favoritos en Buenos Aires
En este link podéis leer mis sugerencias para foodies en Buenos Aires
En este link podéis leer mi selección chic en Buenos Aires– El barrio de Recoleta, con su arquitectura de influencia francesa, elegante infraestructura y tiendas lujosas. Este barrio fue creciendo alrededor del cementerio de la Recoleta donde descansan los restos de los antepasados de las familias burguesas porteñas, entre ellas, se puede visitar la tumba de Evita Perón. Al lado de la entrada del cementerio se encuentra la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, fundada en 1716 por misioneros Jesuitas, siendo la segunda iglesia más antigua de la ciudad.
En la Recoleta también encontraremos restaurantes y tiendas que os encantarán como Fervor uno de los mejores restaurantes de la ciudad para disfrutar de una buena parrillada, incluida la de pescado (gracias, ambiente muy agradable y con un aire retro. Servicio perfecto. No os lo perdáis.
Y un poco de cultura con el museo MALBAMuseo de Arte Latinoamericano Contemporáneo– desde Fridha Kahlo y Diego Rivera a otros pintores contemporáneos con interesantes artistas locales.
Sin duda el barrio donde yo viviría en Buenos Aires

San Telmo es la postal colonial con sus calles empedradas e irregulares, y descubren a su vera antiguas casitas de adobe y ladrillo. Desde Plaza de Mayo, tomar la calle Balcarce o Defensa, en ésta encontraremos tiendas de antigüedades muy concurridas. Adentrándonos un  bullicio de pequeños y encantadores cafés, y lugares de tango. Los domingos tiene lugar en la Plaza Dorrego el mercado de antigüedadesmarché aux puces– .
Quiero destacar a parte de pasearse por San Telmo y disfrutar de los edificios y monumentos, el Museo Histórico Nacional, el Museo de Arte Moderno así como el Museo del Cine Pablo C. Ducrós Hicken que es toda una institución en la ciudad.
– Sus avenidas, os sorprenderán las anchas y larguísimas avenidas de Buenos Aires: la 9 de julio – entre las más anchas del mundo, mide 140 metros- con su Obelisco destacando como postal de la ciudad, de 67 metros de alto e inaugurado en 1936 -por cierto, por dentro es hueco y cuenta con 202 peldaños de hierro y es muy interesante visitarlo-. Avenida Corrientes lugar de la movida nocturna.
No es una avenida pero es larga e interesante para visitar: calle Florida, peatonal, llena de tiendas y con rasgos del siglo XVIII. Quien va a Buenos Aires pasa seguro por Florida, la principal arteria comercial de la ciudad.

Teatro Colón: otro símbolo de la ciudad y de obligada visita para los turistas. Es considerado uno de los cinco mejores teatros para la ópera por su excepcional acústica. Fue inaugurado en Mayo de 1908. La sala principal -una de las mayores del mundo- tiene 32 metros de diámetro, 75 de profundidad y 28 de altura en un entorno de estilo ecléctico, que combina el neorenacentismo italiano y el barroco francés, con una rica decoración en dorado y escarlata.
Información para visitas guiadas linkar aquí.La Boca, el barrio más característico y curioso de la ciudad: colorido y nido de artistas. Su origen se remonta al Siglo XIX, cuando comenzó a desarrollarse alrededor del primer puerto natural de Buenos Aires con una mayoría de pobladores inmigrantes, principalmente italianos. Calles irregulares, veredas altas, pintorescas casas de chapa coloreada, La Boca invita a recorrerlo en apacibles caminatas disfrutando de sus atractivos simples pero memorables.
No perderse Caminito, la calle en La Boca abarrotada con bailarines de tango, artesanos y hordas de turistas tomando fotos. Podemos ver como bailan tango en la calle. Un placer.– Estadio del Club Boca Juniors:  Construido en 1940 y remodelado en 1996, el Estadio de Boca tiene como nombre oficial el de Alberto José Armando, sin embargo es más conocido como La Bombonera, apodo originado en la diagramación de sus tribunas con el objeto de lograr mayor capacidad de recepción de público. También puede accederse allí al Museo de la Pasión Boquense, la historia de la entidad, sus triunfos, estrellas y autoridades de todos los tiempos.
Puerto Madero: nuevo barrio en la zona portuaria, los viejos diques fueron convertidos en bares, restaurantes, discotecas, cines y otros tantos sitios de interés que atraen tanto a los habitantes de Buenos Aires como a los turistas. La zona más in y con más rascacielos de la ciudad, que con la combinación de los viejos almacenes de ladrillos forman un marco único.Palermo: El pulmón verde en plena Capital Federal, los Bosques de Palermo se extienden por 25hs. arboladas con las más diversas y encantadoras especies, y atravesados por un magnífico lago artificial que embellece el paisaje. Fueron mandados a construir en 1875 por el entonces Presidente Domingo F. Sarmiento, para ser remodelados varios años más tarde por el célebre paisajista francés Carlos Thays. Pasead por el parque 3 de febrero si queréis ver a familias argentinas disfrutando de la vida al aire libre.
O en Palermo viejo encontraréis tiendas y cocina gourmet, un barrio que se está volviendo de vanguardia.