0 elementos

REGENSBURG, la guía más chic de la joya bávara
1-3 junio 2013

INTRODUCCIÓN
Alemania es mucho más que Berlín o Munich, en su mayoría los turistas se quedan con las dos capitales, aunque si ampliamos y visitáis Colonia, o Hamburgo quedaréis encantados. Después destacan otras ciudades preciosas que no tienen acceso directo de aeropuerto y que no acostumbran a ser destino de fin de semana, sino destino de un alto en el camino en un recorrido en coche por algún Land alemán. Entre estas quiero destacar ciudades que conozco muy bien como Aquísgrán (Aachen donde pasé un par de años cuando era estudiante), Heidelberg, Núremberg, Bamberg, Freiburg, Kiel, Lüneburg y muchas otras que me dejo. Pero aquí quiero compartir mi pequeña guía de Ratisbona (Regensburg). Esta linda y agradable ciudad de unos 150 mil habitantes, tiene origen romano de más de 2 mil años de antigüedad, y destaca por un casco antiguo con innumerables obras de arquitectura románica y gótica, y por suerte no fue bombardeada en la segunda guerra Mundial, por lo que su centro está intacto. Además está atravesada por el Danubio, por lo que la convierte en una ciudad encantadora y por qué no, de aspecto romántico. Es además Patrimonio de la Humanidad desde Julio del año 2006.
Información general:
Web oficial de turismo de Ratisbona linkar aquí
Para ver mis fotos de Ratisbona linkar aquí

FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

Fecha
Del 1 al 3 Junio 2013

Dinero
Para tres días y siendo en Europa, evidentemente me llevo algo de dinero en efectivo y la tarjeta visa que es aceptada en todas partes. Calcular unos 150€ por los dos trayectos de avión y unos 35€ para el tren desde Nuremberg.

Seguridad
Mi experiencia fue absolutamente positiva y justo tener las habituales precauciones que se tiene en cualquier viaje (o cuando se pasea por Barcelona), sobretodo en lugares de aglomeraciones de gente y en horas nocturnas o en lugares de poca luminosidad.
Los robos pasan, pero no tienen por qué pasar si se están vigilando nuestras pertenencias y los objetos de valor que llevamos. Evidentemente aconsejo viajar sin joyas ni ostentaciones externas.

Transporte
Taxi: El taxi no es tiene precios de lujo, aunque tampoco es barato en Ratisbona. Sólo tomé para llegar a mi hotel desde la estación central.
Tren: La Deutsche Bahn es el medio de transporte ideal para moverse por Alemania, algo caro pero muy efectivo. De Nuremberg a Ratisbona son unos 35€.
Coche: Es una muy buena opción si se quiere recorrer los diferentes pueblos encantadores de Baviera, de hecho sería lo ideal para una semana.
 
Clima
Ratisbona, como prácticamente toda Alemania es más probable que encontremos nubes o lluvia que sol brillante. En invierno mucho frío, y en verano suave. Mayo y Abril son buenos meses para viajar y conocer Ratisbona. Acostumbra a hacer muy buen tiempo – aunque puede haber excepciones
 
Alojamiento
Ratisbona apenas dispone de hoteles de lujo, pero sí dispone de varios hoteles boutique encantadores y de muchos hoteles de cuatro y tres estrellas. Además, he visitado dos hostales que son fantásticos y muy recomendables si nuestro presupuesto es ajustado.
Más información sobre hoteles en Ratisbona en mi bloglinkar aquí
 
Gastronomía
Alemania y Bavaria son los lugares perfectos para los carnívoros. Asado de cerdo o cualquier tipo de salchicha es típico también de Ratisbona y es uno de los mejores souvenirs que podemos llevarnos. Más información linkar aquí
Para los no carnívoros no os perdáis las Knödel que vienen a ser unas albóndigas de patatas o de pan, según receta que acompañan a la mayoría de platos de carne. Se sirven en toda Alemania pero muy especialmente en todo el sur. Igual que los Spätzle que son una pasta que generalmente se sirven como plato individual bañados de queso y al horno, los Käsespätzle, o acompañando la carne.

HISTORIA

Pocas ciudades del centro de Europa pueden presumir de ofrecer una imagen tan fantástica: se mire donde se mire, uno está rodeado por más de 2000 años de historia. Ratisbona cuenta con más de 1500 edificios protegidos como monumentos, de los cuales 984 componen el conjunto arquitectónico «Centro histórico de Ratisbona y Stadtamhof», declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. El puente de piedra sobre el Danubio, la catedral y la calle Kräuterermarkt, con la colegiata gótica de St. Johann, el Museo del Tesoro Catedralicio, la casa patricia que semeja un castillo en el Heuport y la histórica farmacia Adler-Apotheke son varios de los monumentos más importantes de Ratisbona, aunque solo una pequeña parte de todo lo que merece la pena visitar. A la altura del edificio Amberger Stadel, siguiendo el curso ascendente del Danubio, se llega al Mercado del Pescado con la fuente Roland y la casa conmemorativa del astrónomo Johannes Kepler. La iglesia de St. Ulrich, con el Museo Diocesano, el antiguo prebostazgo catedralicio, las plazas Dachauplatz y Neupfarrplatz, el Alter Kornmarkt (antiguo mercado de cereales), el Kohlenmarkt (mercado de carbón) y las plazas Zieroldsplatz, Rathausplatz y Haidplatz, la Porta Praetoria y las Geschlechtertürme, unas torres entre las que se encuentra la Torre Dorada que con sus 28 metros de altura es la torre medieval más elevada al norte de los Alpes, son otras plazas, conjuntos y edificios magníficos, para cuya descripción se queda corta la palabra «encantador». Quedaréis encantados con la visita.
Para conocer la huella judía en Ratisbona linkar aquí
Ratisbona tiene 153.000 habitantes, es la 4a ciudad en tamaño de Baviera (después de Munich, Nuremberg y Augsuburg), ocupa una superficie de 80,8km2, dispone de 4 universidades, y curiosamente tiene el mayor estadio de béisbol de Alemania.
Recomiendo comprar la Regensburg Card con la que se puede acceder a museos, atracciones varias y podremos beneficiarnos de descuentos. Hay muchas posibilidades, por ejemplo 24 horas cuesta 9€, 48 horas cuesta 17€, etc.
Mapa online de Ratisbona linkar aquí
Para tours guiados en Ratisbona: que se puede reservar con la oficina de turismo en este link

CÓMO LLEGAR

Tomo desde Barcelona el vuelo de Vueling, tardo 2 horas y 15 minutos en llegar a Nuremberg. El aeropuerto está situado tan sólo a 7kms al norte de la ciudad. Una vez aterrizada en el coqueto aeropuerto se puede tomar el metro U2 que lleva a la estación central en unos 12 minutos. Hay máquinas expendedoras del billete, cuesta 1,90€. De allá en la estación central tomo el tren RB hasta Ratisbona. 1 hora.
Ratisbona está situada a 120kms de Munich y a 100kms de Nuremberg. Dispone del puerto fluvial más grande de Baviera.
Historia
Los hombres de la edad de piedra se asentaron en el Danubio en la parte de Ratisbona. El nombre celta Radasbona era el más antiguo nombre dado a un poblado prehistórico aquí. Alrededor del año 90aC se asienta una fortaleza romana en el distrito del actual suburbio Kumpfmühl.
179 aC. La fortaleza romana Castra Regina (fortaleza junto al río Regen) nace para el latica de la tercera Legión, durante el reinado del emperador Marcus Aurelius. Siglo VI aC. Castra Regina se conoce como Reganespurc y se hace la residencia de los duques de la casa de Agilolf y la primera capital ciudad de Baviera. Siglos XII y XIII de la floreciente economía con comercio conexiones hasta París, Venecia y Kiev. En este momento Ratisbona es una de las más ricas ciudades con una población muy grande. La arquitectura románica y gótica de la edad media es todavía hoy prominente en el aspecto de la vieja parte de la ciudad.
1135-1146 Erección del puente de piedra. Este milagro de la ingeniería medieval sirvió de modelo para la construcción de puentes de muchos proyectos, por ejemplo el puente de Carlos en Praga. En 1245 Emperador Federico II confiere a la ciudad el derecho de autogobierno con el privilegio de «creación de un alcalde y el Consejo». Ratisbona sigue siendo una ciudad Imperial libre hasta 1803.
1542 El Consejo de la ciudad adopta la fe protestante. Primera celebración pública de la Sagrada Comunión, según el nuevo credo. Entre los años 1663 – 1806 Ratisbona es el asiento de la lmperial.
1748 El Director General de correos, el príncipe Alexander Ferdinand von Thurn und Taxis, es nombrado Comisario Principal. En 1838 Ratisbona se convierte en la capital del distrito de Oberpfalz y Ratisbona, cuya área corresponde aproximadamente al actual distrito administrativo llamado Oberpfalz (Palatinado superior).

DORMIR

Ratisbona apenas dispone de hoteles de lujo, pero sí dispone de varios hoteles boutique encantadores y de muchos hoteles de cuatro y tres estrellas. Además, he visitado dos hostales que son fantásticos y muy recomendables si nuestro presupuesto es ajustado.
Hotel Goldenes Kreuz: Un hotel con carácter antiguo, aunque totalmente renovado, donde encontramos ocho enormes habitaciones que recuerdan una suite palaciega. El goldenes Kreuz traslada a sus huéspedes a otra época, es como un cuento de hadas, y cada una de sus ocho habitaciones llevan el nombre de un emperador de la época dorada, con camas de dosel, vigas de madera en el techo, suelos de parquet, cristal, grandes espejos, todo muy elegantemente aristocrático,
Goliath Hotel: Las 41 encantadoras y amplias habitaciones del Goliath hotel son todas diferentes y con un aire divertido y contemporáneo. Ubicado en un edificio histórico, cuando se accede a su interior todo toma un aire moderno y contemporáneo. Es un hotel fantástico y muy recomendable. Además de sus agradables habitaciones cuenta con una pequeña zona wellness para poder relajarse. No perderse justo enfrente el restaurante David de la misma propiedad que aparte de ser muy bonito, nos ofrece vistas espectaculares a la catedral. Este hotel fue la elección de una arisca pareja oscarizada de actores españolas durante su estancia en Ratisbona.
Sorat Insel Hotel: En una preciosa ubicación para tener vistas inmejorables, en la pequeña isla en el Danubio, el Sorat Insel Hotel es el más grande de Ratisbona. Fue construido en 1995 y sometido a una completa renovación en 2005 y algunas habitaciones en 2010. Dispone de un total de 75 habitaciones y de una pequeña pero agradable zona con sauna y jacuzzi. Además de varias salas de reuniones y conferencias por lo que muchas pequeñas convenciones tienen lugar en el Sorat. De obligada parada para tomarse algo en acogedor bar con terraza.
Hotel Orphée – Andreas Stadel: Abrió sus puertas en diciembre de 2004 y está ubicado en el Künstlerhaus Andreas Stadel cerca del puente Steinernen Brücke. El establecimiento cuenta con 10 encantadoras y amplias habitaciones, 6 de ellas con una terraza al sur frente a las terrazas de la orilla del Danubio. Todas las habitaciones cuentan con decoración mediterránea y cuentan con una pequeña cocina. Perfecto para familias o escapadas románticas. Os encantará.
Hotel Orphée: Bajo este paraguas se conjuntan  tres diferentes hoteles en el centro histórico – menos el Andreas Stadel que está ubicado en la otra orilla del río. Los dos en el casco histórico son prácticos, funcionales y con un aire tradicional perfecto con el entorno en que se encuentran. En un edificio barroco su restaurante y café es un must para hacer un alto en el camino, data de 1896.
Cuenta con 25 tranquilas habitaciones, decoradas con elementos antiguos de muebles, camas con dosel y techos de estuco hermoso.
Hotel Muenchner Hof: Este hotel de gestión familiar ofrece 59 habitaciones temáticas con conexión Wi-Fi gratuita. Está ubicado en el casco histórico. Con techos de artesanado de madera y vistas fantásticas a la catedral, este hotel ofrece habitaciones amplias y muy agradables, perfectas por ubicación. Todas las habitaciones del histórico de 4 estrellas Münchner Hof tienen su propio estilo. Todas las habitaciones incluyen TV por cable, un escritorio y un baño con secador de pelo, sus baños son seguramente demasiado sencillos con respecto al resto del hotel. Además ofrecen un terminal de internet gratuito en la zona de recepción. Los huéspedes reciben descuentos en el parking Am Dachauplatz, a sólo 5 minutos a pie del hotel.
Y si está libre pedid las habitaciones nuevas en la torre azul que está justo enfrente del edificio principal del hotel y están ubicadas en una de las pocas torres patricias que todavía se conservan en la ciudad. ¡Toda una experiencia! 

RESTAURANTES

Como he estado sólo una vez en Ratisbona, no he podido ni mucho menos probar todos los restaurantes que os recomiendo. Sí me permito recomendar estos restaurantes pues son sitios donde van los habitantes locales y me ha ayudado una amiga que vive allí.
Que decir que la gastronomía es típica bávara: mucha carne, cerdo y todo regado por muy buena cerveza.
– Wurstkuchl colas y colas para comerse unas salchichas en este antiguo y desenfadado restaurante. Famosa es su parrilla y el olor llega a varios rincones de la ciudad. Recomiendo comprar como souvenir sus salchichas en lata
– Anna Café, un delicioso café para hacer una parada, sea para tomar un pastel, una ensalada o comprar pan. Os encantará
– Weltenburger am Dom, más clásico bávaro imposible, restaurante muy agradable donde producen su propia cerveza. Codillo o Spätzle (una especie de fideos con queso hechos al horno). Su cerveza se puede comprar en El Corte Inglés.
– Ratskeller, todas las ciudades alemanas con un poco de historia disponen de un restaurante en el sótano del ayuntamiento, Ratisbona no podía ser menos y ofrece un restaurante más que recomendable desde 1910
– Haus Heuport es otro agradable restaurante y café que es recomendable ni que sea visitarlo, con sus salas palaciegas y bóvedas.
– Regensburger Weissbräushaus, cervecería con todos los platos típicos bávaros. Y mucha cerveza
– Regensburger Spital está al lado del Danubio, os encantará su informalidad y disfrutaréis de una comida típica alemana. Se puede visitar su pequeña producción de cerveza, y aprovechad su jardín cuando se pueda disfrutar del buen tiempo. 

TIENDAS

– Händlmaier la tienda de mostaza dulce más famosa de Ratisbona y alrededores
– Farmacia Adler curioso pero sí, la farmacia data de 1610 es la más antigua de Alemania. Parad, entrad y sentid la historia.
– Der Hutmacher am Dom, es seguramente el fabricante de sombreros artesanos más famoso del mundo, recibe encargos incluso de Hollywood. Tiene más de 15 mil diseños e incluso vende online. El artista es Andreas Nuslan.
– Pastelería Prinzess establecida en 1686, dispone también de una agradable cafetería. Aquí podemos comprar el típico producto dulce de Ratisbona, los besos de Bárbara, en honor a Barbara Blomberg. La historia cuenta que Barbara hija de un artesano, supo levantar el ánimo del depresivo emperador Carlos V. Le dio un hijo, Juan de Austria, concebido en Ratisbona. Es un bombón de chocolate, especias y miel.
– Einseifer: tienda de jabones naturales
– Cepillos Bürsten Ernst: naturales y hechos artesanalmente desde el año 1894
– Tienda de juguetes Selmair, un placer ver juegos didácticos y atractivos.

QUÉ VER

Todo es accesible a pie. El primer lugar que creo importante visitar cuando se llega a Ratisbona es el Centro de visitantes donde encontraremos todas las informaciones necesarias para hacer de nuestra estancia una visita inolvidable. Es un centro no sólo con folletos, sino organizado como un museo interactivo, y con documentales. Vale la pena pasar en él un rato.
Allí y alrededor de la plaza del Ayuntamiento hay wifi gratis, escoger la red «Tourist Info» y abrir el navegador, poner los datos y bienvenidos a internet gratis!
Pasear, pasear y pasear, mi recomendación.
 
– Puente de piedra que cruza el Danubio: Esta construcción medieval se ha convertido en un modelo para muchos otros puentes, como por ejemplo el Puente de Carlos en Praga. Construido desde 1135 hasta 1146, es el puente de piedra con arcos más antiguo y, en parte, aún intacto que se conserva en Alemania. Tras su construcción, la por aquel entonces «octava maravilla del mundo», con 310 metros de longitud y siete metros de ancho, era la mayor del mundo en su estilo arquitectónico y durante 800 años fue el único puente de piedra sobre el Danubio entre Ulm y Viena. En mayo de 1189, el emperador Federico I, llamado también Barbarroja, partió desde aquí con su ejército hacia la Tercera Cruzada. Difícil tomar una foto sin turistas. Curiosamente hasta hace un par de años los coches podían circular por él, y esto hizo que se dañara. Las obras de rehabilitación duran mínimo – según me dijeron- hasta 2016.
– Basílica de San Emerano y el palacio, residencia de la familia Thurn und Taxis desde 1812. Los festivales de palacio celebrados anualmente atraen a Ratisbona a más de 30.000 visitantes cada verano, convirtiendo el palacio en uno de los más brillantes centros de atención de la región. La historia de los príncipes Thurn und Taxis se remonta al siglo XII. En el Museo Marstall se pueden observar carruajes, palanquines, trineos, arreos, accesorios de equitación y sillas de montar, así como obtener interesantes impresiones en relación con el servicio de transporte de los últimos siglos. También pueden ser visitadas determinadas zonas del palacio
– Catedral de San Pedro: Un símbolo que toca el cielo y, en gran medida, el punto central más visible de la ciudad, es la catedral de Ratisbona, la Catedral de San Pedro, cuya construcción en su forma actual fue llevada a cabo entre 1260 y 1520. Como testimonio sobresaliente del gótico en Baviera, impregnó durante siglos la vida de sus habitantes. Durante una visita por la catedral llaman especialmente la atención, entre otros muchos tesoros, los cinco altares góticos con baldaquín, que se han conservado como piezas singulares en la catedral, así como los vitrales que datan de la época entre 1220 y 1370. La catedral es también el hogar de los Gorriones de la Catedral de Ratisbona – la «joya de la corona» entre los coros de niños – que realizan aquí su servicio litúrgico en la configuración musical de las misas. Hay también un museo para niños
– Torres medievales: de las 72 que habían llegado a haber sólo quedan 20. De ellas algunas son casas privadas y otros hoteles o restaurantes. Eran símbolo de defensa, y de la prosperidad y el poder de sus habitantes. En la Edad Media, las viviendas de las acaudaladas familias de patricios edificadas al estilo de palacios, con sus altas torres que se elevaban hacia el cielo, dominaban en el perfil de la ciudad – y aún hoy en día siguen sin pasar desapercibidas. La más impresionante de estas torres es la Torre Dorada, construida en torno a 1260, con sus nueve plantas y una altura total de 50 metros, y que en la actualidad se utiliza como residencia de estudiantes.
– Alte Kapelle – Antigua Capilla: Cuenta la tradición que la Colegiata de «Nuestra querida señora de la antigua capilla» data de la época romana. En el siglo XVIII la basílica románica magníficamente fue reconstruida en el estilo rococó bávaro. De especial interés es el nuevo órgano que fue dedicado por el Papa Benedicto XVI en 2006 durante su visita a Regensburg. Este instrumento es el único órgano que nunca ha sido bendecido por el Papa en persona.
– Schotenportal – la Puerta escocesa- En el año 1090 monjes benedictinos irlandeses fundaron el monasterio de Sankt Jakob y fue conocido popularmente como el «escocés», hacia el año 1200 se completó la construcción de la famosa iglesia y su  «puerta escocesa», que da al norte, es particularmente impresionante. Estatuas magistrales y ornamentos en diseños de arcos de medio punto decoran la entrada de la iglesia. Hay varias interpretaciones del significado de las escenas representadas, permitiendo que el alcance para ideas místicas.
– Nueva iglesia de París: La iglesia protestante Luterana es la iglesia más antigua de la reforma en Regensburg. No es simplemente la iglesia de la congregación protestante, pero también es considerado como el punto de partida para la propagación de la fe protestante del norte en los países de Europa sudoriental y los Balcanes. La antigua ciudad judía estaba situada en la ubicación de la actual Neupfarrplatz hasta el momento de su destrucción por los pogromos en 1519.
– Capilla de todos los santos en la catedral Cloisters: el importante edificio central románico encuentra en el patio del claustro del este al lado de la sala capitular. La pequeña sala central enfrenta con su altar el nicho del altar frente oriental. Se pueden observar los extensos restos de un mural de la misma época que abarcó toda la sala y que debe haber tenido un efecto más singular.
– Los gorriones de la catedral – coro de niños cantores- se tiene datos de su existencia desde el año 975 dC., St Wolfgang, el obispo de Regensburg, fundó una escuela en la catedral en la que se hizo particular hincapié en formación musical: los alumnos tenían la tarea de cantar en los servicios en la Catedral de San Pedro. En el siglo XIX Joseph Schrems le dio a esta formación su fama actual con conciertos en todo el mundo. Los papas Pío XII, Pablo VI y Juan Pablo II elogiaron la calidad excepcional de la música de la iglesia en Ratibona. Este fue el Iegado heredado por el Papa Benedicto XVI, cuyo hermano Georg Ratzinger fue el maestro de capilla de la Catedral durante 30 años. Bajo su dirección, el coro de niños cantores celebró su milenario aniversario de su fundación. A pesar de dar conciertos por todo el mundo, el legado principal es cantar en la catedral.
– Antiguo Ayuntamiento: la impresionante torre del antiguo Ayuntamiento. En el siglo XIII, el edificio, que ocupa el primer lugar entre los edificios seculares en Ratisbona estaba en el mercado. Después de muchas adiciones y modificaciones pueden verse hoy en día el complejo de tres edificios, que consiste en la torre del Ayuntamiento y seguido de Palacio, así como el salón del Reino gótico y el barroco Ayuntamiento. En el edificio amarillo brillante de la antigua Casa Consistorial, se celebraron las reuniones de Imperio convocadas por el emperador de 1594. Desde 1663 a 1806, la eterna dieta imperial convocada allí en el antiguo salón de baile de la primera mitad del siglo XIV. Para ver un video del panorama linkar aquí
– Porta Praetoria: es considerada como uno de los edificios más antiguos sobrevivientes en Ratisbona. Los romanos hicieron el portal norte del campamento romano legionario «Castra Regina» y se pueden estimar en menos de 2000 años de antigüedad. La «Porta Praetoria» parcialmente integrada en el complejo de edificio de la corte del obispo durante la construcción medieval y ha sido preservada para la posteridad de esta manera. Hoy, se pueden ver partes del portal original en el lado norte del obispo en la calle Unten den Schwibbögen.
– Jakobstor – la puerta de san Jaime- En el borde occidental del casco antiguo de Ratisbona es los restos de una puerta gótica y formaba parte de una de las cuatro entradas de la fortificación medieval del siglo XIII. Hoy sólo se conservan dos torres redondas de la antigua entrada.
– Edificio neue Waag – en la plaza Heid – este edificio rojo erigido en 1441 albergaba la balanza municipal
– Salzstadel – granero de sal- construido en la época entre 1616-1620, está situado al este del famoso puente de piedra y todavía testifica el comercio de la sal de tiempos pasados. La grúa para descargar los barcos estaba muy cerca y por esa razón el granero pasó a denominarse «Kräncherstadel». En el transcurso de tres años el edificio ha sido completamente renovado por la ciudad de Ratisbona y ahora alberga el centro de información
– Goliathshaus – donde está ubicado el restaurante David – fue construida en 1260 y es reconocida porque tiene una pintura enorme representando la famosa escena de David y Goliath.
– Paseo en barca por el Danubio y mi sugerencia es hacerlo con los barcos de Wurm & Kock, hay salidas cada hora y encontramos información en su página web. Destaco la originalidad de la „Regensburger Kristallflotte“ pues los dos barcos son nuevos y decorados con cristales Swarovski. Algo diferente, y sorprendente que el típico barco roído y aburrido. A partir de 44,50€
Diferentes museos de Ratisbona linkar aquí
Qué visitar alrededor de Ratisbona
– Walhalla, es un imponente templo neoclásico cuyo objetivo era servir de monumento y salón de la fama para los alemanes laureados y distinguidos, situado a orillas del Danubio a 6kms al sur de Ratisbona. Fue concebido por el rey Ludwig I de Baviera y construido entre 1830 y 1842 bajo la batuta de Leo von Klenze. Es una copia perfecta del Partenón de Atenas sostenido por 52 columnas dóricas. En su interior alberga busto de 130 ilustres alemanes cubriendo 2000 años de historia. Se puede llegar con los barcos de Wurm & Köck a partir de 13,80€
– La fábrica de BMW está a 15 minutos del centro. Ocupa 140 hectáreas, unos 9 mil trabajadores. Se puede visitar, para más información linkar aquí
– Visitar el monasterio benedictino de Weltenburg, la más antigua abadía de Baviera, fue fundado alrededor del año 600 por monjes de S. Columbano y se encuentra a la entrada de las románticas gargantas del Danubio y en las laderas septentrionales del Arzberg, la antigua colonia celta de Artobriga. Se puede visitar en barco desde Ratisbona.
– Befreihungshalle, es el monumento a la Liberación en Kelheim que se alza sobre la famosa garganta del Danubio en Weltenburg
– Una gran idea es seguir la ruta de los castillos del sur de Alemania, más información linkar aquí 

Y EL VIAJE SE ACABA….

Para ir al aeropuerto de Nuremberg, primero tomo el tren 1 hora hasta la estación principal de Nuremberg, de allá tomo un taxi que me cuesta en domingo al mediodía 17€. Allí tomo el vuelo de Vueling VY2470 y llego a Barcelona en algo más de dos horas.