0 elementos

COPENHAGUE, la guía más chic de la capital danesa
13 a 17 Junio 2013
INTRODUCCIÓNLa capital del reino más antiguo del mundo se ha convertido en una ciudad de vanguardia con diseño puntero, arte y arquitectura, así como restaurantes chic e inventivos. Su centro medieval es perfecto para explorar a pie, y la ciudad también cuenta con algunos de los mejores hoteles en diseño contemporáneo, particularmente cuando se trata de interiores. Copenhague es ideal para viajar con niños y también una escapada perfecta.
Los daneses tienen una reputación por ser amables, tolerantes y supuestamente la nacionalidad más feliz en la tierra – lo que les convierte en un destino ideal, relajado y relativamente sin descubrir el fin de semana. Eso sí: preparad la cartera, Copenhague no es una ciudad barata, un poco happy flowers de lujo. Y os encantará.
Información general:
Web oficial de turismo de Copenhague linkar aquí
Web oficial de Turismo Dinamarca linkar aquí
Web oficial de Dinamarca sostenible linkar aquí
Para ver mis fotos de Copenhague linkar aquí

FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

Fecha
Del 13 al 17 Junio 2013

Dinero
Para cuatro días y siendo en Europa, evidentemente me llevo algo de dinero en efectivo y la tarjeta visa que es aceptada en todas partes.

Gastos de viaje:
+ 179€           (vuelo BCN – Copenhague – BCN)
+ 105€           (Copenhagen Card= Transportes + entradas)
+ 500€           (4 noches hotel, habitación doble)
+ 200€           (Restaurantes y supermercados)
+ 48€  (Souvenirs y varios)
= 1032€         Total del viaje
Presupuesto diario medio: 214€ vuelo a parte.

Seguridad
Mi experiencia fue absolutamente positiva y justo tener las habituales precauciones que se tiene en cualquier viaje (o cuando se pasea por Barcelona), sobretodo en lugares de aglomeraciones de gente y en horas nocturnas o en lugares de poca luminosidad.
Los robos pasan, pero no tienen por qué pasar si se están vigilando nuestras pertenencias y los objetos de valor que llevamos. Evidentemente se aconseja viajar sin joyas ni ostentaciones externas.

Transporte
Información genérica para moverse por Copenhague linkar aquí
Taxi: El taxi es caro en Copenhague. Sólo tomé uno, aconsejo moverse en transporte público o a pie. Copenhague es bastante accesible a pie, al menos la que oficialmente interesa a los viajeros.
Tren: A parte de hace muchos años con el interrail, esta vez sólo tomé el tren del aeropuerto a la ciudad y de Copenhague a Malmö (Suecia). Información sobre los trenes daneses linkar aquí
Coche: Es una muy buena opción si se quiere recorrer los diferentes pueblos encantadores de Dinamarca. La gasolina es muy cara. No tengo experiencia en alquilar coche en Dinarmarca.
 
Clima
Copenhague, como prácticamente toda Escandinavia, lo más probable es que encontremos nubes o lluvia mas que un sol brillante. En invierno mucho frío, y en verano suave. Mayo y Abril son buenos meses para viajar y conocer Copenhague, acostumbra a hacer muy buen tiempo – aunque puede haber excepciones. Yo tuve casi siempre sol pero también algo de lluvia.

Alojamiento
Copenhague apenas dispone de muchos hoteles boutique y de alguno de lujo. Los precios no son asequibles pues Escandinavia en general es cara. La sostenibilidad y las certificaciones ecológicas están en todos los hoteles. Más información sobre hoteles en Copenhague linkar aquí

GASTRONOMÍA

En general la gastronomía danesa se asociaba hasta hace muy poco con patatas y tocino y la cocina danesa real se desconocía totalmente fuera del país. Gracias a la que se conoce como nueva cocina nórdica, centrada en ingredientes locales, ha revolucionado la gastronomía danesa. Se han recreado platos clásicos daneses, que ahora están disponibles en versiones modernas en varios de los mejores restaurantes de Copenhague. Que el Noma haya sido considerado durante 3 años como el mejor restaurante del mundo ha contribuido a reposicionar a la gastronomía danesa en el mundo. Noma es experimental y vanguardista, pero su éxito ha permitido que otros restaurantes empiecen a ofrecer platos locales que en otro tiempo los clientes conservadores hubieran considerado demasiado exóticos.
Si queréis leer más del por qué de este resurgimiento de la nueva cocina danesa podéis leer en este link. Y si queréis leer una descripción detallada de la cocina tradicional danesa seguid este link
Atención a los tamaños de las porciones. Preguntad antes de pedir un plato pues en estos restaurantes de nueva cocina danesa acostumbra a ser ínfima. Y sus precios enormes….
El desayuno es la comida más importante y copiosa de los daneses, comprende quesos, embutidos, cereales, etc.
Smørrebrød: almuerzo predilecto de los daneses. Pan de centeno con mantequilla y una lonja de carne que puede ser de arenque, salmón ahumado, carne, anguila…huevos duros, pepinillos, etc. 
Sild: el arenque se saborea preparado de diversos modos, marinado en vinagre, al curry, en vino, con nata…
Ovnstegt gås: ganso asado. Kogt torsk med sennepssovs: bacalao seco y rehidratado en caldo. Flæskesteg: lomo de cerdo asado con sal gruesa.
Brunede kartofler: patatas doradas con azúcar y mantequilla.
Ovnstegt and: pato asado.
Frikadeller: carne de cerdo picada, cebolla, huevo.
Biksemad: patatas con carne, cebollas, huevos fritos.
Hakkeboffer: hamburguesas danesas.
Kraasesuppe Melboller: Sopa con buñuelos.
Svineorbrad: chuletas de cerdo agridulces. Citronfromatge: delicioso postre a base de limón, natilla y gelatina.
Jule risengrod: arroz con leche, vainilla, almendras y licor de cerezas.
Karamelrand med is: delicioso flan.
Wienerbrød: se venden en todas las confiterías y pastelerías. Masa de hojaldre y pasta de almendras, canela, cardamomo, una delicia.
Más información linkar aquí

CÓMO LLEGAR

Tomo desde Barcelona el vuelo de Vueling tardo 2 horas y 30 minutos en llegar a Copenhague. El aeropuerto internacional Kastrup está situado a 8 km al sur del centro de Copenhague, en la isla Amager. Ofrece wifi gratuito rellenando un formulario online.
Para llegar a la ciudad tomo el metro que está situado en la terminal 3 y me lleva a la estación central. Los billetes se compran en máquinas expendedoras o en la taquilla. Más información linkar aquí. Tarda tan sólo 12 minutos en llegar al centro.

DORMIR

Hotel d’Angleterre: Es el hotel donde se alojan las estrellas internacionales cuando visitan la ciudad y sin duda es el hotel más lujoso de Copenhaguen, recientemente ha sido profundamente restaurado y reabrió en Mayo 2013. Su entrada es impresionante y su decoración exquisita. En su restaurante Marchal trabaja el chef Ronny Emborg que tuvo una estrella Michelin en AOC. Su trabajo estoy segura que le reportará pronto reconocimientos internacionales; el joven chef trabajó en Hacienda Benazuza, Mugaritz y en ElBulli. Sus 90 habitaciones -de las cuales 60 son suites- son de corte clásico y muy elegantes.
Para ver mis fotos linkar aquí
Hotel Nimb: Ubicado dentro del famoso parque de atracciones Tívoli, quizás es otro de sus encantos, dispone tan sólo de 17 habitaciones todas ellas con una chimenea y de decoración exquisita. Enormes. Su brasserie francesa es conocida en la ciudad por sus exquisitos platos, y un must es la terraza donde yo pude cenar. Y os cuento un secreto, entrad y no os perdáis el agradabilísimo Bar, cual palacio versallesco sin ser rococó, y su Vinotek para actos. Me encantó. El hotel pertenece a la colección Small Luxury Hotels.
Para ver mis fotos linkar aquí
Hotel Andersen: Este coqueto hotel de diseño ubicado en la parte de atrás de la estación central, ofrece 73 cómodas y amplias habitaciones con interiores divertidos y muy agradables. Están decoradas con téxtiles y fondos de pantalla de los diseñadores ingleses Guild, conocidos por su uso de colores vibrantes y fondos de pantalla exclusivos. Una opción de color urbano y audaz con base en azul brillante y con un añadido de lila, turquesa y lima. Todas las habitaciones tienen artículos de Philip Starck y amenities exclusivos de Molton Brown. Desayuno con miles de clases diferentes de tés. Es mi opción como hotel boutique.
Para ver mis fotos linkar aquí
Para ver el video de la Suites Princess linkar aquí
Hotel Guldsmeden Bertrams: Este coqueto pequeño hotel situado en el distrito de Vesterbro, a unos quince minutos del centro dispone de 38 habitaciones de tamaño discreto pero muy confortables, sobre todo sus colchones. El hotel os encantará por su decoración de maderas de haya clara con algunos toques como sillones con piel de vaca. Su desayuno orgánico es sencillamente espectacular.
Para ver mis fotos linkar aquí
CPH Living: Un precioso hotel flotante con tan sólo 12 habitaciones de diseño simple pero muy práctico y con suficiente espacio. La pared es una gran ventana por lo que las vistas son impagables. Central, diferente, cómodo. Un hotel que recomiendo encarecidamente.
Hotel Ibsen: erteneciente a la familia Brochner quienes poseen cuatro hoteles en Copenhague, este coqueto hotel de tres estrellas, está conectado por el patio comunitario con el hotel Kong Arthur. Ubicado en una calle donde hay muchas tiendas de diseñadores locales, el hotel está decorado con diferentes elementos proporcionados por dichos diseñadores. Sus 118 habitaciones son coquetas pero sencillas. No me gustó nada sus duchas pues carece del plato (según me dijeron no todos sus baños son así).
Hotel Kong Arthur: Comunicado con su hotel hermano Ibsen por los patios interiores, sus 155 habitaciones son simples pero agradables, nivel de confortabilidad básico. Fue abierto en el año 1989 y totalmente reformado en el año 2007. Lo que más me gustó fue su restaurante con jardín de invierno acristalado, y su spa Ni’mat galardonado como el mejor spa danés. Es muy bonito, con toques asiáticos y 14 salas de tratamientos, el mayor de Copenhague.
Hotel Avenue: Este hotel a situado a 15 minutos de la plaza del Ayuntamiento, tiene unas agradables y funcionales zonas comunes, realmente muy recomendables. Sus 60 habitaciones tienen unos baños poco amplios pero son muy correctas, diseñadas por el arquitecto Mikael Mammen, y sus sábanas son de Missoni, lujo en hotel de 3 estrellas. Su patio cuando luce el sol es un lugar para quedarse leyendo y con tranquilidad. Hotel muy recomendable.
Hotel Alexandra: A pocos pasos del Ayuntamiento, este simpático hotel, tiene decoración retro y parece que se haya anclado en los años 50. Revistas incluidas. Muy curioso. Sus 61 habitaciones son más bien pequeñas pero confortables y de diseño danés. El hotel Alexandra cuenta con cien años de historia y en sus inicios fueron apartamentos de moda.
Hotel Admiral: Hotel de 336 habitaciones ubicado en unos antiguos almacenes del puerto que fueron construidos en 1787, el hotel abrió sus puertas en 1978. Es uno de los mayores hoteles de la ciudad. Sus zonas comunes tienen el encanto de las paredes con ladrillos vista, de arcos que sostienen el edificio, de preciosas vigas que recorren sus techos, pero decir que sus habitaciones rozan lo básico aunque con sus vigas de madera rezuman cierto encanto, sus baños requieren una renovación urgente. Su restaurante Salt ofrece cocina danesa con inspiraciones francesas. Me gustó mucho su sala de banquetes que había sido antes una discoteca. El Salt Bar tiene un toque muy moderno con la barra cambiando de colores. La residencia real, el Palacio de Amalienborg está prácticamente al lado.
Danhostel Copenhagen City: El lugar ideal para viajeros de presupuesto muy reducido. Céntrico, nuevo, y con oferta de diferentes tipos de habitaciones, desde individual a dormitorio de 8 personas. Todas sus 192 habitaciones disponen de baño privado.
Yo no pude visitarlo pues se inauguró justo una semana después de mi visita, pero Copenhague cuenta con el hotel más pequeño del mundo, de una sola habitación Hotel Central.
Otro hotel que no pude visitar pero estoy segura que es muy recomendable es el Generator Hostel, que ofrece desde dormitorios para jóvenes o familias con poco presupuestos, a habitaciones de color rosa pensadas para chicas, a habitaciones dobles como cualquier hotel.

RESTAURANTES

En Copenhague encontramos restaurantes con estrella Michelin, esto ya demuestra la inventiva de los daneses y su amor por el detalle. Liderados por Noma, el restaurante que fue número uno durante tres años. A tener en cuenta que en la mayoría de restaurantes la cocina cierra a las 11 de la noche.
Geranium: del chef Rasmus Kofoed  quien ganó el prestigioso Bocuse d’Or en el año 2011, su carta es totalmente biológica y ofrece uno de las salas comedor más bellas, en un pabellón del siglo XIX en Kongens Have.
Geist: Restaurante realmente muy agradable con comida básicamente danesa también.
Bror: Restaurante perteneciente a dos ex chefs del archiconocido Noma, por su decoración y ambiente más bien podría ser un café de estudiantes que un restaurante de cocina gastronómica. Ofrece tres primeros, tres segundos y tres postres y un menú degustación. Cocina creativa deliciosa y microscópica. Abstenerse hambrientos.
1th. Este comedor privado, es único en su género pues ocupa un apartamento. La sala suntuosamente decorada, os recibirán en la sala y os recomiendo que preveáis este sitio al planificar vuestro viaje. El chef Kristian Baumann, previamente estrellado en Relae, os servirá sus maravillas gastronómicas. Dejad espacio para el postre. Curiosamente se pagan las 1250Kr por adelantado. La idea hasta me parece bien.
Kiin Kiin – Es el único restaurante tailandés estrellado en el mundo. Espectacular.
Paté Paté: este animado bar de restaurant ocupa una antigua fábrica y tiene toques de loft vintage. Su cocina tiene influencias españolas, francesas y marroquís, os gustará y mucho.
Nimb Terrasse: situado en el parque Tivoli, este restaurante de precios elevados, y decoración vintage como si volviésemos a finales del siglo XIX, nos ofrece una carta de pequeños platitos y cuidada selección de productos básicamente daneses. A tener en cuenta que las dimensiones de los platos son minúsculas.
Royal Café – Para comer, un sitio espectacular con sus famosos smushi, vienen a ser unas tapas de sushi y todo servido con la porcelana de Royal Copenhague. Os encantará.
Kodbyens Fiskebar: De decoración post industrial y ambiente relajado, su carta ofrece sólo pescado y marisco.
Mikkeler cervecería desenfadada con tienda de souvenirs y de diseño. Os gustará.
La Glace es la pastelería más famosa de la ciudad. Siempre llena y con colas. Fundada en 1870, su actual propietaria tiene un programa de televisión y libros publicados, de ahí que las colas constantes nos sean sólo de turistas. La decoración parece anclada en 1920 y tiene todo su encanto. Más encanto todavía la selección de pasteles, no apto para quien esté a dieta. Tiene pasteles dedicados a Isak Dinesen, a cada mes del centenario de Andersen.
Strangas boutique, otra pastelería espectacular 

QUÉ VER

Lo primero que tenéis que hacer incluso antes de salir de casa es compraros una CopenhagenCard cuyo precio varía según la duración de la estancia, precio mínimo por 24 horas 42€. No es barata pero incluye la mayoría de atracciones, un tour en barca y muchos descuentos. Realmente vale la pena. Se puede comprar online o en cualquiera de los múltiples puntos de venta.
En Copenhague también hay actividades para turistas gratis, linkar aquí para más información. Muy recomendable el tour a pie gratuito que sale a diario (independientemente del tiempo que haga) de las escaleras del ayuntamiento a las 11 de la mañana.
– Castillo de Rosenborg: Es seguramente mi favorito en el centro de la ciudad. Ubicado en el Kongens Have (o jardín de los Reyes) fue sede de la residencia real hasta 1710, estos días Rosenberg alberga una magnífica colección de artefactos reales sobre tres plantas (más una armería y tesoro subterráneo donde se guardan las joyas reales), en múltiples habitaciones y todo fielmente conservado. La tradición de Rosenborg como museo es antigua. Las colecciones reales se abrieron al público ya en el año 1838. Las salas acondicionadas por diferentes reyes desde Christian IV hasta Federico IV fueron restauradas. La línea real se sigue simultáneamente hasta el último rey muerto y por esto Rosenborg pasó a ser el primer museo contemporáneo de Europa.
– Castillo de Frederiksberg: Ubicado en el barrio del mismo nombre, que en realidad es una ciudad independiente. El palacio fue construido entre 1700 y 1735, para ser la residencia de verano de los reyes de Dinamarca. La usaron hasta mediados del siglo XIX, pero luego el edificio fue donado al ejército, que sigue usando el lugar como una escuela militar. El cuerpo de élite oficial tiene ahí su academia, y durante la formación duermen y comen ahí. Ya no queda nada de los muebles y apartamentos reales, pero los jardines alrededor, que son los antiguos jardines del palacio, son muy espectaculares. Sólo está abierta al público el último sábado de cada mes.
– Recorrer Vesterbro: Al oeste del centro de la ciudad, Vesterbro es el lugar de los bohemios en Copenhaguen, afluencia de creativos, estudiantes e inmigrantes. Lo primero que encontraréis es su zona roja – de chicas alegres- y zonas un poco dudosas, pero ha sido objeto de una gran reforma y ahora es el barrio de moda, el barrio cool. También encontraréis el llamado Meatpacking district, comprende maravillosas tiendas, estudios de diseño, restaurantes y bares. Para saber más podéis leer el post de mi amigo Viajablog.
– Palacio de Amalienborg: Es desde hace dos siglos la residencia oficial de la familia real de Dinamarca en Copenhague. Los cuatro palacios que componen el palacio de Amalienborg son debidos a la voluntad del rey Federico V que deseaba conmemorar el tricentenario de la ascensión al trono de Dinamarca de la dinastía Oldenbourg. Los terrenos de construcción habían sido donados a cuatro ricas familias de la nobleza con la obligación de construir cuatro palacios idénticos diseñados por N. Eigtved. El nombre de Amalienborg se refiere al palacio más antiguo, construido en 1669 por Federico III para su esposa Amalie. El actual palacio consta de cuatro edificios agrupados alrededor de un patio conocido como Amalienborg Slot, situado en el corazón de Frederksstaden. La estatua ecuestre de Federico V que se alza en el centro del patio es obra de J. Sal que trabajó en ella durante 30 años. Se dice que la estatua costó tanto como todo el complejo. Muy interesante ver el cambio de guardia a diario al mediodía.
– Palacio de Kronberg: El Castillo Kronberg remonta al siglo XV, sirvió como escenario de Hamlet de Shakespeare y está situado en Hensingor, a las afueras de la ciudad. Fue construido en el siglo XVI a instancia del rey Federico II, y se inició su construcción en 1420 cuando ya funcionaba un edificio fortificado conocido como “Krogen” o peaje para todos los buques que pasaban por allí. Más tarde fue un elegante castillo renacentista donde se celebraban representaciones, y también sirvió como cárcel entre 1739 y 1900. Desde el año 2000 es patrimonio de la Humanidad. Muy interesantes sus visitas teatralizadas.
– Tivoli: es el antiguo parque de atracciones en el centro de Copenhague, es el segundo más antiguo y fue el lugar que inspiró a Walt Disney para construir Disneyland. O eso cuenta la leyenda. Inaugurado en 1843 y todavía inundado diariamente con los turistas y locales por igual (se compra una pase anual), es el lugar perfecto para pasear, comer, y divertirse. Su montaña rusa de madera y su carrusel -el más alto del mundo- son preciosos. Vintage y elegante, es una de las visitas obligadas en la ciudad.
– Visitar la sirenita: La Sirenita es una estatua pequeña y acostumbra a decepcionar a quien la ve por primera vez. Para poder haceros una foto con ella, calcular un buen rato, siempre está lleno de turistas. Se encuentra en el Parque Langelinie, en la Bahía del Puerto de Copenhague, que desemboca al Mar Báltico y próxima también al Real Palacio de Amalienborg, sobre unas rocas que se adentran en el mar. En la actualidad es el símbolo más prominente de la ciudad.
– Rundetaarn – Torre redonda: es el Observatorio de funcionamiento más antiguo de Europa, data de 1642. Subir la espiral a pie a lo largo de la pared exterior de una buena vista de los barrios más viejos de apartamentos y mirar a través del gran telescopio para observar las estrellas. Diversas artes, exposiciones de la cultura, la ciencia y la historia giran a través de la torre redonda durante todo el año.
– Visitar la cervecería Carlsberg: si en Dublín visitamos Guinness, aquí se visita Carlsberg: Para amantes de la cerveza, es otra visita obligada, aquí se encuentra -se dice- la mayor colección de cervezas del mundo con unas 12 mil botellas. Las visitas son guiadas e incluyen una cata.
– Christiania: Christiania la ciudad libre en Copenhague, fue fundada en 1971, y es autogobernada por sus 1000 residentes. Cubre unas 34 hectáreas en el barrio de Christianshavn. Christiania está organizada en torno a Pusher Street, calle (a tramos de asfalto, a tramos de adoquines, y a tramos sencillamente de tierra) en la que se encuentran algunos bares, tiendas, souvenires y centros culturales. Es un lugar alternativo, de porretas y alcohol. Al salir por la entrada principal de la ciudad de Christiania se puede leer «You’re now entering the EU» (“Está usted entrando en la Unión Europea“), ya que los habitantes de Christiania no se consideran pertenecientes a la UE. Más información en este link
– Natmus museo al aire libre: Es para hacernos una idea de cómo es la vida rural danesa y sobre todo como era antaño. Ocupa 86 acres y es muy interesante. Abarca todas las provincias danesas
– Nyhavn es la típica foto souvenir que tenemos todos los turistas en Copenhague, su edificio más antiguo data de 1681, el “nuevo puerto” como se traduce Nyhavn, originalmente fue un puerto comercial ocupado donde le atracan barcos de todo el mundo. La zona estaba con marineros, señoras de placer, pubs y cervecerías. Den Nye Havn eventualmente cambió su nombre a Nyhavn (New Haven) y poco a poco fueron renovadas las hermosas casas antiguas inclinadas y los restaurantes comenzaron apareciendo. Curiosidad: Hans Christian Andersen vivió en el número 20.
– Museo nacional: El Museo Nacional de Dinamarca (en danésNationalmuseet), en Copenhague, es el mayor museo danés de historia cultural. Aunque su colección se centra en la historia de Dinamarca y del pueblo danés, también exhibe colecciones de varias partes del mundo. Tomó como sede el Palacio del Príncipe, construido en 1744 para servir de residencia del entonces príncipe heredero Federico de Dinamarca (Federico V desde 1746), junto al canal de Frederiksholm, en el centro de la ciudad.
El origen de la colección se remonta a la cámara real de arte, fundada por Federico III en el castillo de Copenhague hacia 1650, que incluía pinturas, artesanías, objetos etnográficos, armas y antigüedades. En 1849 la colección pasó a manos del Estado y desde entonces ocupa su sede actual.
– Museo Post & Tele, de correos y telecomunicaciones: Como usuarios diarios de la información moderna y la tecnología de la comunicación, la mayoría de nosotros mirar correos electrónicos y mensajes de texto como una parte natural de la vida cotidiana. ¿Pero, cómo nos comunicábamos antes de que la moderna tecnología fue inventada? Esta evolución la podemos ver y además interactuar en el museo de post & tele. La exposición incluye telégrafos antiguos, los primeros conjuntos inalámbricos, teléfonos, postales uniformes, una oficina de correos y mucho más. El Museo también contiene una gran colección de sellos daneses entre 1851 y 1998. Lo mejor es la entrada gratuita y subir a su terraza.
– Paseo en barco por los canales: Sí, no es ni Amsterdam ni Brujas, pero Copenhague está lleno de canales e islas. Es la mejor manera para hacerse una idea de lo que ofrece Copenhague. Los tours duran aproximadamente una hora.
– Alquilar una bicicleta: todos los habitantes de Dinamarca se desplazan en bicicleta, no estamos en Holanda sino en Copenhague. Bicicletas por todas partes. Vigilad como transeúntes que no os atropellen. Muchos hoteles tienen bicicletas a disposición de sus huéspedes y si no encontraréis muchos servicios de alquiler de las mismas. Os encantará. Mi opinión es que para visitar el centro, si hay mucha gente no es aconsejable, para pasear para visitar atracciones un poco más alejadas es lo más divertido y saludable que podéis imaginaros. En este link encontraréis información de dónde alquilarlas.
– Pasear y observar los magníficos edificios de arquitectura moderna en Copenhague, hay muchos y diseñados por famosos arquitectos, la biblioteca real otramente llamado The black diamond8Tallet es un edificio de viviendas privadas ganador del premio Housing category at the World Architecture Festival 2011, Acuario o The blue planetResidencia GéminisMuseo de Arte Arken, Ópera Real o The royal Danish opera house, Teatro Real o The Royal Danish Playhouse y muchos otros. Para más información linkar aquí

TIENDAS

Los daneses afirman que Strøget, en el centro de Copenhague, es la calle peatonal más larga del mundo. La ruta, que va desde la Plaza del Ayuntamiento hasta Kongens Nytorv, está lleno de todo tipo de tiendas, desde souvenirs, a productos locales y a tiendas de cadenas internacionales. Y es que ir de compras es otra de las actividades para conocer una ciudad, sobre todo si nos gusta la moda y el diseño.
De parada obligada son los grandes almacenes Magasin du Nord, y Illum.
Si os gusta el diseño tenéis que conocer las tiendas de Malene Birger, de Margrit Brandt, de Hendrik Vibskov, Day Birger et Mikkelsen, Mads Nørgaard, Holly Golighly, joyas de Marianne Dulong, etc. La mayoría de estas tiendas visten a la princesa Mary. Más información linkar aquí
El mercado de comida fresca Torvehalle es también de obligada visita. Diseño danés en estado puro en Stilleleben

Y EL VIAJE SE ACABA….

Para ir al aeropuerto de Copenhague, tomo el tren y en 12 minutos llego. Tomo el vuelo de Vueling VY1873 y llego a Barcelona en algo más de dos horas.