Mi experiencia en Four Seasons Punta Mita, México

Ya gané mi batalla contra el jetlag, sí ese enemigo cuando se viaja al otro lado del océano que no te deja dormir ni descansar suficientemente. El problema viene que una vez vencida la batalla, la guerra ni ha terminado pues toca regresar. Son las reglas del juego de los viajes overseas.
Escribo desde mi paraíso particular, Punta Mita, a unos 40 kms de Puerto Vallarta en el estado de Nayarit.
Mi lugar es el Four Seasons. Otro de esos hoteles soñados y de los que me he puesto por objetivo conocer y revisar. Es un lugar mágico. Su historia así nos lo dice: según parece Mita viene de "mictlan" que en idioma nahuatl significa reino del dios Micantecutli, dios del inframundo. El inframundo era el reino del descanso, donde el perro sagrado, el xoloizcuintle (un perro sin pelaje, realmente feísimo pero que parece estar de moda) ayudaba a llegar cruzando el río. Pues Punta de Mita es el reino del descanso. 
Mi vídeo de la península de Punta de Mita linkar aquí 
Linkar aquí para ver mis fotos de Four Seasons Resort Punta Mita
Linkar aquí para ver mi vídeo de Four Seasons Resort Punta Mita

Esta península de tierra totalmente privada se empezó a desarrollar hace casi 15 años desde cero, era pura vegetación. En 1.999 se inauguró el resort de Four Seasons que es una auténtica maravilla. Todas sus habitaciones y villas tienen vista al océano Pacífico y tienen una paleta de colores muy mexicana: tonos amarillentos, blancos y maderas. Las habitaciones son amplias y sus baños también. Amenidades de L'Occitane tamaño grande. Mi habitación además de ser una suite con su sala, tiene una área de descanso. Y lo mejor, su WOW factor es su terraza privada con pequeña plounge pool y su hamaca. Lo dicho mi paraíso. Para quien se lo pueda permitir sus villas privadas son un auténtico lujo. Eso sí es lo más.
Y el transporte por el resort es en carrito de golf eléctrico, aunque yo poco lo he usado porque tanto comer y beber deliciosos manjares, mejor que camine un poco y sude con este maravilloso calor tropical.

Me espera una sorpresa al entrar en mi suite, mis logos (anteriores de 2015) en azúcar:

Mi maravillosa suite con todo lo necesario para disfrutarla

Y además con una terraza sencillamente fabulosa:

El Spa es espacioso y otro remanso de tranquilidad en el resort. Proximamente va a sufrir una profunda puesta al día, aunque para mi no le hace falta. Sinceramente está muy bien. Atención a mi tratamiento, insignia del Apuane: el masaje Punta Mita, el nombre vende poco, pero es exclusivo del resort usando el antebrazo con el aceite de salvia y tequila (sí como el que se bebe!). Todo ello fantástico y gracias a las expertas manos de Jannett. Mi relajado cuerpo olía ligeramente a tequila pero encantada.

Y qué decir de una cata de tequilas con Alfredo Sánchez, el barista que más sabe de tequilas, destilados y vinos mexicanos. Además, da clases magistrales por el mundo, guapísimo y simpatiquísimo. Me fue comentando diferentes tipos de tequilas y fuimos degustando todos sus sabores y matices. No llegué a probar el carrousel de margaritas que también ofrecen: No puedo con todo o necesitaría quedarme una semana en cada hotel, cosa que me apetece y se me antoja pero resulta complicado. Todos los tequilas y salsas se venden en la tienda gourmet de las boutiques del Four Seasons Resort.

La cata la hice en el restaurante mexicano Ketsi donde también se sirve el desayuno y comida mexicana all day dining. Espectacular la quesadilla abierta de camarones del chef Ramón Bramasco
​Cada mediodía la pesca del día es explicada a los huéspedes a quien el chef Ramón Bamasco además sugiere las recetas en las que cada pescado puede cocinarse. Más fresco y más simpatía imposible.

Frente al mar, de hecho en la arena, cené la pesca del día en el Bahía coordinado por el afamado chef mexicano Richard Sandoval. Cada mediodía el chef muestra la pesca del día y por la noche se cocinan platillos mexicanos y las mejores carnes y los pescados más frescos en la parrilla. Es espectacular.

Y lo mejor su guinda para amantes del chocolate como yo: el pastel de chocolate maya que ha ganado el premio al mejor pastel de chocolate del mundo en 2.011: chocolate negro y un capa de banana con chocolate. Inolvidable. 

 Como siempre digo, la gastronomía forma parte de mi memoria viajera, de mis mejores recuerdos. Y en Four Seasons Punta Mita es una apuesta segura. 
Una amplia guía de actividades es ofrecida a diario, no sólo de deportes, sino también de charlas culturales sobre gastronomía, sobre historia, clases de español, trekkings, etc. La mayoría de ellas incluidas. Y claro, luego está su campo de golf, que aunque a mi personalmente me interese el golf más bien nada, dicen que es uno de los campos más interesantes del mundo pues su agujero 3B es el único del mundo en una isla natural y al que se accede sólo con marea baja. Amantes del golf, os atrevéis?

La privacidad, las piscinas, sus vistas al oceáno desde cada uno de sus rincones, sus palapas donde comer, tomarse una margarita y sobretodo, signo distintivo de la marca Four Seasons, el excelente servicio, más que excelente, el perfecto servicio todos y cada uno de sus empleados es lo que distingue este resort. Forma parte de los hoteles que querré volver siempre y must para los viajeros del mundo amantes del lujo y del servicio.