0 elementos

Mi batalla contra el jetlag sigue, y aunque voy avanzando positivamente, sigo despertándome demasiado pronto. No importa, así el día es más largo.
Después de un buen desayuno hemos salido hacia la Cañada de la Vírgen, un sitio arqueológico a tan sólo 16ks de San Miguel de Allende. No se puede visitar facilmente, sino que cuando se llega, sale un minibus con todos los turistas llegados y se va hasta el inicio del camino. Allí hemos caminado algo menos de 1km. La piramide fue descubierta en 1.984 por Luís Felipe Nieto. Ocupa 12 hectáreas y se cree que se erigió alrededor del año 700. Se estima que fue regido por la Luna, Sol y Venus y que era una escuela de astronomía y centro de peregrinaje. La visita con el guía ha durado 2 horas.

 Visita rápida al Charco del Ingenio que es el jardín botánico, en el cual quiero destacar que es la segunda colección más importante de México. Abierto en julio 1.992. Tiene además el molino más antiguo del continente americano fechado en 1.561. Ideal para visitar con niños.
 
Después he seguido de site visit de lo mío: conocer hoteles en San Miguel de Allende: Primero alHotel La Puertecita, a quince minutos del centro. Son varias casas privadas que forman un hotelito abierto en 1.996. Tiene dos piscinas, una para adults only y otro para familias. Sus 25 habitaciones tienen todas techo en bóveda catalana y además su vegetación forma practicamente una jungla. Habitaciones a partir de 175€  
Seguido una visita todavía más rápida al Hotel Casa Rosada que comparte pared con la Parroquia de San Miguel, o sea que su ubicación es lo que más destaca. Sus 16 habitaciones son austeras y con poco encanto aunque de gran tamaño. Su terraza interior es seguramente lo más aprovechable de este hotel. Precios a partir de 200€
Otro hotel céntrico es el Doña Urraca, curioso nombre para un bonito hotel con 23 habitaciones inmensas. La más pequeña de 40m2 y la suite ocupa 120m2. Piscina bonita y un pequeño spa donde Guadalupe consigue que sus clientes se relajen. Yo he podido disfrutar de un masaje corto pero efectivo. Precios a partir de 200€
Por último he visitado el único hotel miembro de Design Hotels en San Miguel de Allende, el Matilda. Pertenece a un petrolero americano y coleccionista de arte que ha empezado su aventura en el mundo de los hoteles para poder mostrar su colección. El hotel es de líneas contemporáneas, y se esconde destrás de unas paredes coloniales. Su 32 habitaciones contienen también obras de arte, todas siguen una lína de diseño en tonos blancos y turquesas pero tienen diferentes tamaños. Quiero destacar su restaurante Moxi asesorado por el renombrado chef mexicano Enrique Olvera y su spa que no he probado pero tiene una pinta maravillosa además de ofrecer sala de relax y todo lo imaginable. Hotel para ver y ser vistos. Precios a partir de 300€

 

La salud y el jetlag han podido conmigo y he tenido que retirarme un rato a descansar.
A las 20,30 he acudido a Sazón, la escuela de gastronomía del Hotel Casa Sierra Nevada donde tenía lugar el cocktail para la presentación del nuevo menú del chef José Bossuet. Periodistas y personalidades pasando por photocall. Y yo. Vino y mini hamburguesas de salmón con chutney de fresa, empanaditas de maíz con queso brie y nopal. Excelente para empezar!

El chef José Bossuet había trabajado para el presidente de la República Vicente Fox, y tiene un programa de televisión. Es uno de los chefs mexicanos más reconocidos, además joven y simpático. Un placer haber podido comentar con él su visión de la gastronomía mexicana moderna. el chef Bossuet crea una cocina mexicana gourmet tradicional con acentos culinarios internacionales. Por ejemplo ha actualizado el pastel tres lechs nacional, combinándolo con sabores que le dan colores de la bandera nacional mexicana. La vajilla donde se sirven los platos son de Gorki González y se combinan con lo que nos sirven. Los cuadros que decoran Andanza son del maestro Carlos Breceda. Arte y gastronomía. La gastronomía es arte.

Las callejoneadas son típicas de Guanajuato y San Miguel de Allende, es caminar y bailar por las calles empedradas siguiendo a la tuna que va cantando canciones populares con mojigangas (gigantes) siguiendo el paso. Y repartiendo tequila, ahí lo dejo.
Hasta que hemos llegado a Andanza y hemos podido hacer una cata de los diferentes platos del nuevo menú. Noche perfecta. Y mañana más.