Mi experiencia en Grand Kempinski Hotel Shanghai

*Revisión del Gran Melià Shanghai, Julio 2008.
En 2013 pasó a ser Grand Kempinski Hotel Shanghai
China lidera el mundo y Shanghai lidera China. Recientemente he visitado Shanghai por tercera vez y he tenido el privilegio de alojarme durante una semana entera en el magnífico hotel Gran Melià de Shanghai, abierto apenas hace 7 meses en Shanghai.
Por negocios o por vacaciones, Shanghai es un must y recomiendo hospedarse en este magnífico hotel de más de 686 habitaciones diseñadas para un gran confort y mantienen un preciso balance entre espacio y relajación. Las habitaciones y suites disfrutan de espectaculares vistas a la ciudad, y se presentan en distintas disposiciones.
A parte de una cama increíblemente cómoda que me permitió superar rápidamente el jetlag, las habitaciones ofrecen como amenities productos de la marcha Chopard. Y tiene conexiones para iPod, espaciosos cuartos de baño de mármol con plato de ducha y bañera separada, TV de pantalla plana vía satélite, aire acondicionado central con control individual, mesa de trabajo separada con línea de marcación directa internacional y línea de fax, puntos de conexión para el ordenador y servicio de buzón de voz, acceso a internet de alta velocidad WiFi, caja fuerte, mini bar, servicio para la preparación de café y té de cortesía, y servico de habitaciones 24 horas.
Las 33 habitaciones del Red Level, ofrecen además el uso ilimitado de la zona de internet con ordenadores y salas de reuniones, así como una área de relajación y de desayunos con catering durante todo el día. Mejor imposible.
Con el gran Salón de Baile y las 17 salas de reuniones albergan algunos de los mayores banquetes y congresos de la zona. El Salón de Baile dispone de 742,5 m2 y capacidad para sentar a entre 400 y 800 personas, en función del evento. Las salas de reuniones ofrecen desde 16 m2, para eventos íntimos y reducidos, hasta 207 m2, con capacidad para 150 personas.

El hotel ofrece tres restaurantes, el Suntime Century de alta cocina china, el Albero, restaurante español con forma de patio y miles de tapas en su carta y la que es seguramente la mejor paella de Shanghai, y el restaurante italiano Acqua.
El modernísimo edificio tiene 30 plantas, y en la última planta encontramos el deleite post trabajo: la zona spa, gimnasio y piscina, así como el Red Passion club, para deleitarse con las bebidas más exquisitas; relajarse, networking y disfrutar de las magníficas vistas de noche de Shanghai en un ambiente chic y sensual.
The Spa es el deleite de los sentidos y mientras nos tonificamos, relajamos la mente. El The Spa consiste en 520 m2 cuadrados de rejuvenecimiento, destinado a purificar los sentidos, eliminar el stress. Los clientes pueden disfrutar de una experiencia en masajes de primera categoria en las cabinas de masaje acondicionadas o en la cabina VIP independiente . Un espacio especial con todo tipo de comodidades en la que el lujo y modernidad se hacen latente junto con la fabulosa sensacion de las inigualables vistas del The Spa.
La piscina, jacuzzi panorámico, baño turco, sauna, duchas terapéuticas,camas especiales masaje de pie al estilo tradicional chino complementan el espacio.

Grand Kempinski Shanghai se encuentra situado en el centro de negocios de Pudong, una de las zonas más dinamicas de la ciudad. Conocido como el centro Financiero de Asia, ofrece innumerables oportunidades para el visitante de negocios. Si su estancia es simplemente de turismo, la localizacion es inmejorable con fácil acceso a los principales centros turisticos de la ciudad, tales como Torre de la Perla (Pearl Tower), compras en el enorme Super Brand Mall, Acuario, el edificio Financial Tower (otramente llamado el abridor por su forma) o a corta distancia en transporte publico de Nanjing Road (Metro línea 2) y People Square, todo a corta distancia a pie del hotel.

Sinceramente la elección de alojarme en el Grand Kempinski Hotel Shanghai fue muy acertada y esto también contribuyó de alguna manera al éxito de mi viaje a Shanghai.